www.madridiario.es
Una enfermera de la clínica Girona se emociona durante los minutos de aplausos que les dedican los vecinos a diario, desde que comenzó la pandemia, a las ocho de la tarde, como agradecimiento y reconocimiento a la gran labor que desempeña el personal
Ampliar
Una enfermera de la clínica Girona se emociona durante los minutos de aplausos que les dedican los vecinos a diario, desde que comenzó la pandemia, a las ocho de la tarde, como agradecimiento y reconocimiento a la gran labor que desempeña el personal (Foto: David Aparicio)

'Archivo Covid': la pandemia a través de los objetivos de 385 fotoperiodistas

'Archivo Covid': una cápsula del tiempo

domingo 16 de mayo de 2021, 08:52h

Los fotoperiodistas se convirtieron durante el confinamiento en los ojos de una población que vivía con la vista vendada. Gracias a ellos pudimos contemplar, sin salir de nuestros hogares, la crudeza que asolaba las calles desiertas de España. Un año después, un total de 385 reporteros gráficos de las 17 Comunidades Autónomas han querido dejar una prueba más amplia de toda su labor. Lo han hecho a través de ‘Archivo Covid’, un proyecto fotográfico único que la Universidad de Alcalá se encarga de respaldar.

La iniciativa fue impulsada por el fotoperiodista Santi Palacios con el objetivo de crear una cápsula del tiempo sobre lo vivido durante los meses de confinamiento. Desde la enfermera que se conmovía con los aplausos de las 20:00 h hasta la intimidad emocionante que se sentía en las residencias, donde la Covid-19 entró como un tsunami. Todas estas estampas quedarán para siempre recopiladas en el proyecto, que cuenta con la participación de un amplio colectivo de fotoperiodistas y fotógrafos/as documentales. El resultado final lo conformarán 8.500 fotografías y 38 vídeos, que se convertirán en el tesoro personal de una pandemia que ha marcado el devenir de la historia.

La idea apareció por la mente de Palacios cuando “el país estaba paralizado y el cien por cien de sus periodistas y documentalistas estaban trabajando en un mismo tema. Esto nunca había ocurrido, ni siquiera en la Guerra Civil”, cuenta a Madridiario Santi Palacios. Tras conseguir la aprobación de un gran número de profesionales del sector, este fotoperiodista y todo el equipo que decidió participar se organizaron en grupos de trabajo para empezar a moldear la propuesta.

Todos ellos coincidían en la importancia de recopilar todas estas imágenes ante la gran cantidad de trabajo que quedaba fuera de los medios cada día. “La industria hoy en día sólo recoge una parte diminuta del material del periodismo audiovisual que producimos los profesionales. Parece que no hay casi excusas para mostrar una imagen hecha la noche anterior”, asegura Santi. Pero a su juicio, la fotografía nace “con la vocación de perdurar” y esta es una de las motivaciones por las que surge la iniciativa.

El respaldo institucional que fraguó todo el proyecto lo encontraron en la Universidad de Alcalá y su Aula de Fotografía, dirigida por Natalia Garcés, manteniendo su compromiso con el arte, la cultura y la responsabilidad social. Esta iniciativa parecía haber nacido a medida para ellos. “Nosotros somos muy activos en el campo de la fotografía. El aula de fotografía está vinculada a grandes proyectos fotográficos”, cuenta a este diario José Raúl Fernández del Castillo Díez, delegado del Rector para la Cultura, la Ciencia y la Cooperación de la Universidad de Alcalá. Para los participantes, “una universidad pública daba el perfil perfecto para un proyecto de estas características y así ha sido”, confirma Santi.

Santi Palacios: "Esto nunca había ocurrido, ni siquiera en la Guerra Civil"

Según cuenta el delegado de la entidad educativa, el objetivo principal del proyecto no es únicamente dar a conocer a las generaciones futuras el proyecto, sino tambien “ofrecer un servicio público a los investigadores para que puedan documentarse en el futuro sobre lo que pasó”, asegura. En este sentido, la Universidad proveerá el marco académico e institucional que posibilite la explotación no lucrativa del archivo por investigadores, garantice el acceso al ciudadano, desarrolle actividades académicas y preserve el espíritu del proyecto.

Todas estas imágenes, “bien como documento o bien como imagen estética, merece la pena que se preserven para que las generaciones futuras puedan disponer de ellas”. Como marco institucional, la universidad albergará el proyecto una media de 10 años, “cuando terminen esos diez años, desde la Universidad permitiremos que siga perdurando en el tiempo integrado dentro de los archivos de la entidad”, asegura Fernández del Castillo.

En este sentido, es reseñable la posición privilegiada en el mundo de los archivos de la Universidad de Alcalá. El archivo es heredero del de la Universidad fundada por Cisneros y en la actualidad recoge toda la documentación producida o reunida por la Institución desde su reapertura en 1977, así como la producida por los miembros de la comunidad universitaria en el ejercicio de sus funciones. También conserva otros fondos donados por diferentes propietarios, como es el caso del arquitecto Manuel Barbero o el archivo de la antigua Universidad Laboral.

Por otro lado, desde esta entidad educativa tienen planeado llevar a cabo mesas redondas y de debate y también un análisis con el objetivo de fomentar el objetivo divulgativo de la iniciativa fotográfica.

Reflejo de una pandemia a nivel nacional

Este proyecto tiene la intención de salir a la luz a finales de junio, que será cuando todas las imágenes estarán disponibles en la página digital archivocovid.com. Ahora mismo, desde la Universidad están definiendo "la estructura de la base de datos para que el público pueda consultarlo y que sea intuitiva la recuperación. Se podrá hacer tanto a través de mecanismos clásicos como buscadores como por otros mecanismos más intuitivos", explica José Manuel.

Todas las imágenes han sido seleccionadas por un grupo de editores primando la calidad de cada instantánea, la información necesaria para documentar la crisis y la representación de todos los territorios en la colección fotográfica. Una de las virtudes del proyecto recae en este aspecto; la amplitud de lugares que representan sus fotografías, 17 comunidades autónomas y dos ciudades autónomas.

Es un reflejo de cómo la pandemia ha alcanzado a toda la población y no solo a las dos ciudades que tienen habitualmente mayor protagonismo mediático: Madrid y Barcelona. “Efectivamente, Madrid, Barcelona son o los de producción enormes y de actividad. Y no queríamos que eso que finalizará todo lo que el activo queríamos que estuviera reflejada toda España”, dice el delegado del Rector para la Cultura, la Ciencia y la Cooperación

Los encargados de dinamizar la propuesta por todo el territorio español fue uno de los grupos creado de territorio integrado por profesionales del sector. “Queríamos dinamizar la convocatoria por todos los territorios y que no quedará concentrado entre Madrid y Barcelona, que es donde vivimos la mayoría, pero la idea era mostrar también lo que estaba pasando en la aldeita de Lugo, en Huelva, en Cádiz…”, cuenta el fotoperiodista.

Además del apoyo de la Universidad de Alcalá, el proyecto se ha podido desarrollar gracias a la colaboración de Fujifilm España, al mecenazgo de DKV Seguros y Mémora Servicios Funerarios, entre otros muchos colaboradores.

‘Soledades mayores’

Además de capturar lo que estaba sucediendo en las calles, cuando la situación se lo permitió, algunos accedieron a UCIS y residencias de mayores, donde se libraba la más dura de las batallas. Santi Palacios fue uno de los que documento esta realidad. Recorrió las residencias de ancianos de la Cataluña y de ahí surgió Soledades Mayores’, un proyecto fotográfico que documentaba lo vivido en estos centros durante los meses de marzo, abril y mayo, cuando la falta de medios de protección, la desinformación y el miedo lo inundaban todo.

Con este trabajo, el fotoperiodista fue el ganador de la 24 edición del Premio Internacional de Fotografía Humanitaria Luis Valtueña, uno de los certámenes de referencia en el ámbito de la fotografía solidaria y de denuncia organizado por Médicos del Mundo. El proyecto se realizó acompañando a equipos de emergencias de la ONG Open Arms. Algunas de las fotografías que integran el trabajo son las que ahora forman parte de ‘Archivo Covid’.

Las imágenes son un reflejo de la situación que vivían a diario más de 300.000 ancianos que quedaron aislados en sus residencias. “Los primeros dias veías mucha desesperación, muchas muertes, muchos profesionales solicitando una ayuda que nunca llegaba”, explica Santi Palacios, que descubrió otra realidad a medida que el proyecto avanzaba; “la soledad impuesta por el confinamiento, que era totalmente necesaria pero muy dura”, constata.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios