www.madridiario.es
Javier Urra en la mesa redonda sobre: “La Psicología frente al acoso escolar. Hechos y perspectivas”.
Ampliar
Javier Urra en la mesa redonda sobre: “La Psicología frente al acoso escolar. Hechos y perspectivas”. (Foto: Kike Rincón)

El acoso escolar, desde la perspectiva de los psicólogos: “Los niños acosados dejan el instituto y el agresor aprende a ser un matón”

miércoles 19 de septiembre de 2018, 19:28h
Este miércoles 19 de septiembre ha tenido lugar la mesa redonda ‘La Psicología frente al acoso escolar. Hechos y perspectivas’, organizada por la Academia de Psicología de España y coordinada por el psicólogo y escritor Javier Urra.

El acoso escolar es uno de los problemas más preocupantes en la actualidad, y desde la Academia de Psicología de España han organizado este miércoles, 19 de septiembre, una mesa redonda para hablar de ello desde el punto de la psicología.

Coordinada por Javier Urra, escritor y académico de número de la Academia de Psicología de España, han intervenido en ‘La Psicología frente al acoso escolar. Hechos y perspectivasHeliodoro Carpintero, presidente de la Academia de Psicología de España; María del Rosario Martínez, académica de número de la Academia de Psicología de España; Maite Garaigordobil, catedrática de Evaluación y Diagnóstico Psicológicos de la Universidad del País Vasco; y Gonzalo Musitu, académico de número de la Academia de Psicología de España.

Javier Urra ha introducido a los presentes el objeto a abordar durante la mesa redonda como “un tema que nos preocupa y ocupa a todos”. Ha mencionado los datos de la Fundación ANAR, recién difundidos, que señalan que no aumenta el acoso, pero sí la virulencia. “Los niños acosados dejan el instituto y el agresor aprende a ser un matón”, ha destacado.

Crear un malo para convertirse en héroe

“El 24 por ciento de los niños entre 2º de primaria y 2º de bachiller (un total de 1.200.000) han padecido acoso escolar”. Así ha comenzado su turno el presidente de la Academia, haciendo hincapié en la gravedad de la situación. “Es un problema estructural que se está dando especialmente en los países occidentales con unas condiciones tan grandes y estructura tan esencial”, ha indicado.

Heliodoro Carpintero ha enumerado varias características del bullying que pasan por hacer imposible la vida al agredido; acosar en grupo, alcanzando un liderazgo autocrático; hostigamiento con impunidad, aprobado por una minoría y tolerado en silencio por el resto.

“La víctima siempre es “otro”, alguien diferente. Se crea la figura de alguien malo, un chivo expiatorio visible y débil, para así convertirse en héroe”, ha explicado. Un apunte sobre esta ‘diferencia’: “Un 25 por ciento cree que son víctimas por su orientación sexual”, ha apuntado Rosario Martínez.

Según Martínez, es necesario cambiar numerosos indicadores para poder evaluar con determinación el bullying. Algunos de ellos son: establecer escalas de bullying, acotar el periodo temporal de las encuestas y datos, establecer nuevos puntos de corte para determinar si el sujeto encuestado es víctima o agresor, acotar mejor la edad de los participantes o incluir preguntas sobre los lugares donde se ha experimentado acoso, qué estado de ánimo se registra en ese momento o la repercusión que el acosamiento ha tenido en la persona.

Más datos sobre el bullying

Maite Garaigordobil ha aportado más datos acerca del bullying y ciberbullying, fenómeno en incremento por el mayor acceso a las TIC que tienen los niños hoy en día. La victimización severa en el acoso cara a cara está entre el 2 por ciento y el 16 por ciento de los jóvenes, mientras que un 80 por ciento destaca que ha sufrido acoso de manera casual.

En el ciberacoso las cifras menguan, pero siguen siendo alarmantes: víctimas severas entre el 1 y 10 por ciento, y víctimas “casuales” en el 60 por ciento.

“Ser víctima provoca rechazo escolar, inseguridad, soledad, infelicidad, aislamiento, disminución de la autoestima e incluso problemas físicos a corto y a largo plazo. Los agresores registran, entre otras características, falta de empatía, bajo rendimiento académico, no cumplen normas y consumo de alcohol”, ha comentado Garaigordobil.

La prevención pasa por cuidar el entorno de los jóvenes en estos cuatro factores: culturales, familiares, escolares y personales. “Es importante definir los límites y saber cuándo se han traspasado”, ha añadido Gonzalo Musitu, señalando la necesidad de llevar una vida sana en pareja y en familia para reforzar la actitud de los niños de cara a posibles situaciones de acoso.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.