www.madridiario.es
Servicios Urgencias de Atención Primaria de Pinto cerrado de manera temporal
Servicios Urgencias de Atención Primaria de Pinto cerrado de manera temporal (Foto: Comunidad de Madrid)

El cierre de las Urgencias de Atención Primaria, un problema para los municipios sin hospitales

martes 02 de marzo de 2021, 07:38h

Casi un año llevan los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) cerrados en la Comunidad de Madrid. Más de 300 días en los que las urgencias leves, que antes se resolvían la mayoría en los centros de salud, solo son atendidas en las urgencias hospitalarias, con lo que ello conlleva. En primer lugar, añade más pacientes a unos hospitales que ya de por sí se han visto tensionados por la Covid-19. Por otro lado, podría suponer un riesgo de contagio el hecho de que una persona con una dolencia leve tenga que acudir a un hospital. A ello hay que sumarle el hecho de que este cierre ha provocado que muchas poblaciones se queden sin un servicio de urgencias en su localidad, por lo que desde los sindicatos exigen la reapertura inmediata de estos centros.

Fue el 22 de marzo cuando dejaron de prestar servicios los 37 SUAP que hay repartidos por toda la Comunidad de Madrid. Estos espacios, que atendían de media a unos 2.000 pacientes al día (datos aportados por fuentes sindicales), se cerraron ante la imposibilidad de crear circuitos en los que diferenciar a los pacientes Covid y no Covid, según fuentes del Summa 112. "Son espacios en los que no puedes garantizar ni la seguridad del pacientes ni la de los propios profesionales, por lo que se cerraron para que no se convirtieran en un vector de contagio".

No obstante, las mismas fuentes precisan que no es que estos centros estén cerrados: "Los SUAP no se han cerrado, sino que se han mantenido inoperativos". Por ello, y así queda reflejado en la página web de la Comunidad de Madrid, "si precisa asistencia sanitaria de urgencia debe llamar al 112", para lo que se ha reforzado la atención domiciliaria.

"Los hospitales se saturan antes al estar los SUAP cerrados"

Sin embargo, desde los diferentes sindicatos sanitarios, así como desde ayuntamientos, critican que el cierre de los SUAP supone dejar sin atención sanitaria a miles de vecinos. Si sufren una emergencia en las horas en la que la atención primaria está cerrada, deben acudir a su hospital de referencia, en muchas ocasiones en otros municipios. "Antes de la pandemia en los SUAP se solucionaban muchas urgencias y no llegaban al hospital; ahora, sin embargo, los hospitales se saturan antes porque las urgencias de atención primaria están cerradas", denuncian desde UGT.

Es el caso de Pinto, con una población de más de 50.000 habitantes y que solo cuenta con dos centros de salud. En uno de ellos, hasta marzo, contaban con una unidad de urgencias de atención primaria. Ahora, los vecinos deben llamar por teléfono al Summa 112 o trasladarse a las urgencias de los hospitales de los municipios de alrededor para ser atendidos por un médico. "Nuestros vecinos acaban desplazándose y colapsando las urgencias de los hospitales", lamentan fuentes del Ayuntamiento de Pinto, quienes reclaman la apertura de su SUAP y la creación de un tercer centro de salud en la ciudad. Y es que hay que tener en cuenta, añaden, que a los hospitales que acuden los vecinos del municipio también acude población de otros pueblos próximos que tienen el mismo problema. "Si Pinto tuviera su centro de urgencias abierto, los centros hospitalarios de alrededor no estarían tan saturados", un aspecto que niegan desde la Comunidad: "A nosotros no nos consta saturación".

El cierre de estos servicios de urgencias afecta aún más a aquellos pueblos de la Sierra que cuentan con un Servicio de Atención Rural (SAR). Allí solo acude un médico algunas veces a la semana, por lo que en caso de tener una urgencia fuera del horario del funcionamiento del SAR, estos vecinos antes podían acudir al SUAP de su centro de salud de referencia. Ahora, sin embargo, los kilómetros que los habitantes de estos pueblos deben recorrer hasta llegar a un médico han aumentado. Se deben desplazar también al hospital más próximo, alguno de ellos a más de 50 kilómetros de distancia. "El hospital más cercano a los pueblos de la zona norte es el Infanta Sofia, cuando antes contaban con unas urgencias cercanas en el centro de salud, en las que valoraban si trasladaban al paciente al hospital o no", denuncian desde CCOO Madrid, que ven que "a veces no es necesario ir a un sitio que pueda ser un vector de contagio" como es el caso de un hospital.

En marzo "no tenía sentido mantenerlos abiertos"

Otro de los motivos por los que los SUAP siguen sin prestar servicio presencial es porque durante la primera ola de la pandemia se reforzó la atención domiciliaria con trabajadores de los SUAP "ya que era preferible atender al paciente en su casa, con mayor seguridad, antes de que se desplazara a un centro sanitario", aseguran desde el Summa 112. Asumen que en marzo "no tenía sentido mantenerlos abiertos" y que ahora es "efectivo" seguir con este funcionamiento. Pero este traslado de personal ha ocasionado el malestar de los trabajadores puesto que, según denuncia Óscar Rodríguez, médico del Summa 112 y delegado sindical de Amyts, los sanitarios de los SUAP -la mayoría de avanzada edad- antes de la pandemia tenían su plaza fija en estos centros. Desde el cierre de marzo, sin embargo, trabajan "cada día en un lugar".

Del mismo modo, al igual que muchos enfermeros de los SUAP se han ido para reforzar los procesos de vacunación, en palabras del Summa 112, otros trabajadores permanecen en el centro de coordinación al haberse adaptado su puesto de trabajo por ser muchos de ellos personas de riesgo "y no poder atender pacientes de manera directa". Esta adaptación, defienden, ha permitido "un refuerzo extraordinario" del centro coordinador del Summa. Es decir, "se han ido distribuyendo para cubrir las necesidades que surgían".

Un grupo de trabajo "para ver el futuro" de los SUAP

Así las cosas, por el momento, los SUAP continuarán cerrados, como mínimo, a corto y medio plazo, puesto que sigue siendo "imposible" garantizar la seguridad en los centros. Un cierre que podría prolongarse hasta que gran parte de la población esté inmunizada, deslizan desde el Summa: "Eso no parece cercano, sería un factor claro de inseguridad para el paciente y los profesionales".

Desde la Comunidad de Madrid se ha puesto en marcha un grupo de trabajo "para ver el futuro" de los centros de urgencias, que cuentan con una plantilla, como ha podido saber Madridiario, de 588 profesionales (220 médicos, 148 enfermeros, 148 celadores y 72 conductores), cuando antes de la pandemia, y según datos de UGT Madrid, había más de 600 sanitarios.

A esta reducción, apuntan los sindicatos, habría que añadir el personal médico que se encuentra de baja. "No tenemos los 220 médicos necesarios ya que hay bajas, personal sensible y vacantes que no se pueden cubrir al no haber médicos que los sustituyan", denuncian desde CCOO Madrid. Un aspecto confirmado por el Summa, que asegura que, aunque cada vez son menos las incidencias entre el personal, en el último mes había más de 100 profesionales de este servicio de baja.

Por todo ello, desde el colectivo Sanitarios Necesarios, que protagonizó un encierro a principios de febrero para pedir la reapertura de estos centros, consideran que puede ser una primera medida para eliminar servicios de la atención primaria, "el primer eslabón de la atención sanitaria". "Nos tememos que algunos de estos SUAP no vuelvan a abrir", continúa su portavoz. A pesar de todo, desde el Summa rechazan que esté en el ánimo del gobierno regional cerrar de manera definitiva estos espacios. "El cierre no se ha contemplado, pero es bastante complicado abrirlos sin ningún tipo de riesgo en la actualidad".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

4 comentarios