www.madridiario.es
El Doctor Ignacio Ferreira (a la derecha) junto a su equipo en el Hospital Vall d´Hebron
Ampliar
El Doctor Ignacio Ferreira (a la derecha) junto a su equipo en el Hospital Vall d´Hebron (Foto: MDO)

Impulsan una investigación de una App para mejorar el seguimiento de los pacientes cardiovasculares

miércoles 18 de noviembre de 2020, 10:00h

Desarrollar una aplicación que mejore la comunicación entre el servicio de cardiología del hospital y los pacientes que han sufrido un infarto o evento coronario. Ese es el objetivo que se ha propuesto conseguir el doctor Ignacio Ferreira González, jefe del grupo de investigación en Enfermedades Cardiovasculares del Vall d'Hebron Institut de Recerca (VHIR) y jefe en funciones del Servicio de Cardiología del Hospital Universitari Vall d´Hebron, con la Ayuda Fundación Merck Salud de Investigación en Resultados de Salud que le ha sido otorgada.

Normalmente, un paciente, tras sufrir un infarto, tiene que cambiar su estilo de vida, adherirse a una medicación, en muchos casos de por vida, y, por ende, tener una cita con el médico de manera frecuente. Pero ahora, cuando la telemedicina está cogiendo peso en el sistema sanitario español, las consultas cardiovasculares podrían cambiar tanto para descongestionar la carga asistencial del hospital como en beneficio del usuario. "Lo que hacemos es que el paciente pueda ponerse en contacto de forma continua con nosotros y, además, pueda recibir instrucciones precisas respecto a su medicación y a sus hábitos de vida que tiene que llevar a cabo". Es decir, según el Dr. Ferreira, consiste en un flujo de información "bidireccional".

Y es que, la tecnología ha traído la posibilidad de crear servicios que pueden ser de "gran utilidad" y que puede ayudar al paciente de una forma más proactiva. "Hasta hace poco esto era complicado y de siempre la actividad asistencial en los pacientes que han sufrido un infarto era solo la consulta con el cardiólogo cada cierto tiempo", algo que, además, no ayudaba al paciente a mejorar la adherencia a los tratamientos y el autocuidado que necesitan los usuarios con enfermedades crónicas. "Eso es muy difícil conseguir con uno o dos visitas al año", apunta el Dr. Ferreira.

La crisis del coronavirus, además, hizo que en los primeros meses de la pandemia los hospitales se dedicaran al cien por cien a usuarios con coronavirus. Ahora, en la segunda ola, aunque está ocurriendo lo mismo "en cierta medida", sí han podido poner en marcha el proyecto piloto de la aplicación con entre 50 y 60 pacientes. "Estamos viendo cómo podemos mejorar que los usuarios puedan manejar el sistema de forma fluida y a partir de ahí implementarla de forma "más masiva", por lo que calculan que si de cara a la próxima primavera se ha vuelto a una cierta "rutina y normalidad" de la actividad asistencial del hospital se podrá poner en marcha de manera más amplia.

Los pacientes que ya están probando esta aplicación, aunque Ferreira reconoce que está siendo "complicado" por la crisis sanitaria, ve que la mayoría la cogen con "gran entusiasmo y aceptación". Además, la App incluye cuestionarios específicos sobre la percepción del paciente tanto del trato recibido como de su estado de ánimo. "Esto nos permite monitorizar cómo va el paciente", cuenta el doctor.

Con la ayuda recibida por la Fundación Merck, aparte de conseguir recursos económicos para poder ponerla en marcha, desde el equipo que está trabajando en el proyecto -cinco cardiólogos, seis enfermeras y una bióloga- se muestran "honestamente" muy agradecidos porque ha servido, también, para mejorar la visibilidad de cardiología y al hospital en general. "Nos permite concienciar más a todos los órganos de gestión de centro sanitario de la necesidad de poner en marcha este tipo de proyectos".

Más medios para consultas telemáticas

Pero, ¿qué ha cambiado desde que comenzó la pandemia en el mundo de la telemedicina? El doctor Ferreira lo tiene claro. Los sistemas sanitarios han puesto más medios para poder realizar la consulta telemáticamente por la imposibilidad de los pacientes de asistir al centro sanitario, lo que ha llevado a que "ahora menos del 30% de los pacientes que venían antes tengan que venir presencialmente".

Sin embargo, con la ayuda de la Fundación Merck, dotada de 10.000 euros, desde el equipo de investigación del Dr. Ferreira quieren "ir un paso más allá" al darle al paciente un trato continuo, "una monitorización más estrecha" que le ayude a estar "muy mentalizado" sobre los hábitos que tiene que seguir tras sufrir un infarto. Por ello, cree que "la pandemia ha acelerado la necesidad de tener este tipo de dispositivos".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios