www.madridiario.es
La cuarta edición de Reinterpretada lleva por titulo Archivo 113 de Alicia Martín, en el Museo Lázaro Galdiano.
Ampliar
La cuarta edición de Reinterpretada lleva por titulo Archivo 113 de Alicia Martín, en el Museo Lázaro Galdiano. (Foto: Javier Bernardo)

Reinterpretada IV. Archivo 113, lo nuevo del Lázaro Galdiano

domingo 18 de febrero de 2018, 11:45h

Desde el 9 de febraro y hasta el 6 de mayo, el Museo Lázaro Galdiano acoge una nueva edición del proyecto Reinterpretada, Reinterpretada IV. Archivo 113, por Alicia Martín, "una exposición muy personal e íntima, es una colección de inquietudes".

El Museo Lázaro Galdiano presenta desde el 9 de febrero y hasta el 6 de mayo una nueva edición del proyecto Reinterpretada, una propuesta ideada por Rafael Doctor Roncero en 2014 para el museo que propone un acercamiento a las obras de la Colección del museo por parte de artistas contemporáneos españoles de extensa trayectoria y proyección internacional.

“Así, no solo la pintura se reinventa a través de la acción del pintor contemporáneo, sino que además el propio museo se expande, sabedor de que la mejor forma de avanzar en el espacio contemporáneo es asumir los riesgos y experimentos que el mundo le ofrece”, explica el comisario del proyecto. Enrique Marty fue el primero de los artistas que participaron en este proyecto. Él investigó la figura de José Lázaro Galdiano, fijando su atención de manera especial en su obsesión por Goya.

Este año se suma al proyecto Alicia Martín (Madrid, 1964) con su original lenguaje plástico en el que los libros ocupan un lugar protagonista y a los que se refiere como objetos que almacena y registra tiempo y espacios, de carácter universal, de esencia antropológica y testigo del pensamiento humano.

Reinterpretada IV. Archivo 113 de Alicia Martín “es una exposición muy personal e íntima, es una colección de inquietudes” en palabras de la comisaria de la muestra Carmen Espinosa, conservadora jefe del Museo Lázaro Galdiano.

“El proceso creativo de la artista siempre parte de una preocupación conceptual, de una intuición. Es decir, del deseo de suscitar en el espectador un inicial impacto visual, perceptivo, del cual, sin embargo, siempre descienden inevitables reflexiones y preguntas sobre nuestro entorno social y cultural y sobre nuestra relación con el pasado, el presente y el futuro”, según señalaba hace algunos años Alicia Martín en una entrevista.ç

La exposición

La muestra abarca todo el museo. En el jardín se emplaza la obra Jardines, enciclopedias que emergen de la tierra reciben al visitante en el Parque Florido.

En la planta primera se mostrará la serie Monólogos, una sucesión de fotografías donde unas manos desgarran un libro –una metáfora de la adicción actual por las imágenes en detrimento de la cultura escrita, según la comisaria– y Retratos de artistas, collages realizados a partir de catálogos de colecciones de arte contemporáneo plegados a golpes sobre sí mismos, atornillados, formando un volumen único y compacto que retratan la identidad - otro de los ejes de Archivo 113– no individual, sino colectiva y que constituyen un retrato de retratos que compartirán espacio con la estupenda galería de los reunidos por José Lázaro.

En la sala 16, ya en la segunda planta, donde se encuentra la colección de bronces del museo, una vitrina se ha quedado vacía para esta muestra; su título, 2306556 cm3, alude al volumen de su interior; las piezas en ella expuestas han quedado repartidas por diferentes vitrinas del museo. Tres obras de la artista bajo la misma denominación, Meteorito, se despliegan en varias salas de esta planta. En la sala 15 se encuentra la obra que sirve de imagen a la exposición, Icono, inspirada en la maravillosa tabla del Salvador adolescente, atribuida a Giovanni Antonio Boltraffio, una escultura con la boca de la figura representada, una alusión a la comunicación.

“La búsqueda de equilibrio también refleja una de las preocupaciones que esta creadora presenta en la exposición”, añade la comisaria de la muestra. Así ha creado ex profeso una instalación, Silla de biblioteca, situada en la Galería de la segunda planta. Esta pieza de mobiliario formó parte del comedor de gala de Parque Florido que acogió en las primeras décadas del siglo XX fiestas y banquetes a los que acudían miembros de la alta sociedad madrileña. Posteriormente, la sillería de este comedor se utilizó en la sala de lectura de la Biblioteca Lázaro Galdiano, hasta 1997, para acomodo de los lectores que venían a consultar sus fondos bibliográficos y documentales.

Finalmente, en la tercera planta, en la sala de armas, se expone Apéndices.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.