www.madridiario.es
Miembros de la Asociación de Jubilados del Ayuntamiento de Madrid en una visita a las murallas de Madrid
Ampliar
Miembros de la Asociación de Jubilados del Ayuntamiento de Madrid en una visita a las murallas de Madrid (Foto: Asociación de Jubilados del Ayuntamiento de Madrid -AJAM-)

Los jubilados del Ayuntamiento de Madrid: "No nos retiramos de la vida y queremos mantener ese vínculo municipal"

Por MDO
viernes 01 de octubre de 2021, 07:45h

El Instituto Nacional de Estadística (INE) señala que en 2021 la población mayor de 65 años representa el 19,77 por ciento de los españoles, lo que supone 47.344.649 personas y un incremento en el dato de 0,19 por ciento respecto al año anterior. En el caso de lo que comúnmente conocemos como funcionarios jubilados, el número de pensiones por personas en régimen de Clases Pasivas del Estado se situaba en junio de 2021 en 670.761, lo que supone 18.522 pensiones más que en el mismo mes del año anterior (2,84 por ciento de variación anual).

El envejecimiento de la población es un hecho, ya que la esperanza de vida ha aumentado considerablemente en los últimos 100 años. Mientras que en 2020 se situaba en 82,40 años de media, en el año 1900 la población apenas alcazaba los 35 años.

Uno de los espacios en el que se desarrolla la personalidad de la gente es en el trabajo, porque a través de él prestamos un servicio social, contribuimos a generar riqueza y bienestar social, proporciona un estilo de vida determinado, ayuda en la realización profesional y personal y crea vínculos sociales. Sin embargo, un día llega la jubilación, que puede llegar a ser ambivalente: hay quienes la esperan con ansia y alegría y otros la enfrentan con frustración y desconcierto. En el segundo caso, esta ruptura total con tu estilo de vida habitual puede provocar consecuencias psicológicas que, en ocasiones, desencadena en tristeza.

Por este motivo, hace tres años se creó la Asociación de Jubilados del Ayuntamiento de Madrid (AJA), en la que tiene cabida toda persona que haya tenido una vinculación laboral con el Ayuntamiento de Madrid, independientemente del tipo de relación laboral. El motivo de la creación de la asociación es de carácter psicológico, debido a que “durante el proceso de jubilación, que en el caso de los funcionarios ocurre alrededor de los 65 años (aunque depende de los años que lleves trabajando), hay una ruptura muy fuerte con los compañeros, y con el propio trabajo, y resulta un proceso muy duro para muchas personas”, asegura Juan Manuel Camacho, sociólogo, exfuncionario y vicepresidente de AJA Madrid.

Camacho explica que el Ayuntamiento no contaba con ningún tipo de mecanismo que permitiese seguir contando con la experiencia profesional de todos los funcionarios jubilados “que han tenido un compromiso tan grande siempre con lo público y con la ciudad”.“El objetivo de la asociación es, por tanto, conseguir que todos estos funcionarios puedan seguir vinculados, de cierta manera, entre ellos y con el Consistorio para poder continuar contribuyendo con la ciudad”, apuntala Camacho.

Una herramienta para conservar el vínculo entre funcionarios

La asociación presta apoyo a todos aquellos funcionarios y empleados municipales que se jubilan cada año para que el proceso resulte más suave. De esta forma, el organismo ha creado un espacio de participación a través de actividades lúdicas, culturales, sociales y viajes. Asimismo, ahora existe una relación directa con el Ayuntamiento para que se pueda seguir contando con la experiencia de este grupo de profesionales aunque ya estén jubilados: “Nos jubilamos de una relación laboral, pero no nos retiramos de la vida, y ese vínculo municipal queríamos seguir manteniéndolo, aunque evidentemente no será laboral”, reitera el vicepresidente.

Visita de la AJAM a las murallas de MadridNi si quiera durante la pandemia y el confinamiento cesaron su actividad, ya que organizaron charlas, representaron obras de teatro, comentaron películas e incluso visitaron museos, todo de manera virtual. En la actualidad, la AJA organiza visitas a municipios como Aranjuez o El Escorial. La cuota de la asociación ronda los 30 euros anuales y son invertidos en la realización de todas estas actividades.

De esta forma, sigues formando parte del mismo grupo al que has estado vinculado tantos años y no pierdes la relación con tus compañeros, de manera que “el proceso de jubilación resulta mucho más suave”, apuntala Camacho. Y añade: “Fundamentalmente intentamos minimizar el impacto psicológico y los efectos que tiene la transición de la vida laboral a la jubilación, y que eso permita tener un horizonte de futuro más positivo”, concluye.

Camacho asegura que el Ayuntamiento de Madrid ha acogido muy bien la iniciativa: “Creo que se han dado cuenta que se trata de un capital humano que no se puede desperdiciar de la noche a la mañana”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios