www.madridiario.es
Blockhaus nº13, el búnker de Colmenar del Arroyo
Ampliar
Blockhaus nº13, el búnker de Colmenar del Arroyo (Foto: Comunidad de Madrid)

La Comunidad de Madrid declara BIC el 'Blockhause 13' de Colmenar del Arroyo

martes 03 de diciembre de 2019, 08:00h

La Comunidad de Madrid tiene previsto nombrar Bien de Interés Cultural (BIC) este martes -durante la celebración del Consejo de Gobierno- el búnker de la Guerra Civil española ‘Blockhause 13’, situado en la carretera de Colmenar del Arroyo, en dirección a Navalagamella, tal y como han confirmado fuentes de Madridiario.

Tal y como indicara el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) publicado el pasado 7 de marzo de 2019, la institución regional va a declarar BIC a esta fortificación, nombramiento por el que será incluido dentro de la categoría de zona de interés arqueológico.

“La localidad de Colmenar de Arroyo fue ocupada por el ejército sublevado en noviembre de 1936, convirtiéndose desde ese momento en un área de acantonamiento de tropas al servicio de la primera línea del frente”, describe el citado documento para contextualizar la historia de esta fortificación, cuya construcción data de 1938.

A finales de dicho año, el miedo a que pudiera producirse una ofensiva republicana en la zona, los mandos nacionales “ordenaron la creación de una red de defensas ubicadas estratégicamente junto a las vías de comunicación que permitieran contrarrestar el peligro empleando una reducida cantidad de efectivos”. Para ello, se ordenó la construcción de una serie de fortificaciones o blockhaus –término adoptado durante la Primera Guerra Mundial por los franceses para describir construcciones de hormigón llevadas a cabo a raíz de la estabilización del frente occidental- junto a las principales carreteras de la comarca, a fin de bloquear el avance del enemigo a través de las mismas.

“Estos blockhaus debían constar de una fortificación de hormigón resistente a impactos de proyectiles de todos los calibres empleados en la época y tener asimismo capacidad para hacer fuego en todo su perímetro”, describe el documento, que indica además que “también deberían estar rodeados de defensas accesorias bien situadas y disponer de aspilleras para armas automáticas y de fusilería” así como “acumular en su interior los suministros necesarios para asegurar el mantenimiento de la posición a toda costa”.

“El 20 de noviembre de 1938, el general jefe del Ejército del Centro transmitió al mando de la División 71, responsable de la defensa de este sector, la orden de construcción de estos elementos de resistencia”, se relata en el BOCM, que indica que en el anteproyecto se contemplaban dos clases de blockhaus: el modelo A – un camino cubierto circular de hormigón armado con aspilleras para fusileros y ametralladoras, con una altura libre de dos metros- y el modelo B -más complejo y con dos abrigos subterráneos: uno para la guarnición y otro compartimentado para el equipamiento-.

Los factores determinantes a la hora de decidirse por un modelo u otro serían la premura por levantar las obras y los recursos requeridos para su construcción, mayores en el caso del modelo B, indica el informe, que asegura que finalmente se decidió construir únicamente fortines tipo A debido a la urgencia y a la elevada mano de obra que requerían los fortines del tipo B.

Sin embargo, y a pesar de que el proyecto inicial contemplaba la construcción de 22 de estos fortines, el final de la guerra (1 de abril de 1939) precipitó el abandono de los trabajos en el resto de fortines y provocó que solo se llegara a concluir el ‘Blockhaus nº 13’ en Colmenar del Arroyo, a dia de hoy máxima expresión de la arquitectura militar la Guerra Civil en la Comunidad y única construcción de esta tipología terminada. Una inscripción localizada a través de excavaciones arqueológicas indica que el fortín fue construido entre finales de 1938 e inicios de 1939, año en el que finalizaría la contienda entre el bando nacional y el bando republicano, por la Segunda Compañía del Batallón de Zapadores Nº 7, perteneciente a la División 71.

Su localización exacta lo posiciona en la retaguardia del frente que cubriría, junto con otro fortín de igual forma que no llegó a construirse, en el cruce de la carretera de Navalagamella a Colmenar del Arroyo (M-510) con la de Fresnedillas de la Oliva y Zarzalejos (M-532).

Está conformado por cuatro nidos semiesféricos con troneras, conectados por un anillo deambulatorio con fusileras, y presenta asimismo una banqueta para arrojar bombas de mano en el patio interior y posición para un arma antiaérea. A su interior puede accederse por un túnel que conduce al nido principal, mientras que por el exterior se puede entrar por dos escalinatas enfrentadas y pasar al interior por un pequeño hueco. Cuenta con una red de saneamiento y defensas exteriores, tipo alambradas, zanjas o trincheras, indica la información dada por la Comunidad de Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.