www.madridiario.es

COM.PERMISO

Félix López Rey en el estudio de Madrid Directo
Ampliar
Félix López Rey en el estudio de Madrid Directo

López Rey: "Hay que estar impregnado de barrio para escribir este libro"

"Las asociaciones son el termómetro del problema que hay en los barrios", ha sentenciado Félix López Rey este lunes en Com.Permiso. En una entrevista a fondo presentada por Constantino Mediavilla, presidente y editor de Madridiario, y Nieves Herrero en Madrid Directo. El concejal de Más Madrid en el Ayuntamiento de la capital y activista vecinal, autor del libro “Orcasitas. Memorias vinculantes de un barrio”, nos ha hablado de los barrios abandonados durante años por las administraciones en el sur de Madrid, el azote de la droga en los años 80, los movimientos vecinales y el Madrid de la Cañada Real que aún “pisa barro”.

En su presentación Félix López Rey, concejal de Más Madrid y lotero, como le ha recordado Nieves Herrero, ha contado que además de “repartir” activismo vecinal en los plenos del Ayuntamiento, también reparte suerte. Este año su administración de lotería ha dado más de 7 millones de euros, aunque para él lo importante es que haya trabajo para todo el mundo.

López Rey ha recordado entre sus vivencias que tener un baño en casa era como un sueño, para o él y para los miles de vecinos que vivían en la periferia. Citando al Cronista de la Villa, Ángel del Río, 32.734 familias habitaban en casas bajas y chabolas dónde no existía el agua, que llegó en la mitad de los años 70, ni el alumbrado en las calles.

Para la gente de Usera y Orcasitas, la civilización empezaba en la Glorieta de Legazpi. Para llegar al metro, que eran aproximadamente 3 kilómetros, acudían a la Calle Isabelita Usera para coger el tranvía y desde ahí había que cruzar descampados a oscuras y todo el mundo llevaba consigo una linterna. "Y en invierno había que ir por la vía del tren porque por Pradolongo no se podía cruzar", ha narrado el concejal quien también ha rememorado cómo un tanque de los fascistas italianos se quedó atrapado allí por el barro que había.

La droga en los barrios del Sur

Félix ha relatado que la droga no llegó a los barrios pobres del sur de Madrid hasta los años 80; la explosión llegó cuándo un toxicómano que pasó delante de él con la escopeta recortada mató a Julio Martín en el mes de marzo de 1984. “Aquella noche los vecinos de Orcasitas se echaron a la calle, el gobernador civil de Madrid, Rodríguez Colorado, se reunió de madrugada con nosotros después de estar con el ministro Ledesma, y de ahí surgió un Plan para la Delincuencia de San Blas, Pan Bendito y Orcasitas. Los años 80 y parte de los 90 fueron años malditos”, ha subrayado Félix López Rey.

Javier Leralta, autor del libro

El libro no hubiera salido sin dos personas claves, como señala López Rey: una, Manuela Carmena, que fue la que decidió que saliese una colección que empezaba por con él y que continuara con un excura, Javier Rosón de Palomeras y siguiera con el taxista Matías. Y otra de las personas claves es el periodista Javier Leralta, que ha querido saludar al concejal a través del teléfono. Sin él, como dice López Rey, el libro no se hubiera escrito. “Tenía que ser alguien que ha nacido en Carabanchel y vive en Villaverde Alto, alguien impregnado de esa vida de barrio para poder haber escrito este libro”.

Javier Leralta lo define como “un hombre integro y luchador, una persona que no baja la guardia en ningún momento y que lleva hasta sus últimas consecuencias sus convenciones”. Comparándolo con el protagonista de la película “La vida de Brian”, tiene seguidores porque lucha a través de la reflexión y la razón.

El movimiento vecinal

El presidente de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), Enrique Villalobos, ha querido aprovechar esta oportunidad para hablar de López Rey al que tanto conoce. “Félix es una de esas figuras insustituibles, reflejo de un barrio, que para el movimiento vecinal es fundamental”.

Para el activista de Orcasitas, "el movimiento vecinal seguirá existiendo, aunque sean molestos para las administraciones, porque son el termómetro del problema que hay en los barrios". Sin embargo ha apuntado que no es lo mismo pedirle ahora a los jóvenes que dediquen tanto tiempo para el activismo como lo hacían ellos. Además, "las cosas han cambiado. Antes se jugaba uno la vida al estar en una asociación de vecinos", ha explicado López Rey

Un Madrid que pisa barro

Javier Leralta ha querido recalcar que hay muy poco escrito y en profundidad del Madrid que ha narrado Félix López Rey y que surgió a partir de los años 40 y 50.

Hablando de la Cañada Real, para el concejal, es una vergüenza condenar a los niños a vivir en esas condiciones como en los años 50, cuando los taxistas no querían entrar a Orcasitas. Y López Rey asegura que es una hipocresía. “La Cañada es una válvula de escape del menudeo y la venta de droga para que no se vea” y cree que interesa mantenerlo.

Relación entre asociaciones de vecinos y las instituciones

En cuanto al tema de la relación entre instituciones y asociaciones vecinales, Enrique Villalobos, opina que hay de todo mientras que Félix López Rey considera que antes había un respeto a los dirigentes ciudadanos. Leralta recuerda que hay dos alcaldes con los que se ha llevado muy bien: Rodríguez Sahagún y con Juan Arespacochaga.

Para finalizar Nieves Herrero ha preguntado al invitado si ha valido la pena esta vida y Félix le ha confirmado su necesidad de seguir luchando, con temas como el amianto, las desigualdades en la educación y el reequilibro territorial.