www.madridiario.es
Contenedor marrón.
Ampliar
Contenedor marrón. (Foto: Irene Yuste)

El cubo marrón llegará a Centro el 1 de septiembre

jueves 16 de enero de 2020, 07:00h

La recogida selectiva de materia orgánica ya tiene fecha oficial para llegar al último distrito que no cuenta aún con este servicio. Tal y como publicó ayer el Boletín Oficial del Ayuntamiento de Madrid, será el 1 de septiembre de este año cuando los vecinos de Centro puedan depositar este tipo de basura en los contenedores marrones. Se cierra así un círculo que se abrió en noviembre del año 2017, mes en el que el Consistorio, entonces con Ahora Madrid en el poder, estableció un proyecto piloto en 17 zonas pioneras.

Más tarde, se fueron sumando más distritos. Los últimos, hace pocas semanas: en noviembre se incorporaron Fuencarral-El Pardo, Moratalaz, Carabanchel y Usera; en diciembre, Salamanca, Chamartín y Barajas. Todos ellos -junto a Centro-, suman un total de 688.000 hogares más que a partir de ahora contribuirán a la economía circular, con el objetivo de cumplir con las directivas europeas.

El motivo por el cual los vecinos del distrito que dirige José Fernández (PP) serán los últimos en poder separar la materia orgánica -cuando los primeros distritos lleven ya tres años haciéndolo- es la dificultad que registra la zona en cuanto a gestión de residuos se refiere. En Centro, cada comunidad de vecinos cuenta con sus propios contenedores -salvo de vidrio y papel, que son comunes- y el hecho de que vayan a contar con uno más puede suponer un problema de espacio que tendrán que sortear.

Con todo, la Administración municipal espera que la ciudad continúe por la buena senda: en la actualidad, cada día se recogen alrededor de 273 toneladas de materia orgánica. Entre enero y septiembre del pasado año, cuando solo 12 distritos tenían el contenedor marrón, la cifra total de basura recogida fue de 78.000 toneladas. Esto supuso, respecto al mismo período de 2018, un incremento de un seis por ciento respecto a latas y briks, un 10 por ciento en envases de vidrio, un 17 por ciento en papel y cartón y un ocho por ciento en puntos limpios.

Una vez reciclado, el biorresiduo se aprovecha como material fertilizante y como generador de energía (biogás). Con su recuperación por separado se evita la emisión a la atmósfera de gases de efecto invernadero y de malos olores; se reduce la cantidad de residuos que llegan al vertedero, aumentando su vida útil, y se mejora la recogida selectiva del resto de los residuos reciclables.

Cuando el Consistorio habla de materia orgánica se refiere a los restos de fruta, verdura, cocinados de carne, pescado, marisco, frutos secos, infusiones, posos de café, cáscaras de huevo, tapones de corcho, cerillas, serrín, servilletas usadas, papel de cocina sucio y papel y cartón sucios de aceite o alimentos, así como plantas, hojarasca o ramos de flores.

Todo ello debe separarse de la “fracción resto no reciclable”, lo que va al cubo con la tapa naranja, como son los pañales, las toallitas húmedas, las colillas, el pelo, los excrementos de animales o los chicles. La recogida se realiza todos los días de la semana de lunes a domingo, incluidos festivos, mediante camiones recolectores y compactadores con categoría ambiental ECO.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios