www.madridiario.es
El centro de acogida Puerta Abierta durante una visita
Ampliar
El centro de acogida Puerta Abierta durante una visita (Foto: Ayuntamiento de Madrid)

El centro de acogida Puerta Abierta denuncia las “inasumibles condiciones” en las que se encuentra

Por Nerea Díaz Ochando
lunes 01 de agosto de 2022, 07:23h

Los trabajadores del centro de acogida Puerta Abierta, en el distrito de Latina, han sumado a las dificultades diarias que conlleva su trabajo, unas “condiciones decadentes” que entorpecen todavía más el correcto desempeño de sus labores. Desde hace más de dos meses no tienen seguridad, el sistema de refrigeración se encuentra averiado en plena ola de calor y el personal de enfermería escasea. “El centro se cae a trozos”, explican los representantes de los trabajadores de Puerta Abierta.

El concejal de Más Madrid, Javier Barbero, se ha hecho eco de las denuncias emitidas por el comité de empresa del centro: “Hablamos de 133 personas sin hogar y de 76 profesionales sometidos al maltrato institucional del alcalde Almeida, que se lava las manos y no hace nada por solucionar esta lamentable situación”.

Esta situación de “abandono” afecta tanto a los trabajadores como a las personas con las que tratan, que cuentan con una condición de especial vulnerabilidad, pues según trasladan estos profesionales “están empezando a entrar en un recurso y sus conductas en algunos casos pueden ser bastante peligrosas para ellos mismos y para los trabajadores”. Por ello, piden al Ayuntamiento una solución que les permita trabajar en unas condiciones “dignas”.

Expuestos ante el peligro

De todas las carencias con las que cuenta el centro, la falta de personal de seguridad es una de las que más preocupa a sus trabajadores: “Es muy peligroso para nosotros”. Explican que en 2018 la empresa gestora, Grupo 5, contrató seguridad para el centro y todo funcionaba correctamente, pero en 2022, alegan, tiene que ser la Junta Municipal de Latina la que se encargue de la contratación de un vigilante de seguridad. Grupo 5 contrata a un conserje que pasa a ejercer labores de control y vigilancia, una figura que desde el área de Familias del Ayuntamiento consideran “adecuada al centro y al perfil de las personas que se encuentran allí para atenderlas en todas sus necesidades”.

"Hemos denunciado tres veces al Ayuntamiento y a la empresa y solo se nos respondió una"

Desde que este “conserje controlador” comienza a trabajar en Puerta Abierta, el Ayuntamiento y la Junta "eluden por completo la obligación de contratar personal de seguridad cualificado para esta labor", ya que aseguran que este operario “presta el servicio de vigilancia del centro las 24 horas del día, los 365 días del año y además previene y colabora en posibles situaciones de emergencia”. En mayo, tras varios meses sin seguridad, el Ayuntamiento decide comenzar a prestar este servicio, pero al tercer día el vigilante desapareció, “no sabíamos nada, ni siquiera la dirección del centro había sido informada”, explican los trabajadores. “Llamamos a la empresa que se encargaba de la vigilancia pensando que le había pasado algo al vigilante y nos informaron de que el Ayuntamiento había cortado la contratación sin motivo ninguno”, relatan desde el comité de empresa.

La preocupación por no contar con esta figura se agudiza en ciertos casos, “algunas de las personas con las que tratamos tienen patologías mentales y problemas de consumo”. Los individuos que acogen saben que no hay seguridad en estos momentos, “el centro se está volviendo un poco anárquico, está aumentando el consumo y las peleas”. De hecho, los trabajadores ya han tenido que lidiar con las consecuencias de no tener una figura de vigilancia, “hace unas semanas un usuario metió en el centro un revólver de balas de fogueo”, cuentan.

Las noches se hacen muy largas para las cuatro mujeres que se encargan de este turno: “Un chico de 22 años intentó agredir a las compañeras en pleno brote de enajenación mental”. Desde el Ayuntamiento y la empresa, las indicaciones que han recibido los trabajadores ante estas situaciones de peligro no terminan de convencerles: “Nos han dicho que no intervengamos y llamemos a la Policía”. Ante el inmovilismo de las instituciones, el comité teme que un día la Policía tarde en llegar más de lo debido y “la siguiente noticia que tenga la empresa del centro es que haya habido alguna desgracia”.

Escasez de recursos

La empresa que se encarga de gestionar el centro de acogida, Grupo 5, asegura que “se encuentran en continuo contacto con el Ayuntamiento de Madrid para abordar esta situación y dar solución al servicio de vigilancia y mantenimiento que según los últimos pliegos de condiciones corresponde al Distrito Municipal de Latina”. Pero los trabajadores no reciben soluciones por ninguna de las partes implicadas. El edil de Más Madrid, Javier Barbero, en consonancia con las peticiones del comité de empresa del centro, exige al alcalde ante la falta de respuestas “que asuma su responsabilidad, porque la responsabilidad no se externaliza, y dé solución inmediata a esta situación, antes de que tengamos que lamentarlo todos”.

"El edificio está construido con materiales de baja calidad que se estropean cada dos por tres"

Además de los peligros a los que los trabajadores se enfrentan debido a la inexistente figura del vigilante de seguridad, el centro no cuenta con sistema de refrigeración, debido a una avería a la que todavía no se le ha dado solución. En plena ola de calor y con temperaturas superiores a los 40 grados, el personal y los usuarios de Puerta Abierta no han tenido acceso a un dispositivo de aire acondicionado, con los riesgos que esto puede conllevar para la salud. Tampoco han podido hacer uso de ventiladores en las habitaciones, ya que la red eléctrica del centro no cuenta con el soporte suficiente. El Ayuntamiento ha trasladado que “se está trabajando para solucionar lo antes posible la incidencia en el aire acondicionado y, de hecho, ya está arreglado en la mayor parte del edificio”, por lo que esperan que esta reparación “se produzca a la mayor brevedad”.

El personal de enfermería también escasea. Según explica Grupo 5 “el centro dispone de tres profesionales de enfermería que realizan turnos de lunes a domingo en turno de mañana y de lunes a viernes en turno de tarde, que cubren las necesidades sanitarias que requieren las personas usuarias y que contemplan los pliegos de condiciones”. Sin embargo, tres enfermeros para 130 personas no resultan suficientes.

“Cuando hay una baja de un enfermero o se cogen vacaciones no se cubre, una figura que con las condiciones que tienen nuestros usuarios es súper necesaria”, explican los representantes de los trabajadores. En las ocasiones en las que no hay un profesional al cargo de la enfermería, como es el caso de los sábados y domingos por la tarde, tienen que recurrir al SAMUR o las ambulancias. “Con estas condiciones nadie va a querer trabajar en el centro”, ya que según relatan los trabajadores “los sueldos son muy bajos y la presión muy alta”.

Tanto el Ayuntamiento como Grupo 5 coinciden en que se encuentran en “búsqueda activa” para cubrir el puesto de fin de semana en turno de tarde, y aseguran que seguirán “velando para que se cumplan las condiciones del contrato y que se preste el apoyo a las personas sin hogar con la mayor calidad”. Los trabajadores, ante las declaraciones de ambos órganos, piden una respuesta inmediata a este “abandono institucional” que están sufriendo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
2 comentarios