www.madridiario.es
Proyecto Madrid Nuevo Norte
Ampliar
Proyecto Madrid Nuevo Norte (Foto: Madrid Nuevo Norte)

La fase de ejecución de Madrid Nuevo Norte incluirá exposiciones efímeras

lunes 17 de febrero de 2020, 12:11h

De Atocha a Plaza de Castilla, el trazado de Madrid dibuja un eje rodeado de edificios históricos que han marcado el urbanismo de la ciudad. Sin embargo, más allá de las Torres Kio y la Estación de Chamartín se abre una playa de vías de tren y solares abandonados que trazan una frontera invisible al norte de la ciudad. Un vacío que Madrid Nuevo Norte llenará con un proyecto pionero en regeneración urbana, pero también en iniciativas que convertirán los trabajos de ejecución en un lugar de encuentro para los vecinos de la zona a través de la implantación de instalaciones y espacios públicos efímeros.

Porque uno de los objetivos de esta fase de ejecución de Madrid Nuevo Norte, que se pondrá en marcha a principios de 2021, es colocar a las personas por delante. Pensar en sus necesidades y cuidar aspectos fundamentales como el respeto a la calidad del aire, pasando por la reducción del ruido y las vibraciones. Respetar el medio ambiente y minimizar las posibles molestias y alteraciones del tráfico que puedan conllevar las obras de urbanización.

Pero también ofrecerles lugares para el encuentro. Y para ello, Madrid Nuevo Norte se ha inspirado en grandes proyectos urbanísticos de Londres, como King Cross o los Juegos Olímpicos, con el fin de hacer atractivos los espacios de obra: existirán exposiciones temporales y lugares de reunión, además de un programa de iniciativas que atenderán algunas de las necesidades de los barrios limítrofes a las que el proyecto dará solución definitiva una vez terminado.

Madrid Nuevo Norte, que cubrirá casi la totalidad de la playa de vías de la estación de Chamartín al sur de la M-30, creará también un gran parque público sobre las vías para unir ambas orillas de la infraestructura ferroviaria. La gran cubierta, junto con los cinco nuevos puentes y pasarelas multimodales, servirá de conexión entre barrios históricamente aislados entre sí y transformará el gran vacío urbano existente en una zona verde emblemática para el disfrute de todos los madrileños.

Una de las mayores obras de ingeniera de Europa

La creación de este parque encima de las vías representará un reto técnico no visto hasta la fecha en nuestro país, ya que para hacerlo realidad será necesario llevar a cabo una obra de ingeniería de dimensiones inéditas: una de las mayores intervenciones para cubrir vías llevada hasta la fecha a nivel internacional. Sus más de 200.000 metros cuadrados de extensión equivalen a 28 veces la superficie del estadio Santiago Bernabéu. Para lograrlo se necesitarán 10.000 metros lineales de pilotes de cimentación de casi dos metros de diámetro, 1.200 pilares y 1.300 vigas prefabricadas. La distancia entre las vigas se salvará con más de 140.000 metros cuadrados de placas de hormigón.

El motivo de que se realice de esta manera vuelve a ser la importancia que para Madrid Nuevo Norte tienen los vecinos: minimizar, en lo posible, la influencia del tráfico para el transporte de los materiales necesarios para las obras. Las piezas de grandes dimensiones requieren desplazamientos complejos y transporte especializado. Esta iniciativa hará innecesario su traslado por carretera y por las calles de la ciudad. Una planta de fabricación en obra que se complementará con sistemas industriales de prefabricación y montaje in situ, lo que minimizará las molestias y acortará los plazos de obra.

En estas inevitables molestias, sin embargo, también se ha pensado. Las tierras y el viario interior de las obras con tránsito de maquinaria se regarán periódicamente para evitar la emisión de polvo. Además, se controlará que las máquinas de obra utilizada respondan a todos los estándares necesarios para limitar sus emisiones, utilizando, siempre que sea posible, maquinaria eléctrica. También se incorporarán importantes restricciones para evitar la contaminación acústica y silenciadores allá donde sea necesario.

Ni que decir tiene que primará el respeto al patrimonio natural existente, la protección del suelo y el subsuelo y el acopio, gestión y reaprovechamiento de los residuos generados en obra; medidas que estarán supervisadas por un programa de vigilancia ambiental para comprobar su cumplimiento de forma continuada durante el desarrollo de las obras.

El proyecto incorporará también una normativa propia para minimizar molestias a los vecinos, normas que tendrán que cumplir los proyectos constructivos y las obras y que incluyen el control de calidad del aire y el estudio de itinerarios de la maquinaria de obra, para alejarlos al máximo de las zonas de viviendas, colegios, polideportivos y otros equipamientos.

Otro elemento fundamental será la creación de canales de comunicación específicos para dar información completa y a tiempo real a los vecinos con los avances y evolución de los trabajos, aprovechando la inmediatez que posibilitan las nuevas tecnologías.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.