www.madridiario.es
Restos arqueológicos descubiertos en el distrito de Barajas.
Ampliar
Restos arqueológicos descubiertos en el distrito de Barajas. (Foto: Asociación cultural 'Barajas BIC')

Barajas, un tesoro cultural bajo tierra con cuatro mil años de historia

sábado 22 de septiembre de 2018, 09:00h
La asociación cultural Barajas BIC ha solicitado a la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid la creación de un centro de interpretación para la divulgación pública del abundante patrimonio arqueológico del distrito de Barajas. A pesar de los importantes descubrimientos realizados gracias a la ampliación de aeropuerto (1998-2005), los yacimientos de la vega del Jarama todavía son desconocidos para la gran mayoría de los vecinos. David Carrascosa es el presidente del colectivo y desde hace cinco años lucha, junto con otros vecinos, por conseguir un reconocimiento que ponga en valor el patrimonio artístico.

De los distritos que componen Madrid, el de Barajas es quizás el que alberga una mayor variedad patrimonial. De los yacimientos arqueológicos del Jarama, descubiertos durante la ampliación del aeropuerto, la Plaza Mayor (data de 1616) -que a día de hoy, la asociación lucha por conseguir una peatonalización para proteger su arquitectura-; el Jardín del Capricho (siglo XVIII) o el Castillo de la Alameda (siglo XV), son algunos de los vestigios que componen el rico Patrimonio Histórico de Barajas que desde hace unos años se han convertido en la obsesión de David Carrascosa. Pero no son los únicos yacimientos y restos descubiertos en el distrito madrileño: "En Barajas existe un enorme patrimonio artístico de todas las épocas desde la Edad Media, pasando por el modernismo y la Ilustración".

Unos tesoros arqueológicos que muestran una evolución "continúa" desde el Calcolítico hasta el final de la Edad Media. Los hallazgos de los asentamientos de la Edad de Cobre (Cerro del Castillo), la Edad de Bronce (Las Quebradas y El Muladar), la Edad de Hierro (El Malecón), el periodo romano (El Rasillo y el Guijo), los periodos visigodo e islámico (El encadenado-El Soto, Las Charcas y la Huelga) ponen de manifiesto esta enorme variedad de registros. La gran mayoría comenzaron a aparecer con las obras de la ampliación del aeropuerto, realizadas entre 1998 y 2005, excepto los restos del Cerros del castillo: "Cada vez que se excava afloran restos", asegura David.

"Barajas podría mostrar la evolución cultural de Madrid"

Teniendo en cuenta la riqueza arqueológica del distrito de Barajas por estar asentado en la vega del río Jarama, desde la asociación cultural han solicitado a la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid la creación de un centro de interpretación para la divulgación de este patrimonio. Una manera, explica el presidente, de divulgar estos descubrimientos que demuestran una interesante vida pasada: "Incluso los enterramientos registrados en los yacimientos pueden explicar el tránsito desde las sociedades asentadas en los grupos familiares hasta las organizaciones tribales".

A pesar de la importancia a nivel arqueológico, tan solo existe una pequeña referencia a su valor en el centro de interpretación creado en el 2009 sobre el Castillo de la Alameda. "Restos como vasijas, cerámicas y otros objetos similares desansan en el Museo Arqueológico Regional pero estructuras como la Villa Romana continúan bajo tierra", subrayan desde la asociación.

"Divulgar el patrimonio tendría un enorme valor pedagógico"

Si viese la luz ese centro de interpretación o se ampliase el ya existente en el Castillo de la Alameda -otras de las propuestas de la asociación-, David Carrascosa está seguro del valor pedagógico que podría adquirir para el sistema educativo: "No solo para la ciudadanía, incluso sería favorable, a nivel didáctico, para secundaria o para realizar práticas universitarias".

Desde la asociación han adjuntados diversos informes y estudios que atesoran esa riqueza y valor cultural del distrito. Esperando una respuesta del organismo competente, este posible centro o parque arqueológico será un punto estratégico más para conocer el pasado de Barajas. En la actualidad y desde hace tiempo, se proyecta la regeneración urbana del distrito, que posibilitará vincularse con el Parque Juan Carlos I -uno de los exponentes del patrimoio contemporáneo de Madrid- potenciando el Eje Histórico-Cultural de la Alameda de Osuna.

La villa romana de El Rasillo
Uno de los yacimientos más importantes encontrados en el Jarama de la época bajo imperial (siglos III a V d. C), epicentro de una explotación agrícola que orbitaba en torno al gran centro urbano de Complutum (Alcalá de Henares). Su arquitectura se configuró en torno a un gran patio central, con las estancias más nobles situadas al este (cerca del río o en la antigua playa fluvial) y las dependencias agrícolas o la parte rústica al oeste. Las casas parcialmente descubiertas cerraban la esquina sudeste de este gran patio.

Yacimientos de La Huelga, El Encadenado-El Soto y Las Charcas
En un tramo de la margen derecha del Jarama se encuentran los yacimientos de La Huelga, El Encadenado-El Soto y Las Charcas, descubiertos en el periodo desde 2002 hasta 2005 a raíz de los trabajos de ampliación del Aeropuerto de Barajas. Estos hallazgos introdujeron en el largo periodo que discurre entre finales el siglo V y principios del siglo X, cuando el avance de los reinos cristianos hacia el sur hace de la actual región de Madrid su frontera. Según los trabajos realizados en la zona, podría haberse convertido en un importante núcleo de población estable constituido por varias aldeas dedicadas a la producción agrícola a través del tiempo.

Yacimiento 'Las Quebradas”
Contiene restos fechados del 1500 al 1200 a. C. (Edad de Bronce) y se encuentra ubicado en la margen derecha del río Jarama. Según los restos encontrados, los habitantes del asentamiento se basaron en una economía agrícola con molinos. Entre las estructuras registradas en el yacimiento, en general silos o fondos de cabaña, sobresale una alargada zanja que, según conjeturas, podría haberse destinado a la conducción de agua (otras suposiciones apuntan a un posible cercado).

Yacimiento de El Muladar
Ubicado en la margen derecha del río Jarama sobre una ligera elevación sobre la llanura fluvial. Aquí han sido halladas varias sepulturas que, incluso, apuntan a un área determinada para necrópolis dentro de propio asentamiento. La presencia de enterramientos individuales o dobles es una tendencia cada vez más frecuente en yacimientos de esta cronología. Estos registros son significativos de la evolución de los enterramientos: durante el Bronce Antiguo se practicaban en fosas que podrían hallarse bajo las mismas cabañas, y durante el Bronce Pleno y Final empezaron a configurarse espacios destinados para los enterramientos en la orla más exterior de los asentamientos.

Yacimiento de el Malecón
Evidencian la existencia de un asentamiento carpetano que se intuye gregario de otro jerárquicamente superior y desde el que se controlaba política y económicamente el territorio. Los registros muestran un centro manufacturero para el metal constituido por varios hornos que se situaban en una zona específica del poblado. Por el análisis de restos de animales, se debió centrar también en la ganadería, ya que los restos encontrado pertenecen mayormente a especies domésticas (ovicaprinos y bovinos).

Cerro del Castillo
El Castillo de la Alameda se trata de uno de los escasos vestigios de la arquitectura militar del pasado siglo XV y uno de los pocos castillos que ha sobrevivido al paso del tiempo. Bajo él y su entorno, existen restos de asentamientos antiguos desde la Edad del Bronce hasta la Época Romana. Entre las aldeas medievales de la Alameda y Barajas y dentro del alfoz de Madrid, se construyó el castillo señorial que, en el XVI, se transformara en palacio renacentista.

Entre los siglos XVI y XVIII, se alzaron en esta zona varias villas de veraneo de la aristocracia madrileña. Entre ellas, el cercano palacete de los Duques de Osuna, con su parque de El Capricho. Desde entonces, esta área se conoce con el nombre de la Alameda de Osuna.

La Guerra Civil también se dejó sentir en este lugar, donde estaba situado el centro de mando del general Miajas, en la retaguardia del frente del Jarama. El mando de operaciones estaba en el búnker de El Capricho, pero el castillo se empleó como fortín y junto a él se encuentra hoy en día un nido de ametralladoras.



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.