www.madridiario.es
Concentración contra las residencias privadas
Ampliar
Concentración contra las residencias privadas (Foto: Plataforma de Pensionistas de Móstoles)

Las residencias de mayores “público-privadas” de Móstoles, en el punto de mira de los vecinos

Por Fernando Rodríguez
viernes 30 de julio de 2021, 07:39h

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) en base a sus últimos estudios demográficos, es necesario, o al menos recomendable, habilitar un total de cinco plazas por cada 100 habitantes mayores de 65 años para residencias de ancianos. En la Comunidad de Madrid, sin embargo, únicamente se encuentran disponibles 4,1.

Si se toman los datos de poblaciones como Móstoles, donde en torno a un 20 por ciento de la población (unas 40.000 personas) supera los 65 años, la proporción es aún más baja: solo 2,1 por cada cien vecinos mayores de dicha edad. Las cifras, como el algodón, no engañan: existe un claro déficit en cuanto al número de plazas residenciales en el municipio.

"Al Ejecutivo de Ayuso le falta voluntad política para resolver la cuestión de las residencias"

Con el objetivo de dar respuesta a este desfase, el Ejecutivo local del PSOE ha optado por “coger el toro por los cuernos y dar una respuesta inmediata”. A pesar de que, tal y como apuntan, “se trata de una competencia del Gobierno regional”, al que acusan de falta de voluntad política, de opacidad en la gestión de las residencias y de ausencia de mecanismos de control que garanticen la calidad del servicio, tales como las inspecciones.

La solución, dado el precario estado de las arcas municipales, apuntan desde el Ayuntamiento, pasa por la concesión de suelo público a empresas privadas, en lo que han definido como un plan de “colaboración público-privada”. Hasta cuatro parcelas repartidas por la localidad (calle Iker Casillas, junto a la comisaria y frente al parque Liana; plaza del Sol, en la avenida Vía Láctea; y calle Violeta, contigua al Parque Lineal de los Planetas) para la construcción de viviendas, centros residenciales y de día. Todos ellos serían de gestión privada durante los próximos 50 años y supondrían un incremento de la oferta de 800 plazas y, además, medio millar de nuevos empleos.

Se estima que el coste por centro sea de entre 18 y 20 millones de euros, con un plazo de construcción de, aproximadamente, 33 meses desde su adjudicación. El Ayuntamiento, aseguran, no subvencionará el proyecto. Su labor se limitará a la cesión del terreno.

“La competencia es de la Comunidad, pero llevan 25 años sin invertir en plazas residenciales. Incluso llegamos a cederles una parcela de suelo público para que construyeran una residencia pública. Sin embargo, nos respondieron que no tenían planeado invertir dinero en Móstoles para esta cuestión. Llegados a este punto, teníamos dos opciones: mirar para otro lado o actuar. Hemos decidido actuar y sacar a concurso la concesión de unas parcelas que están vacías. El Ayuntamiento no tiene dinero para construir, por lo que hemos decidido apostar por un modelo de gestión público-privado”, explica la concejala de Desarrollo Urbano, Marisa Ruiz.

“No puede ser que los mayores mostoleños tengan que irse a otras ciudades porque aquí no hay oferta residencial a un precio asequible. Las privadas tienen un precio muy elevado, cerca de 1.800 euros al mes, y creemos que con este proyecto vamos a conseguir que el precio de la plaza residencial baje, permitiendo así el acceso de nuestros vecinos a un servicio de calidad”, añade.

Pensionistas en pie de guerra frente al Gobierno local

Lo que podría parecer una solución o, al menos, un parche temporal a las carencias del municipio en torno al cuidado de sus ancianos y dependientes, lejos de satisfacer a todo el mundo, se ha convertido en las últimas semanas en uno de los grandes focos de tensión y crítica por parte de los vecinos, agrupados en torno a la Plataforma de Pensionistas de Móstoles.

Desde la misma han organizado ya movilizaciones, apoyadas por diversos colectivos locales como Juntas X la Pública, UPLA La Unión o el Colectivo M-16, para protestar contra lo que consideran "un modelo de gestión que se parece demasiado a los implementados por el Partido Popular”".

"Pretenden convertir los servicios públicos en negocios privados"

Según apuntan, “Llevamos más de tres años denunciando esta problemática porque en Móstoles disponemos de apenas 700 plazas para residencias de ancianos, todas ellas de gestión privada, y, sin embargo, cada día hay más personas mayores de 65 años. Ahora el gobierno progresista se saca de la manga esta ocurrencia que han bautizado como colaboración público-privada y que, en el fondo, es igual que los anteriores. Se trata de transformar los servicios públicos en negocios privados. Para más inri, cediendo suelo público".

Además, consideran que las actuales deficiencias de las residencias de mayores en la Comunidad de Madrid, tales como la precariedad laboral, la falta de material y, en general, la mala calidad del servicio que ha dejado más patente si cabe la pandemia, no se resuelven con este tipo de gestión. "Ellos venden que todo va a ser maravilloso. Nosotros les decimos: ¡Cómo sois tan ingenuos! En Leganés, por ejemplo, dijeron lo mismo y los vecinos llevan ya tres años protestando porque el servicio es un desastre. Por no mencionar que una macro-residencia con capacidad para 200 personas es inviable".

Otra de las acusaciones por parte de los pensionistas se relaciona con la utilización (o, mejor dicho, no utilización) de fondos europeos para resolver esta cuestión y evitar así la privatización del servicio. “Puesto que ponen la excusa de que no hay dinero, planteamos la posibilidad de emplear los fondos europeos. No obstante, dicen que ese tema va para largo. Aunque la previsión de la obra sea a 33 meses vista y quien se deba encargar de su ejecución sea el próximo gobierno. No tiene sentido tanta prisa de repente. Huele un poco raro. Residencias y la industria del ladrillo... Es algo que nunca acaba bien".

"Vamos a estar muy encima para garantizar un servicio de calidad"

Ante las múltiples acusaciones, el Ayuntamiento reconoce que “es cierto que hasta ahora la simbiosis público-privada no ha ofrecido el servicio que debiera. No funcionaba porque el modelo de Esperanza Aguirre o Alberto Ruiz Gallardón cedía el suelo, cobraba el canon y se olvidaba de las personas. Nosotros planteamos un modelo diferente. Con mayor control. Vamos a estar muy encima del servicio que estos centros ofrecerán a través de una comisión de seguimiento que verificará aspectos como los regímenes de ingreso o la concertación de plazas”.

Además, admiten, “aunque los fondos europeos pudieran ser una buena alternativa para la financiación de proyectos públicos, aún están en el aire. Todavía no los tenemos en la mano. No son tangibles y la necesidad, por el contrario, es inmediata. La colaboración público-privada es la única alternativa real que manejamos ahora mismo”.

Decepcionados con Podemos

"Ya sabemos que el PSOE da una de cal y otra de arena, pero que Podemos esté también en el ajo... Unos días antes de la votación del proyecto, la única concejal morada en la junta local de Gobierno lo vendía como un triunfo en redes sociales. Nuestra rápida movilización fue lo que impidió que votase, junto al PSOE, a favor. Desde Podemos Madrid le dieron un tirón de orejas y tuvo que recular, pero sabemos que es un voto de postureo. Ahora le hemos pedido una nueva reunión y nos ha dicho que solo sería posible a la vuelta de vacaciones", relata el portavoz de la Plataforma de Pensionistas de Móstoles, Gerardo Ruiz.

"Podemos puede echar abajo el proyecto porque el Gobierno depende de ellos"

"Si de verdad discrepan con el PSOE y están en contra del proyecto, lo tienen muy fácil. Pueden echarlo abajo cuando quieran, pues el actual Gobierno local depende de ellos. No entendemos que sea de otra forma cuando, hace apenas unos meses, el entonces candidato a la Comunidad de Madrid por Podemos, Pablo Iglesias, enarbolaba la bandera de los servicios públicos", concluye,

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios