www.madridiario.es

Goethe y Barcelona

jueves 31 de octubre de 2019, 13:15h

Podría decirse que fue Goethe quien, en 1786, con su “Viaje a Italia”, inaugura eso que entendemos hoy como turismo cultural o, al menos, en su versión moderna. El alemán, el último verdadero hombre universal que caminó sobre la tierra, iniciaba cual Petrarca en su ascenso al Mont Ventoux, un periplo desde Karlsbad hasta la que seguía considerándose la cuna de la cultura en pleno renacer del fervor clásico en Europa: Italia.

A modo de diario va desgranando el cómo y el porqué de ciudades, parajes y gentes que se transformarán en perfecto retrato de un lugar, de un momento. Todo interesa en ese preciso peregrinar, pero quizás lo más atractivo desde la óptica contemporánea sea la experiencia, lo que siente el autor del “Fausto” ante la rotundidad romana, frente a la belleza de Nápoles, de Venecia, ante la arquitectura perfecta de Palladio.

La experiencia era y es clave en eso que llamamos turismo, ese cúmulo de sensaciones que hacen que un lugar trascienda, que se cuele en nuestro personal panteón de mitos, que, simplemente, lo deseemos. Cerca de 19.000.000 de extranjeros llegaron a Cataluña en 2018, prácticamente los mismos que en 2017 (la Comunidad de Madrid en el mismo periodo experimentó un aumento del 6%, recibiendo más turistas que nunca) haciendo de la Generalitat, de nuevo, la región más visitada de España. Lo hacían atraídos por su oferta gastronómica, por su belleza natural, por sus museos, sus playas y su rico patrimonio, por una imagen de región abierta y cosmopolita que ha ido empeñando en los últimos tiempos.

Una industria que representa el 12% del PIB catalán, que crea miles de puestos de trabajo y que podría estar en peligro por esos episodios de violencia callejera que, como resultado de un conflicto que ha traspasado todas las líneas rojas, se ha hecho presente en los medios de comunicación internacionales. Avenidas desiertas, establecimientos vandalizados, fuegos provocados en plena calle y duros enfrentamientos constituyen el peor de los escenarios para esa vivencia privilegiada que debe ser el viajar.

Lo denunciaban el gremi d´hotels de Barcelona, que hablaba de incidentes gravísimos, y el de restauració, que añadía que lo sucedido no habían sido protestas sino violencia. También los directores de las Oficinas de Turismo de Londres, Berlín y Nueva York hablaban de impacto a corto plazo mientras la ministra Valerio aseguraba que lo que está ocurriendo no sirve para atraer turismo.

Mientras se anulan vuelos, se cortan carreteras y grandes cruceros tienen que alterar sus rutas para no atracar en Barcelona, mientras se cuelan en noticiarios de medio mundo autobuses lapidados, fachadas desolladas y playas convertidas en ideológicos cementerios, se está destruyendo esa imagen privilegiada, se están perdiendo oportunidades para todo un país que es, hoy, el segundo con más llegadas de turistas del mundo.

Y si el reto de España es superar la idea de sol y playa (que sigue reportando beneficios netos, pero se agota) para afrontar un nuevo turismo sostenible y cualitativo, la cultura, esa que guiara a Goethe y a tantos otros, representa una de las oportunidades más completas para mostrarnos como una potencia experiencial, como un destino donde la belleza es absoluta. Una belleza que es sinónimo de Cataluña, pero incompatible con esos conatos violentos de las últimas semanas, con esa mirada pequeña, miope, de muchos de sus dirigentes que en un ejercicio de irresponsabilidad mayúscula olvidan quienes somos, en qué nos podemos convertir.

Quizás lo que algunos necesiten sea emular a Goethe y viajar, viajar por el mundo. Por ejemplo, a Siena, a contemplar los frescos del Palazzo Comunale donde Ambrogio Lorenzetti retrata la alegoría del buen y del mal gobierno. Que se fijen en la figura del tirano y como, a sus pies, descansa la personificación de la justicia atada y desprovista de sus símbolos, sometida. Cada vez somos más los convencidos de que viajar y el arte curan, sobre todo la falta de miras.

Jaime de los Santos

Diputado del Partido Popular en la Asamblea de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.