www.madridiario.es
Joaquín de Luz reaparece como bailarín en los Veranos de la Villa
Ampliar
(Foto: Antonio Castro)

Joaquín de Luz reaparece como bailarín en los Veranos de la Villa

martes 28 de julio de 2020, 12:24h

Los Veranos de la Villa 2020 comienzan el miércoles día 29 en el patio del Cuartel Conde Duque con un espectáculo de ballet a cargo de la Compañía Nacional de Danza, con Joaquín de Luz reapareciendo como bailarín.

El artista madrileño, que ha pasado los últimos veintitrés años en Nueva York, ha regresado para dirigir esta compañía pública, tras el cese de José Carlos Martínez.

Madridiario: Al hacerse cargo de la dirección ¿había previsto también actuar como bailarín?

Joaquín de Luz: No me había planteado que nunca lo hiciera. Me quise centrar en dirigir, en aprender el funcionamiento de la compañía y no veía esa posibilidad. Sabía que si alguna vez se daba la oportunidad y tenía tiempo y dedicación, lo podría hacer. Creo que el confinamiento ha sido un aliado para ello.

M: Tras el estado de alarma se presentaron hace unos días en Granada y la de Madrid va a ser su segunda actuación con un significado especial.

JDJ: Es un momento muy especial para el público y para nosotros. Me siento afortunado. Tengo decenas de amigos en Estados Unidos pensando que, tal vez, no vuelvan a actuar hasta dentro de un año. Y se asombran de que nosotros ya lo estemos haciendo. Actualmente no sabes qué va a haber mañana y esa es una de las razones por las que decidí bailar. Al final una de las labores de la cultura es estar ahí.

M: El programa de apertura es ecléctico, con cuatro coreografías: Festival de las flores en Genzano, de Bournonville; Love Fear Loss, de Ricardo Amarante; A Suite of Dances, de Jerome Robbins y Arriaga, de Mar Aguiló, Pino Alosa y Joaquín de Luz.

JDL: Es ecléctico pero tiene un hilo conductor, que es el sentido de comunidad y de gratitud por volver. En todas las piezas hay esperanza, comunidad. Tiene una progresión estilística, desde el baile más académico hasta esta creación -Arriaga- que hemos hecho entre tres coreógrafos que tiene mucho que ver con lo que está pasando.

M: Este escenario del Conde Duque no te es extraño porque, creo recordar, bailaste ahí hace unos años.

JDL: La última vez que se programaron Veranos de la Villa ahí, en 2008, tuve la suerte de bailar con un conjunto de estrellas del New York City Ballet.

M: ¿Cómo encontraste la compañía al hacerte cargo de ella hace unos meses?

JDL: Me encontré con una compañía con bastante ganas de aprender. Yo soy, y seré bailarín, y me gusta trabajar desde la empatía. Aunque José Carlos comenzó el proceso de unir las dos compañías que había, estilísticamente hablado, yo quiero que el trabajo esté más conjuntado. Por eso quiero impulsar este estilo neoclásico que te permite trabajar en puntas pero con esa libertad que te da el contemporáneo. Quiero que la compañía se vea desde fuera y que se reconozca por nuestras raíces y formas españolas. Ahora es cuando realmente empieza mi trabajo porque llegué y poco después comenzó esta situación.

M: ¿Estáis planteando ya la temporada otoña con total normalidad?

JDL: Como te he dicho antes, hay que hacer cosas. Somos compañía pública y tenemos la responsabilidad de dar el primer paso. El telón de nuestras vidas sube todos los días y tienes que interpretar drama y comedia.

M: ¿El estreno de Giselle en la Zarzuela será el punto de inflexión?

JDL: Empezamos antes. Yo tuve una charla con los bailarines y le expuse que en septiembre tenemos que estar ya a velocidad de crucero. Tenemos que sacar adelante dos programas. El primero lo estrenaremos en el teatro Real, el 19 de noviembre, con tres coreografías: Apollo, de Balanchine; Concerto DSCH, coreografía de Alexei Ratmanski y White darknes, de Nacho Duato y, finalmente, nuestra Giselle, con un gran equipo deseando que se haga realidad.

M: Evidentemente la presencia internacional, está descartada.

JDL: Claro, ahí están las limitaciones sanitarias. Por eso hay que tender la mano al sector español de la cultura, que va a sufrir mucho, y es nuestro deber también colaborar con todas las muestras, festivales o giras de nuestro país.

Este programa de danza, que está dedicado a los sanitarios, se ofrece los días 29, 30, 31 de julio, 1, 2 agosto a las diez de la noche. Las entradas cuestan entre 14 y 18 euros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios