www.madridiario.es
Las librerías se unen para afrontar la Navidad
Ampliar
(Foto: Tuuu Librería)

Las librerías se unen para afrontar la Navidad: una lucha por fomentar la compra en el barrio

sábado 19 de diciembre de 2020, 08:55h

"Con todas las crisis vividas llevamos ya el kit de supervivencia aunque esta vez ha sido una crisis un poco improvisada". Jesús Trueba, propietario de La Buena Vida sabe bien lo que es atravesar una recesión o mala época. Acostumbrado a controlar la marejada de apuros económicos de etapas anteriores, lleva más de una década al frente de la librería, ubicada en el barrio de Ópera de Madrid. Un proyecto cultural que se vio interrumpido por la llegada inesperada de la Covid-19 anulando todos los proyectos de un negocio que es mucho más que una librería, se trata de un espacio de encuentro y dinamización cultural.

El confinamiento del mes de marzo trajo consigo el declive de muchos sectores empresariales pero el de las librerías comenzó a vivir la peor de sus pesadillas. La crisis del coronavirus afectó principalmente a los negocios más pequeños, aquellos que se vieron axfisiados por los pagos y deudas. Mientras empresas como Amazon o la Casa del Libro continuaban funcionando con la versión comercial online, muchas librerías se veían obligadas a echar el cierre temporal con un futuro lleno de incertidumbres e incógnitas. No se manejada, por aquel entonces, ninguna fecha de vuelta y las pérdidas económicas colocaban en la cuerda floja a muchos negocios libreros. La situación empeoraba por momentos: la suspensión de las firmas con escritores y la cancelación de eventos como la Noche de los Libros o la Fería del Libro hacían presagiar un futuro sin ingresos.

Exterior de la librería La Buena Vida

"La pandemia nos trajo el colapso total, expectativas negativas y mucha preocupación", recuerda Jesús Trueba. "Se trata de un sector muy difícil de financiar con empresas familiares", añade. El sector se encontró con un panorama desolador en el que algunas librerías se habían "puesto las pilas" en el comercio digital, plataformas online y redes sociales pero otras no contaban con los recursos suficientes para poder afrontar esta evolución: "Nos dimos cuenta que debíamos desarrollar junto a Cegal un recurso que permitiese a otros libreros que no contaban con herramientas suficientes para vender online".

Y así surge Todostuslibros.com, una plataforma de venta online conjunta para incentivar las compras en las librerías de barrio. Más de 170 y 33.000 usuarios registrados. Desde aquí los clientes pueden buscar libros -sobre más de un millón y medio de referencias-, reservarlos para recogerlos en la librería o comprarlos y recibirlos en un plazo de entre 24 y 48 horas. "Lo que se quiere transmitir con esta plataforma es el concepto de comprar en librerías", asegura Trueba.

Una de las pocas cosas buenas que ha traído la pandemia es el cambio en la mentalidad de muchas personas: "Responde a una necesidad de la gente para comprar en librerías. Hemos visibilizado un barrio en el que poder hacer vida. Compras alimentos y por qué no libros", reflexiona el propietario de La Buena Vida. La responsabilidad en las compras es un concepto que ha resurgido con la Covid 19. Y aunque todavía queda camino por recorrer, la plataforma librera viene a convertirse en un apoyo más para salir de la crisis. Durante el confinamiento, según un informe de la Federación de Gremios de Editores, el 70 por ciento de los libros comprados se adquirieron online. Y el cierre supuso una caída cercana al 20 por ciento en las ventas. "Al menos la plataforma palía la falta de pedidos de esos meses", explica Enrique Pascual, presidente del Gremio de Librerías de Madrid y propietario de dos librerías especializadas, Marcial Pons, una en Humanidades e Historia y otra en Derecho y Ciencias Sociales.

Compras navideñas en los barrios

Iniciativas que persiguen incentivar las compras en los barrio , como ocurre con la campaña navidena puesta en marcha por el colectivo de libreros de Madrid. Sus organizadoras la han diseñado con el propósito de hacer reflexionar a los lectores sobre las consecuencias derivadas de la forma de comprar un libro. Por esa razón, el lema elegido es ‘El libro es el mismo, la historia que hay detrás, no’. "No es lo mismo comprar un libro en un establecimiento del barrio que hacerlo en cualquier otro lugar; la historia cambia y repercute en todo el ecosistema", cuentan los libreros adscritos a la campaña.

La crisis sanitaria desencadenada por la Covid-19 ha provocado que las librerías hayan vendido un 22,55 por ciento menos si se compara con los tres primeros trimestres de 2019- cifra facilitada por CEGAL el pasado mes de noviembre coincidiendo con la celebración del Día de las Librerías-. Pese a ello, el análisis de los datos ha permitido ser más optimistas de lo previsto inicialmente también en Madrid. Con esta campaña navideña lo que se pretende es que las librerías sigan recibiendo el apoyo de los barrios en los que están radicadas, que las comunidades de lectores ya creadas no dejen de mostrar su cara más amable y solidaria, y que, en la medida de lo posible, con sus acciones de fomento de la lectura, consigan hacerlas crecer.

La campaña cuenta con la participación de escritores y escritoras, como Elvira Sastre, José Ovejero, Alejandro Palomas, Marta Sanz, Fernando Aramburu, Edurne Portela y David Felipe Arranz, que escenificarán el mensaje —la historia que hay detrás—, compartiendo una foto en sus canales sociales en la que aparecen sosteniendo uno de sus libros mostrando la contracubierta y utilizando el hashtag #LaHistoriaQueHayDetrás.

Cada vez son más los libreros que se unen a movimientos como estos y deciden integrarse en la platafoma. Según CEGAL, en tan solo un mes de funcionamiento, "el número de librerías de toda España activadas ha pasado de las 150 iniciales a las 265 actuales, de las cuales 212 ya están completamente operativas". Los establecimientos madrileños que ya venden online a través de la plataforma son más de 40. Madrid es la segunda Comunidad Autónoma que más librerías ofrecen este servicio, siendo Andalucía con sus ocho provincias la que encabeza la lista.

"La pandemia nos trajo el colapso total y mucha preocupación"

Unas cifras que ponen de manifiesto que el comercio electrónico se convierte en una ventaja añadida a las tiendas fisicas. Así lo constata Enrique Pascual: "Aunque el gran triunfador de la pandemia ha sido Amazon, estamos resistiendo". Un "chaparrón", el del coronavirus que las librerías han sorteado como han podido: "Estamos acostumbrados a vivir en aguas turbulentas y con estructuras de guerrilla". Enrique recueda que los espacios libreros son normalmente negocios familiares con costes muy medidos y acostumbrados a "no vivir por encima de sus posibilidades".

Librería La Osera de la Sierra

Con incertidumbre afrontaron Alfredo Jiménez y Lola Ruiz el cierre de su librería cuando se instaló el confinamiento. La Osera de la Sierra, en Moralzarzal, tuvo que echar el cierre suspendiendo también todas las actividades de animación que dan vida a este espacio, convertido en referencia en la sierra de Madrid. "Pudimos obtener un crédito ICO para poder pagar los recibos que iban viniendo y eso ayudó a no sufrir un quebranto económico", confiesa Alfredo aunque reconoce que la pérdida de facturación afectó a la economía familiar.

Una familia que llegó hace siete años desde Valencia a este municipio ubicado en la sierra de Guadarrama en busca de una vida más tranquila y rodeada de naturaleza: "Una decisión complicada. Coger los bártulos con dos hijos, alejarte de la familia y amigos y comenzar una vida nueva en otro lugar es duro". Pero Lola no se arrepiente de su decisión a pesar de tener el corazón dividido entre la montaña y el mar: "Soy psicóloga y la pedagogía siempre me ha interesado. Me planteé un giro radical para hacer lo que me gusta y tenía una idea muy clara de lo que quería hacer". Con esa decisión, hace cinco años montaron la librería especializada en literatura infantil y juegos educativos: "No habia nada así en esta zona, vimos las posibilidades de mercado y decidimos emprender".

"El 2021 será un año para aguantar e intentar mantenerse"

Estos libreros no dudaron en sumarse a la plataforma cuando llegó la crisis. "Vértigo e incertidumbre es lo que sentimos en el momento de cerrar. Agobio por la cantidad de facturas que había que pagar y no sabíamos cómo íbamos a hacer frente", recuerda Lola. Cuando se dieron cuenta que el cierre no iba ser cosa de semanas y se perfilaban muchos meses sin actividad, comenzaron a recibir pedidos por teléfono. "Yo asesoraba a los clientes y Alfredo hacía los repartos"; concreta. Así han ido esquivando la crisis, a lo que se ha unido la ayuda de Todostuslibros.com: "Recibimos pedidos todos los días a través de la plataforma y eso ayuda. Complementa todo lo que teníamos aunque no sea la línea principal de nuestra actividad. Nos llegan muchos pedidos de la sierra"

Con la mirada puesta en el 2021, los sentimientos de Alfredo combaten una lucha entre el miedo a una tercera ola del virus y la noticia positiva de la llegada de la vacuna. "Queremos recuperar nuestras actividades como centro de encuentro que es nuestro fuerte pero a saber cuando podemos", se lamenta Alfredo. Mientras, su mujer intenta ver la parte positiva de todo esto: "Es una época de mucha reflexión. Debemos pensar en el comercio local y en concienciarnos con conseguir que todo sea más sostenible". Mientras, desde el Gremio de Librerías de Madrid no pierden las esperanzas y auguran que poco a poco el sector se irá recuperando: "Será un año para aguantar e intentar mantenerse. Y en cuanto se pueda llenar de vida las librerías"

Las librerías, sector esencial

Varios libreros independientes han reconocido, tras una reunión con representantes del Ministerio de Cultura, que la declaración de servicio esencial en España "jurídicamente es difícil", pese a haber reunido más de 75.000 firmas apoyando esta petición. En esta línea, un librero madrileño del barrio de Chueca, Rafael Soto, ha conseguido 35.000 firmas para pedir al Ministerio que las librerías sean consideradas con esa catalogación.

La iniciativa, promovida a través de la plataforma digital change.org, busca el objetivo de que las librerías puedan desarrollar su actividad con normalidad en caso de nuevas restricciones de movilidad o de nuevos confinamientos en las distintas comunidades autónomas.

"Si hay un nuevo confinamiento es posible que no aguantemos"

Hace cinco años, Soto montó la librería Nakama junto a una amiga. Un negocio complicado pero que cumple con sus sueños. Reconoce que las principales dificultades son las grandes plataformas de Internet, "unos monstruos contra los que es complicado competir". El confinamiento ha sido la otra gran piedra con la que han tropezado en el camino. "Si hay un nuevo confinamiento, o incluso nuevas restricciones de horarios, es posible que no aguantemos, al igual que cientos de librerías independientes de toda España".

Por estas razones,el librero madrileño ha iniciado esta petición para reclamar que declaren las librerías en toda España como un servicio esencial que abastecen de un producto esencial, los libros, de tal forma que los ciudadanos puedan acudir a las librerías en las zonas con restricciones y limitaciones comerciales o en caso de confinamiento domiciliario.

Soto recuerda que países como México o Bélgica ya han establecido como esencial la actividad de las librerías durante la pandemia. En su petición, este librero pide al ministro que coordine con las comunidades autónomas un criterio común en el tratamiento que se dé a las librerías durante la pandemia, de forma que se reconozca “su importancia y su papel fundamental”, toda vez que “es una medida que no cuesta dinero ni genera riesgos sanitarios adicionales”.

“Los libros están siendo para millones de personas un auténtico salvavidas en el que buscar consuelo, evasión, esperanza, entendimiento y libertad”, concluye Soto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios