www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Rafael Hernando, compositor de zarzuela.
Rafael Hernando, compositor de zarzuela. (Foto: MDO)

La zarzuela se queda huérfana: fallece Rafael Hernando

martes 10 de julio de 2018, 07:56h
Tal día como hoy, hace 130 años, fallecía Rafael Hernando, uno de los padres de la zarzuela madrileña.

Fue uno de los padres de la zarzuela madrileña, aunque su alianza con el resto de los promotores del género -Barbieri, Oudrid, Inzenga y Gaztambide- no salió del todo bien y terminó relegando a Hernando a un modesto -injusto, quizás- rincón en la historia musical de la capital. Hoy se cumplen 130 años del fallecimiento del compositor madrileño Rafael Hernando.

Nacido en Madrid en 1822, Hernando fue un músico precoz. A los quince años ingresó en el Conservatorio de Madrid donde estudió junto a algunos de los grandes: solfeo y piano con Pedro Albéniz, canto con Baltasar Saldoni, composición con Ramón Carnicer i Batlle... No todos los amantes de la música de la primera mitad del siglo XIX podían permitírselo, pero Hernando viajó con poco más de 20 años a París, donde vivía una de sus tías paternas, para perfeccionar sus conocimientos musicales. Allí entabló amistad con Daniel-François Auber, paladín de la ópera cómica francesa, quien le dio su primera oportunidad laboral como director del coro de la Ópera Comique. En la capital francesa dio entonces Hernando sus primeros pasos: estrenó un Stabat Mater y dio a conocer Romilda, una ópera sobre texto italiano.

Su regreso a España fue más empujado que voluntario: la Revolución de 1848 y el mal estado de salud de su padre le trajeron de vuelta a Madrid. Fue entonces cuando Hernando le metió mano a la zarzuela, eso sí, como segundo plato tras una especie de carambola del destino. Tras parir El Ensayo de una ópera, considerada una de las primeras zarzuelas modernas, Cristóbal Oudrid se negó a hacer una ampliación de la partitura. El libretista, Juan del Peral, encargó entonces el trabajo a Hernando, que terminó debutando, con solo 26 años, en la zarzuela. El éxito de la pieza hizo que Peral le proporcionara un nuevo libreto, sobre el que Hernando compuso y estrenó su priemra zarzuela en 1849: Palo de Ciego.

Ese mismo año estrenó Colegialas y soldados, su gran (grandísimo) éxito. El propio Hernando, humildades aparte, consideraba que esta zarzuela suya determinó la forma del género, promovió la empresa teatral y logró la concurrencia asidua de público. En resumen, el compositor solía poner Colegialas y soldados como base de la zarzuela misma en aquella época.

Aprovechando su buena racha, Hernando se unió a Barbieri, Oudrid, Ynzenga y Gaztambide para crear una nueva compañía para la que compuso El duende en 1849, otro éxito incontestable. Los cinco compositores vieron negocio en la zarzuela y, ya en 1851 y junto a Luis de Olona y Francisco de Salas, fundaron la Sociedad Artística para el Cultivo de la Zarzuela, creada para el establecimiento de la zarzuela en España y cuyo máximo exponente fue la obra colectiva Escenas de Chamberí. (Más adelante, en 1856 y ya sin Hernando, inaugurarían un teatro en exclusiva para el género: el Teatro de la Zarzuela.)

Pero la época dorada de Hernando casi terminó en su aportación a aquella pieza coral. Su talento se diluyó entre el de sus compañeros y la Sociedad parecía andar en dos velocidades: la de los prolíficos Barbieri y Gaztambide, y la de Ynzenga, Oudrid y Hernando, que terminaron abandonándola en 1853 al no poder aportar los fondos requeridos en una necesaria ampliación de capital.

Todavía seguiría vinculado al género hasta 1860, cuando compuso su último éxito, El tambor. A partir de entonces centró sus esfuerzos en la animación cultural, la docencia y la difusión, sin apartarse nunca de la música. Desde una segunda línea, siguió viviendo de lo que amaba, como académico en la Academia de Bellas Artes de San Fenando y catedrático en la Escuela Nacional de Música y Declamación, el actual Conservatorio, en el que impulsó importantes reformas gracias al apoyo de Hilarión Eslava y bajo el amparo de la reina Isabel. Sin embargo, terminó siendo separado de la institución mediante una excedencia forzosa por motivos políticos.

Rafael Hernando falleció en Madrid, el 10 de julio de 1888.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.