www.madridiario.es
vista interior de las pinturas de la iglesia de San Antonio de los Alemanes en Madrid
Ampliar
vista interior de las pinturas de la iglesia de San Antonio de los Alemanes en Madrid (Foto: Gustavo San Miguel)

Madrid, la ciudad que guarda a San Valentín

viernes 14 de febrero de 2020, 11:56h

Pocos saben que Madrid cuida las reliquias del patrón de los enamorados. La iglesia de San Antón custodia el relicario original de vidrio encontrado en el siglo XVIII en las catacumbas de Roma y regalado por el papa al rey español Carlos IV, que luego donó a los escolapios. Desde que el párroco Francisco Martínez Villar encontró los restos en 1990, cada 14 de febrero trasladan la urna barroca al altar mayor.

El origen histórico de San Valentín, como en tantas ocasiones, poco tiene que ver con la felicidad con la que se celebra ahora. La historia se enmarca en la Roma del siglo III bajo el gobierno del emperador Claudio II. Debido a los problemas que sufrían las fronteras del imperio el emperador decidió prohibir el matrimonio a sus soldados para que estos se centraran solamente en la lucha.

En este contexto aparece Valentín, un obispo que decidió casar a los soldados a escondidas bajo el rito cristiano. Poco a poco el prelado fue adquiriendo fama y así llegó a oidos del emperador. Fue perseguido y arrestado. Le condenaron a muerte por lapidación y además fue decapitado el 14 de febrero del año 269.

Según cuenta la leyenda, en el tiempo que estuvo encarcelado se enamoró de una joven, la hija de uno de los hombres que le habían perseguido por orden del emperador. A esta joven dirigió su última carta, firmada con las palabras "de tu Valentín".

La historia de San Valentín queda enmarcada entre el mito y la leyenda. La fecha para celebrar el día de los enamorados no se fijó hasta dos siglos después, cuando el Papa Gelasio I quiso acabar con los Lupercales, unas fiestas paganas sexuales en honor al dios de la fertilidad que se celebraban el 15 de febrero. Debido a las dudas sobre la verdad de la historia del clérigo, la Iglesia decidió acabar con la fiesta en 1969 hasta que volvió a la vida por la tradición y los comercios.

La ciudad de Madrid protege la calavera, dos fémures y varios huesos más del Santo patrón de los enamorados. Otras ciudades reclaman compartir este mismo honor: Terni en Italia, Calatayud y Toro en España.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios