www.madridiario.es

ENTREVISTA

Entrevista a Nieves Herrero
Ampliar
Entrevista a Nieves Herrero

Nieves Herrero: “Siempre he animado a mis hijas para que sean “alumnas llave”, es decir, alumnas que abrieran puertas a favor de quien estaba siendo acosado”

Por MDO
jueves 16 de noviembre de 2017, 12:21h
Por su interés informativo, Madridiario reproduce la entrevista que Emilio Díaz, responsable de Comunicación y Relaciones Institucionales Escuelas Católicas de Madrid, realiza a la periodista Nieves Herrero. Su experiencia educativa, la innovación pedagógica y el acoso escolar son algunos de los asuntos que se plasman en la entrevista.

No es fácil “palabrear” a quien “palabrea” y además lo hace tan bien: en el periodismo, en la literatura o entre la puerta y los tornos de acceso de la radio Onda Madrid (por cierto, un viejo conocido), donde Emilio Díaz tuvo oportunidad de entrevistarla. Y no es fácil, porque las grandes voces que en nuestro país se han dedicado toda su vida a informar y, por consiguiente, a formar a la población contienen ese número infinito de palabras que, sin querer, nos resume al resto. Por tanto, todo dicho. Aunque si me gustaría subrayar “respeto” y “admiración”, no tanto para que queden escritas, sino con la intención de que también, desde aquí, Nieves Herrero las pueda leer.

Eres periodista, pero sobre todo madre,valóranos tu experiencia educadora
Mis hijas ya han pasado el periodo de escolarización, ahora viene el de “masterización”. Una ya está incorporada a la vida laboral y la otra aún está estudiando. ¿Cómo he sido como madreeducadora? Como no tenemos ningún manual que nos enseñe… He sido una madre bastante implicada en la Educación de mis hijas; me he preocupado mucho de que tuvieran una formación bilingüe y dedicada al ser humano… de hecho siempre hemos participado en acciones solidarias… He dialogado mucho con mis hijas, intentando adelantarme a los tiempos, para que estuvieran preparadas para “la jungla”. Y ellas han sido muy buenas estudiantes. Si bien es cierto, en casa hemos tenido mucho ambiente de estudio. Incluso yo me puse a estudiar Derecho cuando ellas también estudiaban.

¿Así que el colegio complementa pero tú eres la educadora?
El colegio me ha ayudado mucho y mis padres, sus abuelos, han sido fabulosos en todo este proceso educativo. Yo no tuve la suerte de contar con la figura de mis abuelos y eso es una carencia…

“El derecho de elección es lo más democrático y lo más socializador que hay”

Vayamos a temas concretos: deberes ¿pro o anti?
Totalmente pro. Fijaos si soy pro que en vacaciones yo me compraba los libros para seguir reforzando. Pero es verdad que, en mi casa, estudiar ha sido una diversión. A mí me
enseñaron con el método Montessori, basado en aprender jugando, y yo a mis hijas las he intentado transmitir lo mismo. Todo ha sido muy sencillo hasta que llegaron a Bachillerato, donde no estoy muy conforme con la formación que se recibe, porque creo más en la participación y el trabajo en equipo que en el examen. Como profesora creo que el día a día del alumno, su trabajo, su implicación... debería ser más valorable que un examen.

¿Te sitúas más en la línea de la innovación pedagógica?
Sí, pero con esfuerzo. Sin esfuerzo no hay conocimiento. A mí el niño blandito no me gusta nada. Yo nunca he ido a un profesor a decirle que le suba la nota a mi hija, sino todo lo contrario, porque quiero que aprenda. Por eso me he posicionado siempre del lado del profesor.

¿Ves muchas diferencias entre la Educación de tus hijas, la tuya y la actual?
Bueno es que mis colegios eran súper innovadores. Hasta los 11 años estuve en un colegio que utilizaba el método Montessori y después fui a las Mercedarias. Mis monjas eran unas cracks, eran muy jóvenes, muy innovadoras… ¡Yo recuerdo que hacíamos clases de cine! Eso me marcó hasta el punto de decantarme por el mundo del periodismo y la imagen. Mis monjas eran unas personas fabulosas con las que sigo hablando y, de hecho, cuando me casé, el ramo de novia se lo llevé a ellas.

Entonces no hay tanta diferencia entre la Educación de antes y la actual…
Creo que mis hijas han jugado poco, desde luego, menos que yo y eso me agobiaba. Los niños de ahora tienen tanto programado que no les dejamos espacio ni para aburrirse. El otro día me decía Agatha Ruiz de la Prada y con razón: “Yo mis mejores ideas las he tenido cuando estaba aburrida”. Es que es cuando nos paramos a pensar…

“Los niños de ahora tienen tanto programado que no les dejamos espacio ni para aburrirse”

Un tema muy actual: ¿tablets o libros de texto?
Yo, perdóname, pero donde esté un libro subrayado… Soy muy prolibro. Pensad que soy autora. En este sentido, me resulta muy curioso cuando me encuentro con mis libros de adolescente -por aquel entonces leía mucho a Unamuno- ver lo que subrayaba y darme cuenta de que ahora me interesa más aquello que dejé sin subrayar.

Respecto a otro tema del que se habla mucho: acoso escolar. ¿Qué hacemos?
Creo que es de extrema gravedad. Deben implicarse profesores, que tienen que estar más alerta de lo que pasa en su clase, pero también padres. Yo hablando con mis hijas he detectado inmediatamente que ocurría algo con algún alumno y siempre las he animado para que sean “alumnas llave”, es decir, alumnas que abrieran puertas a favor de
quien estaba siendo acosado, incluso, a veces, enfrentándose a la clase. De ese modo se han frenado muchos bullying. Yo creo que esto es muy importante y es la familia quien ha de fomentar que haya estos “alumnos llave”.

Otro tema polémico y actual: ¿la escuela puede adoctrinar?
Sí. La elección de la escuela no debe estar condicionada por la cercanía, sino por la Educación que se imparte. Hay que investigar quién está detrás en cada centro, para saber hacia dónde quiere dirigirse, cuáles son sus perspectivas y objetivos. En un colegio se puede hacer un daño terrible a un niño o abrirle el mundo.

Has hablado de elección, ¿estás a favor, por tanto, del derecho a elegir?
Totalmente. Elegir entre público o concertado, religioso o laico... es nuestro derecho. Estoy absolutamente a favor de la libertad de decidir lo que creo que mi hijo necesita. Es lo más democrático y lo más socializador que hay.

¿Cómo ves la ubicación de la escuela católica?
Fundamental. Es esencial para que el ser humano se construya, en base a ese “algo más” que está por encima. Creo que gracias a la formación religiosa soy más empática, pienso más en los demás, y me preocupa más el ser humano. Sinceramente, la Educación para la Ciudadanía se queda corta, y una buena formación religiosa en el colegio aporta unos valores que si se dejan para después no se aprenden.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios