www.madridiario.es
La Asamblea debatirá hoy la primera propuesta de Ley del Ejecutivo con todos los ojos puestos en el duelo Ayuso-Aguado
Ampliar
(Foto: Chema Barroso)

La Asamblea debatirá hoy la primera propuesta de Ley del Ejecutivo con todos los ojos puestos en el duelo Ayuso-Aguado

jueves 05 de marzo de 2020, 07:42h

La celebración del Pleno de la Asamblea de Madrid que va a tener lugar este jueves va a dilucidar dos cosas: si por fin el Gobierno de la Comunidad de Madrid consigue sacar adelante su primera Ley –tras casi ocho meses de legislatura-, y si realmente el Grupo parlamentario Vox –cuyos votos facilitaron la investidura y la formación del actual Ejecutivo- está dispuesto a tumbar las iniciativas gubernamentales aunque esto suponga una posible rotura de Gobierno.

En un momento en el que Isabel Díaz Ayuso se ha erigido como principal figura opositora del Gobierno central y ha acusado a este de generar una "leyenda negra" sobre la región madrileña para sentar sus bases y "entrar en la Comunidad rompiendo su autonomía", y justificar así "una subida de impuestos indiscriminada", el Ejecutivo regional lleva este jueves a Pleno su Proyecto de Ley de Deducciones en el IRPF.

El acuerdo de Gobierno firmado entre el Partido Popular y Ciudadanos establece en sus puntos 135, 136, 137 y 138 las medidas previstas para llevar a cabo a lo largo de la legislatura en lo referente a política fiscal y Hacienda. En ellos se establece que la formación de Gobierno continuará “con la política de bajada de impuestos liberando recursos para que los ciudadanos puedan consumir, ahorrar e invertir más y, así, generar actividad y empleo”. Asimismo, se indica que “adicionalmente ahondaremos en las deducciones autonómicas sobre ese impuesto para favorecer a las familias; los jóvenes; el acceso a la vivienda, ya sea en propiedad o en alquiler, y a los emprendedores”.

Es aquí donde se enmarca el Proyecto de Ley de Deducciones en el IRPF que este jueves el Gobierno de la Comunidad de Madrid lleva a la Asamblea de Madrid para su aprobación. Tal y como la misma presidenta regional aseguró, se trata de una de las medidas “más ambiciosas” del Gobierno regional, “que quiere acompañar a todas las personas, que dan pasos adelante, personas valientes, y en una comunidad autónoma donde las cosas no son fáciles”.

Así, el 19 de noviembre el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid aprobó el proyecto legislativo, que consta de tres nuevas deducciones impositivas aplicadas en el tramo autonómico del IRPF y que, tal y como indicó aquel día el vicepresidente de la Comunidad, Ignacio Aguado, y el consejero de Hacienda, Javier Fernandez-Lasquetty, “supondrán un ahorro de 16,4 millones de euros y beneficiarán a cerca de 30.000 contribuyentes". Asimismo, el Ejecutivo señaló que sus planes pasan por focalizar “su apoyo a la discapacidad y el cuidado en el ámbito familiar, los jóvenes y los estudiantes”.

Tres deducciones fiscales

Por un lado, en el ámbito familiar se introduce una nueva deducción de 500 euros para el cuidado de aquellos ascendientes mayores de 65 años o con discapacidad que vivan con el contribuyente. El Gobierno considera que con esta rebaja fiscal se podrá fomentar la convivencia y atención a las personas mayores vinculadas por parentesco. Asimismo, el Ejecutivo ha indicado que la medida supone un beneficio fiscal estimado en 8 millones de euros adicionales que afectará a 16.000 contribuyentes.

La segunda de las deducciones propone “un incentivo para los madrileños que quieran cursar estudios superiores, mediante la deducción del 100 por ciento de los gastos por intereses de los préstamos concedidos para cursar estudios en grado universitario, máster y doctorado”. Se incluyen también masters de cualquier universidad privada, como las escuelas de negocios, siempre que dicha entidad imparta también formación que permita la obtención de un título oficial. Esta medida supone un beneficio fiscal estimado en 4,8 millones de euros adicionales que afectará a 8.000 contribuyentes.

En tercer lugar, el proyecto de Ley incluye una nueva deducción de la cuota íntegra del impuesto del 25 por ciento de los intereses del préstamo hipotecario obtenido para adquirir un inmueble que tenga la consideración de vivienda habitual. La deducción máxima anual es de 1.000 euros y se aplica hasta el mes anterior a que el joven cumpla los 30 años. Esta medida supone un beneficio fiscal estimado en 3,6 millones de euros adicionales que afectará a 6.000 contribuyentes.

Enmienda a la totalidad de la izquierda

Sin embargo, los grupos de izquierda de la Asamblea de Madrid (PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos) presentaron en el mes de diciembre una enmienda a la totalidad a la bajada de impuestos y al Proyecto de Ley del Gobierno regional. Lo mismo sucedería con el Grupo parlamentario Vox, cuyos votos a favor son necesarios para la aprobación de la medida, de la misma manera que lo fueron para la investidura de Isabel Díaz Ayuso y la conformación de Gobierno.

Unidas Podemos considera que este Proyecto de Ley ignora "el desproporcionado aumento de la desigualdad" en la Comunidad al implementar "deducciones que ignoran la capacidad económica contributiva de los beneficiarios". En esta línea, consideran que "benefician más a las rentas más altas” al tiempo que indican que no se especifica “dónde va a compensar los menores ingresos causados por esas bonificaciones fiscales" o si simplemente "piensan financiarlas a través de un mayor déficit y endeudamiento que solo tendrá impacto positivo sobre 30.000 de los 6,6 millones de habitantes de la Comunidad de Madrid".

Por su parte, Más Madrid y PSOE presentaron también una enmienda a la totalidad. El portavoz de Más Madrid, Pablo Gómez Perpinyà, explicó a los medios de comunicación que no están de acuerdo "con esa bajada de impuestos regresiva" porque están “preocupados con el colapso en Metro, en servicios sociales, resultados del informe PISA y desde Más Madrid no estamos de acuerdo con esto porque estamos comprometidos con los derechos sociales", expuso.

El portavoz del PSOE, Ángel Gabilondo, presentó la enmienda porque desde la formación solo creen en la "progresividad fiscal" porque este asunto en la región "tiene muchos problemas". Así, el Grupo Parlamentario Socialista defenderá en el Pleno na enmienda a la totalidad ya que el Proyecto de Ley establece “parches fiscales que benefician a unos pocos en lugar de proponer políticas públicas con dotación presupuestaria suficiente pensando en la mayoría de los madrileños”, tal y como indicó el portavoz socialista de Presupuestos, Hacienda y Función Pública, Fernando Fernández Lara.

¿Negociación o no negociación?

De la misma manera que los grupos de izquierda, Vox registró asimismo una enmienda a la totalidad a la bajada de impuestos del Gobierno argumentando, entre otras cosas, que el Ejecutivo regional debe ser "más ambicioso tanto en las medidas concretas como en su alcance". Vox criticó en su enmienda –presentada también en diciembre- que la Comunidad hubiera decidido prorrogar los presupuestos de 2019, ya que consideran que a raíz de ello se prolongan determinadas partidas presupuestarias con las que no están de acuerdo, particularmente las que consideran "subvenciones ideológicas o a actividades ineficientes que no atienden a las necesidades reales" de los ciudadanos.

Además, la formación de ultraderecha señaló que "si se mantienen todos los compromisos de gasto y se reducen los ingresos se incrementará el déficit de la Comunidad y con él su deuda y se pondrá en riesgo el cumplimiento de los criterios de estabilidad imposibilitando el acceso a los mercados de deuda, algo inadmisible e irresponsable". Sin embargo, Vox parece haber cambiado de parecer con el paso de los meses y a costa de negociar con el Gobierno regional, o eso ha indicado la líder del partido, Rocío Monasterio.

Rocío Monasterio salía a comparecer este martes ante los medios en la rueda de prensa posterior a la reunión de la Junta de Portavoces anunciando que las negociaciones con el Gobierno regional para la aprobación de la ley de deducciones fiscales “van por buen camino”. Monasterio indicaba que están “negociando con el Gobierno la reducción del gasto en subvenciones”, condición que su Grupo parlamentario exigió a PP y Ciudadanos a cambio de apoyar la proposición de ley. “Han aceptado la propuesta de bajar impuestos y de reducción del gasto ineficaz y ellos nos dirán en qué partidas”, subrayó.

A pesar de que todo hacía pensar que el Proyecto de Ley saldrá adelante este jueves con el apoyo de Vox, acto seguido el portavoz del Grupo parlamentario Ciudadanos, César Zafra, sentenciaba que “no va a haber ningún tipo de recorte y da igual lo que diga Monasterio. Este jueves tienen que decidir si votan sí o no a la bajada de impuestos; nada más. No va a haber ningún tipo de negociación con el grupo parlamentario Vox. Tendrá que decidir si va a votar lo mismo que Más Madrid o va a querer bajar los impuestos a los madrileños. En la Comunidad no se recortan derechos".

Para Zafra, el Partido Popular y Vox podrán estar negociando "lo que quieran", pero aseveró que desde Ciudadanos "no lo van a aceptar" ya que desde su formación “no vamos a permitir que se recorte ningún tipo de derecho por mucho que algunos quieran", lanzó. Este miércoles, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, reiteró por su parte que el Gobierno regional no negocia con Vox la aprobación del proyecto de ley de rebajas fiscales. "El Gobierno hizo su labor trayendo esta ley al Consejo de Gobierno, remitiéndola a la Asamblea y ahora son los grupos parlamentarios lo que tendrán que decidir qué hacer. Nosotros hemos hecho los deberes, lo que teníamos que hacer", declaró en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno.

La discrepancia está servida, más cuando el portavoz del Grupo parlamentario Popular, Alfonso Serrano, reconoció posteriormente que las negociaciones seguían su curso. Y más discrepancia aún cuando la líder de Vox anunció este mismo miércoles a última hora de la tarde que su Grupo parlamentario había llegado a un acuerdo con el consejero de Hacienda, “en representación del Gobierno regional”, pero que el señor Aguado ha anunciado que él “no lo va a aprobar”.

“Habiamos llegado a un acuerdo para, por un lado, rebajar la presión fiscal de los madrileños y bajar los impuestos y, por otro, reducir el gasto político ineficaz de manera que se garantizase que las cuentas de Madrid no fueron intervenidas por el presidente Sánchez. Sin embargo, hoy nos encontramos con que el señor Aguado quiere dinamitar este acuerdo al salir a decir que no va a apoyar estos dos objetivos”, explicaba Monasterio. “Parece que lo que quiere es el protagonismo dentro de su partido y no velar por lo que le interesan a todos los madrileños”, lanzaba la de ultraderecha, que sin embargo aseguraba que desde su partido harán “todo lo posible para que Aguado cambie de parecer de aquí a mañana”, en especial porque les preocupa “mucho” ver “a un Gobierno dividido, débil, con dos cabezas y que no es capaz de mantener una negociación”.

Dicho esto, la relación entre el Gobierno y el Grupo parlamentario Vox ha marcado en varias ocasiones distancia entre PP y Ciudadanos, estos últimos mucho más reticentes a tener relación la formación de ultraderecha. Sin embargo, es innegable que ambos equipos necesitan del apoyo de los 12 diputados de Vox para sacar adelante tanto la Proposición de Ley, como los Presupuestos y, por ende, seguir siendo un Gobierno legítimo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios