www.madridiario.es

Una movilidad que respete la salud y el medio ambiente

lunes 16 de septiembre de 2019, 12:57h

El transporte es un ámbito económico estratégico, tanto por sus características propias como sector productivo, como por su carácter transversal. Pero para que sea eficaz precisa conjugar medio ambiente, creación de empleo de calidad, salud y patrimonio natural y cultural.

El modelo de movilidad y transporte forma parte de un debate social y político de especial relevancia. Un sistema eficiente y flexible es esencial para nuestra economía y nuestra calidad de vida, pues permite disminuir las emisiones contaminantes, así como atender las necesidades sociales crecientes con modelos de movilidad sostenible mediante su reestructuración estratégica.

El modelo actual genera un elevado consumo de energía fósil y la emisión de gases de efecto invernadero y contaminantes, lo que incide negativamente en el medio ambiente y en la salud pública. Se estima que cada madrileño pierde entre dos y tres años de esperanza de vida por respirar aire contaminado. De hecho, la contaminación del aire provoca el triple de muertes que los accidentes de tráfico y casi diez veces más que los accidentes laborales.

Por otro lado, la mala planificación de muchas carreteras y autovías ha provocado la fragmentación del territorio incidiendo en el uso de suelo y repercutiendo negativamente en la pérdida de biodiversidad.

La Comunidad de Madrid ha apostado por desarrollos urbanísticos difusos y la deslocalización especulativa de equipamientos y actividades productivas. Esto, junto con una mala previsión de las necesidades de transporte público en los nuevos barrios, ha hecho que los vecinos necesiten usar el coche constantemente, haciendo que se incremente el número de viajes y los tiempos de recorrido

La movilidad en áreas urbanas sigue pautas poco sostenibles en los tres ámbitos de sostenibilidad: económico, social y ambiental. Los costes de transporte son cada vez mayores y cada vez es mayor el incremento del tráfico automovilístico y el impacto ambiental.

La mayor parte de las zonas industriales y empresariales no han contado tradicionalmente con transporte público suficiente y, aunque ha mejorado algo la cobertura y accesibilidad del transporte público a las áreas industriales, todavía es insuficiente y son muchos los polígonos que cuentan con importantes carencias, con el consiguiente incremento de la utilización del vehículo privado.

El transporte ferroviario puede considerarse, en general, como fuente de “empleo verdey poco contaminante, sin embargo, ha descendido su uso, tanto en la explotación de los ferrocarriles como en la fabricación de locomotoras y material rodante, pues en los últimos veinte años se ha potenciado el transporte por carretera y aéreo.

Para favorecer el uso del transporte público en los desplazamientos diarios de los trabajadores a sus puestos de trabajo, es fundamental la intervención de las administraciones públicas, apostando con mayor firmeza por políticas de reducción de gases de efecto invernadero que desincentiven el uso del transporte privado. La administración tiene una gran responsabilidad en la promoción del transporte limpio, a través de licitaciones que favorezcan estos modos de transporte.

La planificación urbana en la Comunidad de Madrid, especialmente en la capital, ha preterido al peatón a favor de los vehículos a motor, con trazados urbanos pensados específicamente para la circulación rodada, una falta endémica de aparcamientos disuasorios que faciliten el uso del transporte público y la mala planificación de las cadenas intermodales o combinación de varios tipos de transporte público. Por otra parte, se han invertido grandes sumas en nuevas infraestructuras y muy poco en el mantenimiento y adecuación de las ya existentes.

UGT-Madrid considera que, para mejorar la deficitaria situación actual del sistema de transportes y la movilidad en la Comunidad de Madrid, es preciso abordar el problema desde varios ámbitos complementarios e interrelacionados: el legal, el educativo y el económico.

Es preciso dotar a la Comunidad de Madrid de un ordenamiento legal que contemple la reordenación del mapa de transportes, con leyes que aborden y conjuguen la eficiencia energética, el respeto al medio ambiente, la salud de los ciudadanos y la reconversión de la economía de los combustibles fósiles a las energías renovables.

Hay que fomentar la participación ciudadana con campañas educativas que posibiliten un imprescindible cambio de hábitos de los madrileños, potenciando el transporte público y privado limpio, frente al contaminante.

Y, por último, se deben abordar inversiones que mejoren las infraestructuras actuales y la calidad de vida de las personas que viven y trabajan en la Comunidad de Madrid.

Luis Miguel López Reillo

Secretario General de UGT Madrid
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.