www.madridiario.es

Gestorías para empresas y autónomos: todo lo que pueden hacer por tu negocio

Por MDO
viernes 30 de julio de 2021, 21:09h

Cuando estamos a los mandos de un negocio, hemos de ir haciendo frente a una ingente variedad de problemas y asumiendo diversas obligaciones que ponen en tela de juicio la viabilidad de la empresa. Debido a ello, resulta imperativo delegar ciertas funciones en manos de especialistas que, asumiendo las tareas de diferentes áreas de la empresa, van a garantizar una excelencia en la gestión corporativa. Se trata, por lo tanto, de una inversión que nos otorga una estabilidad invaluable a cada paso que vamos dando en el mercado, asegurando que nada ni nadie va a minar el estado financiero de la corporación.

Gestorías para empresas y autónomos: todo lo que pueden hacer por tu negocio

Funciones fiscales y laborales: la legalidad de tu empresa

Toda empresa está sujeta a la obligación de cumplimentar ciertas pautas administrativas y normativas que le otorgan la legalidad correspondiente para operar en el mercado. Puesto que estos aspectos suelen ser de lo más confusos, la mejor decisión que podemos tomar es delegar en una gestoría Leganés que se encargará de que todo salga según lo previsto. Equipos de abogados que se dejan la piel en garantizar nuestra estabilidad, derivando incluso en un sustancial ahorro a largo plazo más que en un gasto extra de la empresa.

En lo que se refiere a la materia fiscal, las gestorías se encargan de estudiar qué estrategias son las más efectivas para desgravar el mayor volumen de impuestos en nuestros pagos a la Agencia Tributaria. Por ejemplo, en el caso de los autónomos, cada tres meses se ha de abonar el IVA y el IRPF y, en estas declaraciones, se puede reducir sustancialmente la cantidad de dinero a pagar con los gastos corporativos que hemos tenido; una regla que sirve de igual manera con las empresas. En consecuencia, las gestorías representan un sustancial ahorro con respecto a la gestión por cuenta propia, puesto que conocen metodologías para desgravar que nosotros no hemos valorado.

Por otro lado, si hablamos de la asesoría laboral, hemos de saber que los empleados que tenemos en plantilla pueden jugarnos una auténtica mala pasada cuando tenemos desencuentros con ellos. Sin embargo, las gestorías adecuan los procesos de contratación o, por el contrario, de despido a los estándares legales pertinentes. De esta forma, un trabajador no tendrá el poder de dañarnos económicamente, garantizando la estabilidad que tanto necesitamos en el largo plazo. Una gestión de vital importancia que no muchos consideran, pero que cuando se necesita, resulta trascendental.

Asesoría contable: la solvencia de tu negocio

Mientras que los dos servicios previamente mencionados guardan una estrecha relación con la materia legal, la asesoría en contabilidad es el recurso que las gestorías ponen a nuestra disposición para adecuar la solvencia económica a la estabilidad que buscamos. Un trabajo elocuente que dispone de sistemas online para que optimicemos el pragmatismo y la eficiencia de todos los aspectos relacionados con los ingresos que generamos y los gastos que realizamos.

En este orden de ideas, las gestorías más innovadoras cuentan con un sistema de facturación online alojado en la nube. Es decir, son software de lo más efectivos con los que podemos poner a punto nuestra factura para enviarla a nuestros clientes, quedando alojados en un sistema para que los gestores evalúen la contabilidad de la compañía con una claridad incontestable. De la misma manera, encontramos plantillas con presupuestos virtuales para que sepamos de antemano cuánto vamos a cobrar por los servicios que ofrecemos a cada cliente. Todo ello adaptado a usuarios sin conocimientos previos sobre esta clase de sistemas, garantizando una gestión impecable en aras de ganar un control absoluto sobre la contabilidad del negocio.

Así pues, nos encontramos ante un servicio crucial por el cual empresas y autónomos delegan en terceros cada una de las funciones administrativas, económicas y legales de su propia compañía. Una inversión orientada a reducir los esfuerzos y multiplicar el rendimiento, incrementando radicalmente la productividad a la que queda sujeto el emprendimiento. De ello depende la viabilidad del negocio y, por suerte, el grado de excelencia de las gestorías ha aumentado con los avances informáticos de la era digital.