www.madridiario.es
Lou Valérie Dubuis: Flaman’Co, retratos con duende
(Foto: Lou Valérie Dubuis)

Lou Valérie Dubuis: Flaman’Co, retratos con duende

viernes 11 de septiembre de 2020, 12:21h

El diccionario de la Real Academia Española de la Lengua define la palabra “fotografía” en su primera y cuarta acepción:

1. f. Procedimiento o técnica que permite obtener imágenes fijas de la realidad mediante la acción de la luz sobre una superficie sensible o sobre un sensor.

4. f. Representación o descripción de gran exactitud.

También el diccionario de la RAE define la palabra “flamenco” en sus acepciones cuarta y décima:

4. adj. Dicho de una manifestación cultural, o de su intérprete: De carácter popular andaluz, y vinculado a menudo con el pueblo gitano.

10. m. Cante o baile flamenco.

Si combinamos ambas palabras estaremos en disposición de aventurarnos en un viaje apasionante lleno del dramatismo que proporcionan los artistas flamencos, en directo, visionados por la cámara de una enamorada de su profesión y de lo que está narrando visualmente. Lou Valérie consigue introducirnos en esos instantes donde cada gesto, cada mirada, cada sonrisa, muestran emociones puras de arte y sentimiento. Nada es baladí, todo rezuma arte y pasión. Los artistas sienten lo que hacen y como lo hacen y Lou nos coloca en una atalaya privilegiada que nos permite apreciar esos profundos sentimientos. Se nota que vamos de la mano de una enamorada y profunda conocedora del arte escénico, apasionada del arte en general y del flamenco en particular que nos introduce en el universo del “quejío”, donde notas, tonos, compases y armonías se presentan en cada fotografía como versos de una poesía intimista y educadora. Flaman’Co narra la propuesta personal de más de 70 artistas en plena actuación, es un canto a la creatividad y al talento sobre un escenario, antes, durante o después de una actuación. Los artistas se han entregado a la cámara y esta sólo muestra lo que ha visto: ¡¡ARTE y duende!!

Desde Valencia a Nueva York, pasando por Madrid, Jerez de la Frontera, Córdoba, Barcelona, París, durante más de dos años, todo un recorrido por tablaos, salas, festivales, teatros, cafés, auditorios, (Café Berlín, Café Central, Casa Patas, Flamenco Tablao Villa Rosa, AC Recoletos Jazz, Corral de la Morería, Bogui Jazz, Flamenco Amor de Dios, Almíbar & Rincón de Córdoba, Noche Blanca del Flamenco de Córdoba, Tablao Flamenco La Bulería, City Hall de Barcelona, Radio City Valencia, Auditorio de Torrent, Teatro Villamarta de Jerez de la Frontera, Teatros del Canal de Madrid, Teatro Fernán Gómez, Teatro Circo Price, Teatro Real, etc.) persiguiendo el sueño de lograr una simbiosis entre el arte de la fotografía y el arte de la música, con la complicidad de los protagonistas, bailaores, cantaores, músicos, intérpretes de todo pelaje y condición, y con un elemento en común: ser artistas, auténticos y grandes en lo suyo, sin dobleces ni falsas apariencias y entregados cada vez que se ponen frente al público, que se comunican con él, y que le trasladan su estado de ánimo y sus sentimientos. El logro: la fusión retratada del arte en vivo.

Lou lo consigue. Flaman ’Co, editado en Punto Rojo Libros, en sus más de doscientas páginas te permite disfrutar de unas fotografías, que no son posados de estudio, que el “ojo sensible” del fotógrafo ha sido capaz de recoger momentos como el quejío de un cantaor, el rasgueo de una guitarra, la percusión de un cajón o el taconeo y zapateado de un bailaor. Y cuando el flamenco está fusionado con el jazz surgen el piano, la batería, el saxofón, la flauta, la guitarra eléctrica, la armónica, etc., y la pasión musical y la entrega del directo. En cada imagen aparecen la forma, el ritmo, la melodía y la armonía que estaba sonando en ese preciso momento.

Miguel Ángel Serrano en la introducción de Flaman ’Co define con precisión exquisita el complejo proceso creativo: “Sus fotografías contienen movimiento y expresividad cuando se trata de baile. A través de la vista puedes llegar a escuchar el desgarro o quejío cuando se trata de cante y, si fotografía músicos con sus instrumentos, puedes apreciar ese preciso momento de inspiración y concentración casi espiritual en el que se encuentran cuando se funden con él”. Y nos recuerda también que “Sólo el que está detrás de una cámara de fotografía sabe lo complicadísimo que es apretar el botón en esa milésima de segundo en el que parece que el mundo se ha parado. Saber captar para la posteridad esa expresión, movimiento o detalle casi inapreciable a simple vista, marca la diferencia entre lo cotidiano o la obra de arte”.

Miguel Ángel Feria, nos muestra en el prólogo de Flaman ’Co el complejo y elaborado proceso creativo del artista “la fotografía de Lou acepta lo que ve para darlo a oir, aisla lo que oye para darlo a ver, sin subvertir el flujo natural de las fuerzas. Sin perturbar a los espíritus en su trabajo”. Para concluir que “Si la poesía es palabra en el tiempo, Lou es una cámara de hacer poemas. El arte para vaticinar los.estragos elásticos del ser. El silencio no existe y en su centro es donde ocurren los milagros: la fotografía”.

Casi todos los artistas le han regalado a Lou una reflexión sobre su arte, sincera, profunda, con alma. No me resisto a mostrar algunas de ellas:

Jesús Carmona: “En el baile está mi mejor aliado y mi mejor detractor, para ver mi corazón, tienes que mirar con mi alma y me encontrarás bailando".

Amparo Velasco Bautista – La Negra: “Cuando canto desnudo mi alma”.

David de Jacoba: “Cantar es darlo todo para ayuda de los demás y de uno mismo”.

Israel Fernández: “Si no te gusta leer escucha flamenco, es literatura y música a la vez”.

Jorge Pardo: “Flamenco, es una serie de líneas rectas, muy rectas y curvas muy sinuosas que te sumen en el trance”.

María Bornes – Reina Roja: “Poniendo voz a los sonidos del alma".

Óscar de Manuel: “Los vientos vuelan por las colinas del hambre y el Quejío, la música y los pensamientos sólo tienen un destino… tu sentimiento”.

Las imágenes que encontrarás en Flaman ’Co tienen duende, son auténticas. Algunas de ellas me han seducido nada más verlas y me han provocado esa agradable sensación que se tiene al admirar una obra de arte. No me resisto a presentar algunas de mis fotos favoritas: Las dobles páginas en color del bailaor Eduardo Guerrero, de pie y en el suelo; el retrato en blanco y negro de las manos, el teclado y las gafas de Chano Domínguez; el retrato en B/N de Miguel Flores – Capullo de Jerez y su cazadora; las dobles páginas (color y B/N) de Sara Nieto Moreno, su rostro, y la fuerza de sus manos en la primera y el elegante movimiento en la segunda.

No me queda otra conclusión que recomendar la compra de Flaman ’Co de Lou Valérie Dubuis si quieres disponer de un libro con la magia y el duende que artistas de flamenco y de la inevitable fusión flamencojazz ó jazzflamenco consiguen crear en sus “encuentros”. Creo que garganta, corazón, manos, pies y alma son los cinco elementos de este arte español universal y cuando una imagen es capaz de reflejar como se combinan, merece ser considerada obra de arte.

Para concluir conviene recordar que el flamenco está considerado desde el año 2010 Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco y desde Madridiario queremos aplaudir la iniciativa que el pasado 22 de julio los cinco grupos municipales con representación en el Ayuntamiento de Madrid -PP, Cs, Más Madrid, PSOE y Vox- han votado a favor de declarar los tablaos flamencos de la capital como “bien de interés general para la ciudad”, ante la grave situación que padecen como consecuencia de la COVID-19. Se van a tomar una serie de medidas extraordinarias (bajada del IBI, IAE, promoción del área de Turismo; aunque la medida estrella pasar a ser considerados restaurantes y poder abrir terrazas, choca con la flexibilización de las Zonas de Protección Acústica) para garantizar la visibilidad de estos locales de cara a los visitantes que lleguen a Madrid.

Antes de la pandemia abrían sus puertas cada noche en Madrid un total de 21 tablaos, que recibieron a más de un millón de personas durante el año 2019, pero entre ellos hay seis que no han podido aguantar la presión, y han echado el cierre definitivo, Cardamomo, Flamenco Real, La Cueva de la Lola, La Fragua y los emblemáticos Casa Patas y Café de Chinitas. Los otros quince han presentado cierres temporales como el Tablao de Villa Rosa o el icónico y reconocido mundialmente Corral de la Morería.

Para los tablaos la situación a raíz de la pandemia COVID-19 es compleja y complicada, son negocios en muchas ocasiones familiares que mezclan cultura, ocio y hostelería y sus ingresos se basan en el turismo, sobre todo internacional, pero no encuadrados en ningún sector específico. Por eso han decidido crear la Asociación de Tablaos Flamencos de Madrid (ATFM), presidida por Juan Manuel del Rey, propietario del Corral de la Morería para tener voz en las distintas administraciones y presentar sus problemas concretos. Como afirma Juan Manuel del Rey no se puede olvidar que “Madrid es la capital mundial del flamenco".

ENLACES:
La presentación del libro Flaman'Co, de Lou Valérie Dubuis tendrá lugar el jueves 17 de septiembre a las 19 horas en los Jardines del Campo del Moro, frente al túnel de Bonaparte. Palacio Real de Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios