www.madridiario.es

Paro en Madrid: algo más que cifras inaceptables

jueves 02 de agosto de 2018, 09:04h

En la región de Madrid son 410.300 las personas desempleadas según la última Encuesta de Población Activa (EPA). Por hacernos una idea del dato, supone el equivalente a la suma de habitantes de Bilbao y Segovia. Aunque las personas desempleadas sean 45.900 menos que en el primer trimestre, las cifras siguen siendo inaceptables, más aún cuando sólo se reduce la cifra en 24.900 personas respecto al mismo periodo de 2017.

La frialdad de los números indica que el empleo se recupera, pero sin superar las consecuencias más graves de la crisis. Es decir, aunque la tasa de paro del primer semestre es del 12,08 por ciento, la más baja desde que comenzó la crisis de empleo, queda lejos del dato de hace diez años (8,67 por ciento).

También la última EPA nos dice que ha crecido la ocupación en 38.500 personas respecto al trimestre anterior, 85.000 en términos anuales, un crecimiento que hay que valorar positivamente. Por contra, si rascamos en los números descubrimos que ha disminuido la calidad del empleo con el aumento de jornadas parciales. Un escenario que siembra la desigualdad, ya que crece el número de mujeres que se acogen a las jornadas parciales (25,5 por ciento), mientras disminuye entre los hombres (13,6 por ciento). A esto hay que añadir el aumento de la temporalidad en 0,3 puntos, siendo de un 21,4 por ciento entre las mujeres.

La Comunidad de Madrid es el mejor y más triste ejemplo que tiene España para demostrar que aunque se haya superado la recesión y el camino de la recuperación económica ya haya echado a andar, la crisis sigue instalada en decenas de miles de familias. Y es que son 214.400 las personas en paro de larga duración (un 52,3 por ciento). De estas, 158.200 padecen la situación de paro desde hace más de dos años.

Asimismo las diferencias entre hombres y mujeres son significativas en la región de Madrid. El desempleo afecta a 211.300 mujeres, el 51,5 por ciento de las personas desempleadas. Es decir, son dos los problemas fundamentales que hacen especialmente inaceptables los resultados de la última EPA: mujeres y paro de larga duración.

Con todo, la fotografía de la situación que se desprende de la Encuesta de Población Activa es similar en todo el Estado. Por una parte crece la pobreza y la desigualdad; por otra parte, aumenta la temporalidad, mientras sigue desaparecido un modelo productivo sólido y crecen los servicios.

La Estrategia por el Empleo de la Comunidad de Madrid, firmada por empresarios, gobierno y sindicatos, está contribuyendo a mejorar estas cifras, tanto en términos absolutos como relativos respecto a otras CCAA, pero se demuestra insuficiente para resolver de forma integral el problema del empleo regional. Hay que cambiar la política económica y de empleo, derogar las reformas regresivas y recuperar lo arrebatado con los recortes.

El Gobierno tiene en su mano variar el rumbo de este modelo sin futuro. Para ello, se impone aumentar la inversión pública y reorientarla hacia la mejora de la calidad y el contenido tecnológico de la producción. La base del nuevo modelo debería pasar por los servicios de alto valor añadido, los servicios a las personas, la rehabilitación en el sector de la construcción, los nuevos empleos verdes y un sector industrial diversificado.

En este contexto se hace imprescindible impulsar a los convenios colectivos el IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) pactado recientemente por las Confederaciones. La filosofía del acuerdo se basa en mejorar los salarios más bajos con un salario mínimo en convenio de 14.000 euros brutos anuales en 2020, lo que podría beneficiar a 2,2 millones de personas.

Además, tal como vengo repitiendo en los últimos años, es necesaria una verdadera reforma fiscal progresiva, lejos de las últimas reformas regresivas que reducen la recaudación y agravan los recortes.

Con todo, y a la vista de la evolución que nos presenta la Encuesta de Población Activa, la prioridad que guíe las decisiones económicas y laborales debe ser la lucha contra la desigualdad y la pobreza. Para combatir estas lacras de la sociedad actual hay que implantar medidas como una Prestación de Ingresos Mínimos como la impulsada por CCOO y UGT.

Jaime Cedrún es secretario general de CCOO de Madrid

Jaime Cedrún

Secretario general de CCOO Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.