www.madridiario.es

Erradicar la pobreza, un acto de justicia

jueves 18 de octubre de 2018, 08:27h

“…Los años de abundancia, la saciedad, la hartura

eran sólo de aquellos que se llamaban amos.

Para que venga el pan justo a la dentadura

del hambre de los pobres aquí estoy, aquí estamos.

Nosotros no podemos ser ellos, los de enfrente,

los que entienden la vida por un botín sangriento:

como los tiburones, voracidad y diente,

panteras deseosas de un mundo siempre hambriento…”

Miguel Hernández. “Hambre”. 1939

Con estos versos se refería el poeta del pueblo, Miguel Hernández, al hambre, máxima expresión de una necesidad física, que se transforma en dolor también psicológico reventando en depresión. Conocía el poeta bien la pobreza, el hambre de aquella España gris y caciquil. Lo inimaginable es que encauzado el siglo XXI, los datos, las realidades de pobreza en la región de Madrid den miedo, aboquen a la depresión en la región más rica de España. Sí, en Madrid, región de la desigualdad.

Ayer, 17 de octubre, conmemoramos el Día Internacional para la erradicación de la pobreza, fecha reconocida como tal por la ONU en 1992 porque cinco años antes, en la plaza de Trocadero de París, se concentraron cien mil personas exigiendo acabar con esta lacra mundial en el mismo lugar en el que en 1848 se firmó la Declaración Universal de Derechos Humanos.

La ONU, en su resolución 47/196 proclama al mundo que se realicen actos en esta jornada, que se conciencie al mundo de la necesidad de erradicar la pobreza porque, como afirma Antonio Guterres, actual secretario general de Naciones Unidas, “recordemos que la erradicación de la pobreza no es una cuestión de caridad, sino de justicia”.

Siguiendo estos criterios de la ONU, las Comisiones Obreras de Madrid cada año participamos y apoyamos actos para visibilizar la erradicación de la pobreza. Además, presentamos un meticuloso informe, una profunda fotografía de la situación de la pobreza en nuestra región, que se puede consultar en la página web del sindicato. Los datos que ayer presenté con Ana González, secretaria de Políticas Social y Diversidad de CCOO de Madrid son terribles, tanto por el número de personas que padecen pobreza en la comunidad de Madrid, como porque si no se cambian las políticas con urgencia, la pobreza se instalará como una realidad estructural en la región.

El 20,6 por ciento de la ciudadanía madrileña es pobre. Es decir, este porcentaje de personas ingresa anualmente menos de 8.522 euros según los datos oficiales de 2017 y 2016, ya que la Comunidad de Madrid se retrasa en desagregar los datos de la “Encuesta de condiciones de vida”; el 46 por ciento de las familias madrileñas tienen alguna dificultad para llegar a final de mes; el 34 por ciento no pueden afrontar gastos imprevistos; el 4,2 por ciento no puede comprar carne, pescado o pollo dos veces a la semana; el 8 por ciento padece pobreza energética…

Detrás de estas cifras hay personas y tragedias humanas que creemos fuera de nuestras fronteras, pero es que estamos hablando de que de ese 20,6 por ciento de personas pobres, el 5,4 por ciento, uno de cada 25 madrileños, es decir, 350.000 personas sobreviven en “pobreza severa”, un dato que se incrementa. Este dato es el equivalente a una población como la de una gran ciudad como Bilbao. De estas, 117.000 consiguen cobrar la renta mínima de inserción, pero 233.000 no perciben nada. La situación es insostenible.

En mi opinión, la región de Madrid presenta una fotografía que debería suponer la mayor de las vergüenzas para sus gobernantes. En 2014 salimos de la recesión. Hoy la comunidad es 30.000 millones de euros más rica que hace cuatro años; con un PIB de 220.000 millones. Sn embargo, en este tiempo no se han mejorado los indicadores de pobreza, incluso los peores indicadores, han empeorado.

Mientras el PP se limita a bombardearnos con propagandísticos datos macroeconómicos, la riqueza no llega a las personas que necesitan ingresos para vivir. El Gobierno regional del PP, enfrascado en su guerra partidista contra el Gobierno de España y sus obsesiones electoralistas no se inmuta para aspirar a la “pobreza cero” en la región.

Y es que por sus hechos los conocemos. Tras diez años de crisis, el presupuesto para la Renta Mínima de Inserción (RMI) es de 168 millones de euros. No son ni las migajas de los 220.000 millones de euros de riqueza generada.

Y soluciones hay, igual que las hay en Euskadi o Navarra, porque se puede dejar de beneficiar a quienes más tienen a través de los impuestos para obtener más recursos. Del mismo modo, es fundamental elevar los salarios mínimos, como estamos haciendo sindicatos y empresarios al firmar un salario mínimo en convenio de 14.000 euros anuales o como está intentando el Gobierno del PSOE junto a Podemos al elevar a 900 euros el Salario Mínimo Interprofesional.

Es preciso un plan de choque contra la pobreza en el que el desequilibrio territorial sea una variante fundamental. Para ello, el Gobierno debe gobernar para toda la ciudadanía y dejar de regalar 800 millones de euros a los 15.000 multimillonarios de la región. El Gobierno debe recaudar a través de los impuestos de sucesiones y donaciones y acabar con deducciones fiscales como las que aplica a las familias que en vez de enseñanza pública, optan libremente por la privada.

En la región de Madrid viven, que no conviven, las personas, los pueblos y ciudades más ricos con los más pobres por lo que es imprescindible un reequilibrio territorial en el que deben trabajar la administración autonómica y las locales.

Los políticos deben tener claro que el objetivo son las personas, particularmente esa mayoría de mujeres que son pobres, y no los intereses de determinadas entidades o corporaciones.

Jaime Cedrún
Secretario general de CCOO de Madrid.

Jaime Cedrún

Secretario general de CCOO Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.