www.madridiario.es
Alumnos durante un examen
Ampliar
Alumnos durante un examen (Foto: Europa Press)

Encierro en un colegio de Getafe: 31 alumnos, a la espera de evaluación pedagógica

Por Alejandro Navas
viernes 01 de abril de 2022, 07:07h

En el CEIP Miguel Hernández de Getafe existe un problema. Según la Asociación de Familias de Alumnos y Alumnas, unos 31 estudiantes con necesidades educativas especiales llevan meses e incluso años esperando a una evaluación psicopedagógica. El Consejo Escolar ha elevado hasta tres escritos a la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, que aporta la misma respuesta de forma invariable: “Los recursos humanos del centro son los que le corresponden según sus necesidades”. Ante la situación, unas 100 personas entre padres, madres y alumnos se encerrarán hoy en el centro y pasarán la noche dentro para exigir una solución.

La tutora y nosotros sospechamos que mi hija puede tener Trastorno del Déficit de Atención, pero lo tiene que valorar el orientador“, explica Nerea Angulo, madre de una alumna de ocho, que lleva dos años esperando a la evaluación de un técnico especializado para el diagnóstico de su hija. Esta menor ha repetido segundo de Primaria y presenta algunos problemas en su desarrollo académico que están lastrando su progreso. “Estamos estancadas ahora mismo, esperando a que el trámite termine”, asegura Angulo, que cuenta los efectos que le está produciendo a su hija esta situación: “Ella me dice que le cuesta, que no sabe aprender. Llegará un momento en que se sentirá fuera del grupo”.

"Ella me dice que le cuesta, que no sabe aprender"

Según la AFA de este centro (equivalente al AMPA), cuatro días a la semana un orientador visita el colegio, sin embargo, denuncian que no es suficiente debido al “atasco” de alumnos pendientes de evaluación. Para Angulo, los refuerzos escolares que recibe su hija no están siendo suficientes. Augura que necesita de forma cada vez más urgente la evaluación psicopedagógica por parte de un profesional, tal y como recomendó su tutora. “Quizás necesite una adaptación curricular pero no lo sabemos porque todavía no le han hecho la valoración”, denuncia esta madre que insiste: han agotado los recursos ordinarios, su hija ha repetido ya un curso de Primaria y requieren de atención específica para garantizar su correcto desarrollo educativo.

Aula de Educación Primaria

Encierro de 100 personas para denunciar la “desatención”

La organización administrativa de la Educación en Madrid se estructura a través de las direcciones de áreas territoriales, dependientes de la Consejería de Educación, Ciencia y Universidades que dirige el consejero Enrique Ossorio. En el caso de Getafe, es la Dirección de Área Territorial Sur la que gestiona el volumen de recursos humanos y materiales que requiere cada centro de la red pública. Según la Asociación de Familias y Alumnos del CEIP Miguel Hernández, se ha solicitado a esta Dirección de Área Territorial más personal hasta en tres ocasiones. En cada una de las ocasiones, la respuesta ha sido la misma: el centro ya cuenta con los recursos correspondientes y suficientes. Esta respuesta también ha sido manifestada en los mismos términos por las fuentes de la Consejería de Educación consultadas por este diario.

Jesús Rogero es un miembro muy activo de esta asociación de familias, que viene ejerciendo labores de portavocía. “Es evidente que hay necesidades urgentes que no se están cumpliendo. Hay clases con varios alumnos y alumnas con grandes necesidades sin los apoyos de los recursos y especialistas”, asegura Rogero que advierte de los perjuicios de esta desatención: los efectos no solo los notan los alumnos sin atender, también perjudican al desarrollo general del aula entera.

"Algunos llevan dos años esperando. Una barbaridad"

Detalla este portavoz que este centro en concreto ya cuenta con una proporción elevada de estudiantes con diagnósticos educativos. Según los datos que aporta la AFA, ya existen 47 alumnos con necesidades especiales que están “supuestamente cubiertos”. Esta situación preexistente sumada al hecho de que otros 38 menores están pendientes de ser atendidos están generando efectos “graves”, denuncia Rogero. “Si la Administración no es capaz de distribuir a este tipo de alumnado de manera más homogénea en otros centros, por lo menos debería dotar al CEIP Miguel Hernández con los recursos adecuados”, exije.

Para la AFA, esta desatención supone una vulneración grave del derecho constitucional a la Educación de los menores. Explican que en los 31 casos pendientes, los tutores ya han determinado la necesidad de que sean evaluados por profesionales, requisito previo e indispensable para que se designen los recursos y se adapten los currículos de forma individual. “Algunos llevan más de dos años esperando a ser evaluados. Es una auténtica barbaridad”, censura.

"Hay necesidades urgentes que no se están cumpliendo"

En cuanto a la índole de los problemas que presentan estos alumnos, reconoce Rogero que no es capaz de señalar las necesidades concretas, aunque sí el tipo de intervención. En concreto, 31 necesitan una valoración psicopedagógica por el Servicio de Orientación madrileño y otros ocho están a la espera de un técnico especializado en conducta. “Maestros de pedagogía terapéutica, de audición y lenguaje o técnicos de integración social son algunos de los especialistas que podrían necesitar estos alumnos. Pero son ellos, los profesionales, los que tienen que realizar la evaluación”, zanja este portavoz.

El Ayuntamiento de Getafe permite el encierro

En la Comunidad de Madrid, son los ayuntamientos los responsables del mantenimiento de las instalaciones de los centros educativos. Según la AFA del CEIP Miguel Hernández, el Consistorio getafeño, que está gobernado por la socialista Sara Hernández, ha autorizado la estancia y pernoctación de todos los miembros de esta asociación de familias que lo deseen. De este modo, según la aproximación que realizan estos padres y madres, esperan que hasta un centenar de personas pasen la noche de este viernes encerrados en el colegio para realizar su protesta.

“Hemos pedido permiso al Ayuntamiento para hacer una jornada organizada por la AMPA incluyendo la noche y nos lo han concedido. No hay ningún componente ilegal”, asegura Jesús Rogero que explica la filosofía de esta acción: “Queremos que sea una iniciativa que aúne lo lúdico y lo reivindicativo”.

De hecho, desde el AFA del CEIP Miguel Hernández han planeado una serie de actividades para hacer la jornada más atractiva, también para los más pequeños. Entre estas actividades, se encuentra una jam session (encuentro de improvisación musical), una sesión de cine infantil, además de juegos organizados para los diferentes grupos de niños y niñas que pasarán la noche junto a sus padres. Con estos mimbres, llaman a participar a otros padres y madres de otros centros de la ciudad para que la convocatoria sea lo más grande posible.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios