www.madridiario.es
El escultor Óscar de Julián nos muestra su trabajo de esculturas bajo encargo de porcelana con cenizas de fallecidos.
Ampliar
El escultor Óscar de Julián nos muestra su trabajo de esculturas bajo encargo de porcelana con cenizas de fallecidos. (Foto: Kike Rincón)

Esculturas del más allá: arte con cenizas de difuntos

martes 31 de octubre de 2017, 08:26h

Las cenizas de incineración de una persona fallecida pueden reposar en una urna, en un rincón elegido por la familia del difunto, en una planta y por qué no, en una escultura. Esta alternativa creativa y emocional es la que lleva desarrollando el escultor Óscar de Julián desde hace muchos años en Madrid. Hasta su taller nos hemos desplazado para conocer como esculpe el más allá a petición de las familias.

En un pequeño taller de Madrid, el escultor Óscar de Julián modela los encargos que ha recibido en las últimas semanas. Concentrado y como si se hubiese conectado con la energía de la persona fallecida, esculpe con delicadeza cada milímetro de esa escultura que se convertirá en una valiosa pieza para las familias. Cuando llegamos, con mucho cuidado posa sobre la mesa sus herramientas de trabajo y nos dedica una pausada sonrisa como si en ese momento saliese de un profundo trance que solo él sabe explicar. Una pasión escultórica que junto con la taurina, son las únicas capaces de abstraerle hasta de la realidad más cruda.

La propuesta de este escultor colombiano, que lleva en España más de veinte años, no es otra que ofrecer un homenaje diferente a los que ya no están en este mundo, transformando sus cenizas en porcelana, lo que se conoce como neoescultura: "Las familias que me encargar las esculturas me cuentan cosas acerca de la persona fallecida, anécdotas, aficiones o formas de ser. En ocasiones me proporcionan incluso fotos", explica Óscar de Julián. "Con todo el material más los deseos de la famlia acerca del tipo de escultura, con mucho respeto moldeo la figura para conservar esa pequeña parte del ser querido que ha fallecido", añade.

Todo comenzó cuando el hijo del escultor murió el mismo día que nació. En ese momento, De Julián se encontraba en Bogotá, lejos de donde vivía su pareja en aquellos momentos. Cuando se enteró que su bebé había fallecido, inició un largo viaje a Pereira que le llevo tres días de angustia y tristeza. Cuando finalmente llegó a la tumba de su descendiente, no quedaba nada: "Habían robado todo, la lápida, el cuerpo, no quedaba nada de mi hijo". Esta trágica vivencia en la que solo quedó el recuerdo de un hijo que jamás llegó a conocer, le hizo replantearse algunos conceptos vitales: "Si hubiera encontrado los restos y huesos, los hubiese guardado para fundirlos con cerámica y así haber conservado esas cenizas para el resto de los días". La pérdida de su hijo coincidió con los estudios que estaba realizando en ese momento -protésico dental- sobre la composición de pastas chinas y huesos de animales. "Aquí es donde comenzó todo", recuerda aún con un gesto de tristeza al echar la vista atrás.

La neoescultura es un procedimiento en el que se procesan las cenizas de incineración de seres humanos y también de animales. Cuando las cenizas llegan a manos de Óscar de Julián, comienza un proceso de limpieza: "Las limplio químicamente porque cuando salen de los crematorios vienen muy contaminadas con metal o materiales refractarios de los hornos". Una vez conseguida la pureza deseada, el escultor crea una porcelana de huesos a la que llega con la mezcla de diversos productos. "Una porcelana de huesos única en el mundo", asegura el artista. "El fosfato de calcio, un componente de los restos, es uno de los elementos de la porcelana con la que elaboro las esculturas", detalla.

Esta propuesta escultórica es más que un lenguaje y expresión artística que tiene que ver más con la vida que con la muerte. La neoescultura adquiere matices espirituales e intenta 'romper moldes'. Aunque en España la muerte continúa siendo un tema tabú, en otros países como del que procede Óscar es parte de la vida, "con lo que se convive cada día". A pesar de las reticencias, lo cierto es que han sido muchas las cenizas que han llegado hasta sus escultóricas manos para encontrar una segunda vida. Y así ha sido. Todavía recuerda a los padres de Mayte, una joven española: "Sus padres esparcieron unas pocas de cenizas en el mar Mediterráneo pero guardaron otras para verlas transformadas en una bella escultura que ahora guardan en una urna de cristal". Otro caso que recuerda con cariño es el de Laura, una niña que falleció en Colombia a los once años. Sus cenizas le fueron enviadas para convertirse en una pequeña niña vestida de bailarina que sujeta con esmero cuidado un hombre de rostro sereno y tranquilo: "Así conservamos, con esta hermosa escultura de porcelana, una pequeña parte de esta niña fallecida".

En la actualidad, el escultor que moldea el 'más allá' trabaja en el ángel de Érica, en la de un hombre que sujeta en brazos a su hijo y en seis rosas realizadas con las cenizas de la madre y hermana del torero César Rincón, con el que mantiene una buena amistad desde hace muchos años. Con el matador ha compartido ruedos y pases de muletas en capeas y novilladas en las que el creador de la neoescultura ha dado rienda a su pasión taurina. Unas rosas cuyos destinatarios serán varios familiares de Rincón.

Y muy cerca de estos modelados, unos jinetes de unos cincuenta centímetros de alto dominan la escena. Componen el molde que albergará las cenizas del artista colombiano y las de su pareja. "El que primero fallezca, descansará aquí, en esta escultura", confirma, junto a la lápida que ya ha sido encargada en el cementerio de La Almudena. Una decisión un tanto macabra pero si tenemos en consideración el significado de la muerte en su vida, no resulta tan extraño y hasta parece natural que quiera guardar sus propios restos en una obra de arte creada por él.

De la neoescultura al cine

De las manos del escultor no solo han emergido escultóricas imágenes. Óscar de Julián también da dado vida a importantes piezas que han formado parte de películas como El Reino de los Clielos o Tirante el Blanco, donde además participó de figurinista de vestuario de Yvonne Blake creando joyas de los personajes. Los fantasmas de Goya fue otra de las historias cinematográficas en las que participó con la medalla de la inquisición que llevaba colgada el actor Javier Bardem en la película. Buen viaje excelencia y La herencia de Valdemar también forman parte de la trayectoria del escultor en el cine: "En esta última película aparece una escultura de un ángel que es también portada del cartel promocional de la película". Su experiencia en atrezzo le ha llevado a diseñar armaduras, báculos y todo tipo de elementos para ambientar las películas de acuerdo a lo que piden los guuionistas: "Para diseñar las armaduras del ejército que me pidió Vicente Aranda me documenté para que las escenas queden lo más reales posible".

Hace unos meses comenzó a preparar la estatuilla honorífica que la semana pasada fue entregada a Narciso Ibáñez Serrador en el Festival Internacional de cine fantástico de Madrid 'Nocturna'. Una cita anual para exhibir las novedades del cine de fantasía, terror y ciencia ficción. "Es un honor haber diseñado y modelado la estatuilla", reconoce orgulloso.

Pero no solo el cine ha sido testigo de su maestría. El Museo de Cera también ha solicitado su trabajo para realizar los bustos del rey Juan Carlos y del futbolista Raúl. Y los García, los simpáticos muñecos de plastilina protagonistas de la campaña televisiva para impulsar el euro, también fueron creados por él.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Esculturas del más allá: arte con cenizas de difuntos

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    7224 | Jhonny Patricio Insuasty Rivadeneira - 31/10/2017 @ 13:19:23 (GMT+1)
    Indudablemente es un Escultor que se atrevió a demostrar por encima de conceptos encontrados,que el arte bien hecho puede "inmortalizar" a un ser humano a través de sus restos. FELICITACIONES MAESTRO y adelante

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.