www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Eclipse total de sol
Ampliar
Eclipse total de sol (Foto: La Nasa)

Un eclipse 'de montaje' para asombrar a los habitantes de Madrid

jueves 29 de agosto de 2019, 18:18h

España a comienzos del siglo XX, aún atada a convicciones religiosas y supersticiones, presenció un 30 de agosto de 1905 un eclipse solar que dejó boquiabiertos a los madrileños.

El fenómeno, difícil de observar en la mayor parte del país por las malas condiciones meteorológicas, comenzó a visualizarse en Cádiz sobre las 9 horas. Según las publicaciones de la época, este eclipse pasó desapercibido en muchas zonas de España debido al mal tiempo, que dificultaba mucho la imagen.

España, capital científica

En estos momentos, España contaba con más de 18 millones de habitantes aproximadamente. De estos, hasta 12 millones eran analfabetos. Sin embargo, el fenómeno solar convirtió por unos días al país en la capital científica. Astrónomos de la época predijeron que nuestro país sería el que durante más tiempo podría disfrutar del eclipse, con casi cuatro minutos de duración.

Previo a que se sucediera el eclipse, el diario ABC publicó el 16 de agosto de 1905 la siguiente información: “A las once y cincuenta minutos de la mañana del día 30 del corriente entrará la Tierra en la sombra que hará proyectar el sol en la superficie de nuestro planeta (…) En España solo un pueblo, el de Quintanilla, de la provincia de Burgos, está situado en el centro mismo de esa línea. A la una menos diez minutos de la tarde empezará para ese pueblo la noche completa, y terminará a la una menos seis minutos y dieciséis segundos (…) El interés de los sabios está justificado por el hecho de que tratándose de un fenómeno de tan breves instantes de duración y que se produce tan de tarde en tarde, es preciso acumular en esos escasos minutos una observación intensísima”.

Aunque los lugares donde más visible se hizo el eclipse fueron Burgos y la localidad leonesa de Cistierna, focos a donde se desplazaron astrónomos y científicos de todo el mundo para estudiar el fenómeno, en la capital española también hubo curiosos intrigados por el eclipse.

Una instantánea 'prefabricada'

En Madrid, Francisco Goñi, fotógrafo de la época, decidió gastar una 'broma' a la ciudad. Goñi, quien trabajaba para el diario ABC tomo una foto cuanto menos engañosa el día previo al eclipse. Subió a unos vecinos de un edificio madrileño a la azotea, y les hizo posar simulando que observaban el eclipse. Al día siguiente, el mismo diario publicó esta instantánea bajo el título ‘los astrónomos de las terrazas’, junto a la información sobre el fenómeno solar.

En definitiva, la broma de aquel fotógrafo que representaba la observación del eclipse, que apenas fue visible en Madrid, y la congregación de la élite científica en el país, hicieron que se pusiese el punto de mira en el estudio de estos fenómenos. Así, poco a poco, España comenzaba a abandonar prejuicios religiosos y sustituirlos por un estudio meticuloso de los eclipses.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios