www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Los refugiados sirios Osama y sus dos hijos llegan a la terminal de llegadas de la estación de Atocha.
Ampliar
Los refugiados sirios Osama y sus dos hijos llegan a la terminal de llegadas de la estación de Atocha. (Foto: Kike Rncón)

Luz en un proceso de acogida sombrío: llegan los primeros refugiados

jueves 24 de mayo de 2018, 08:24h

Millones de supervivientes a los bombardeos de Siria e Iraq iniciaron en 2015 peligrosas travesías por el Egeo o el Mediterráneo en busca de la protección del viejo continente. La Unión Europea ideó entonces un plan de reubicación por los países comunitarios. El 24 de mayo de 2016 llegaron los primeros 20 refugiados a España, de los más de 17.000 que debía acoger. No cumplió y miles de exiliados forzosos continúan abandonados a su suerte.

Demasiadas olas se han tragado las esperanzas de miles de refugiados y quienes han alcanzado las costas helénicas o italianas desde Turquía se han encontrado un segundo infierno: el burocrático. Ante la llamada de socorro de Grecia, que vio desbordar sus campamentos, la Unión Europea (UE) acordó en 2015 la reubicación y el reasentamiento de 160.000 personas en dos años.

Países como Hungría o Polonia se negaron a la acogida. Por su parte, España se comprometió a traer a a 17.337 sirios e iraquís que huían de la barbarie yihadista. El 24 de mayo de 2016 aterrizaban en Barajas los primeros 20: siete hombres, cinco mujeres -una embarazada- y ocho niños que se instalaron en Barcelona, Sevilla y Zaragoza gracias a la colaboración de diversas ONGs.

El plazo marcado por la UE expiró en septiembre de 2017 con un resultado desolador: tan solo 1.980 personas cruzaron la frontera nacional, según datos proporcionados por el Ministerio del Interior. La calurosa bienvenida que parecían brindar a los refugiados ciudades como Madrid, que destinó 10 millones de euros en ayudas, no fructificó.

Madrid, entre la solidaridad y la xenofobia

La Alcaldía de la capital manifestó la oleada de solidaridad que despertó en los madrileños las primeras acogidas. "Se están colapsando los teléfonos y correos electrónicos debido a todas las personas que nos contactan para ofrecernos habitaciones y viviendas y muchos médicos su asistencia", declaró la primera teniente de alcalde, Marta Higueras.

Sin embargo, no todo fueron buenas palabras. Un sector de la población aireó su rechazo a la política de reubicación orquestada por Europa, argumentando su temor a que entre los exiliados se escondiese algún terrorista. Los más radicales se atrevieron a colgar un Españoles Welcome en la fachada del Ayuntamiento para hacer sombra a la mítica y polémica pancarta del Refugees Welcome.

Desde el principio, más luces que sombras. El pasado mes de julio, un centenar de refugiados fueron realojados en Guadalajara tras pasar varios días durmiendo a la intemperie cerca de la mezquita de la M-30.

La crisis de expatriados continúa y se hace extensible a África, donde la vulneración de los derechos humanos empuja a sus habitantes a partir. Entre los nombres propios, el de Giusep, un argelino que escapó de la homofobia de su padre y espera que los cinco idiomas que domina le abran las puertas defintivas a la libertad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.