www.madridiario.es

¡Enhorabuena, ya eres casi médico!

viernes 15 de septiembre de 2017, 19:08h

Los médicos, los enfermeros, inseparables compañeros de batalla que luchan por un mismo objetivo: El paciente. Los primeros lo hacen curando, los segundos cuidando.

No les voy a decir que son profesiones fáciles, pero tanto los unos como los otros creo que adoramos nuestro trabajo, somos unos de los pocos que vemos: nacer, crecer y morir. Y no me refiero sólo a personas, vemos nacer, crecer y morir a la salud, a la enfermedad, a la alegría, a la tristeza, a la esperanza, a la angustia, al dolor, al sufrimiento, al odio o al amor por uno mismo o por los demás,… Y eso para mí, permítanme que les diga desde mi subjetividad: es una suerte.

En la universidad nos entrenan para aumentar la cantidad y la calidad de vida. Cuando no estén enfermos, evitaremos que enfermen. Si lo hacen, intervendremos para que el diagnóstico y el tratamiento se lleve a cabo lo más pronto posible, no queremos que tengan complicaciones.

Les cuento todo esto porque quiero que conozcan nuestro trabajo, que diferencien a la enfermería de la medicina, pero que no las separen del todo. Quiero que sepan que los médicos intentarán curarles, y nosotros mientras les cuidaremos. Cuidarles significa que nos preocuparemos por usted y le valoraremos íntegramente para detectar y suplir las necesidades que tenga en todo momento. Nos encargaremos de darle un buen apretón en la mano, de lavarle, hidratarle o de darle los buenos días, le daremos de comer si la cuchara ha empezado a pesar demasiado, le administraremos su tratamiento, le curaremos, y si hace falta le reanimaremos. Hay a veces que les decimos hasta luego y otras desafortunadamente hasta siempre, aliviando su dolor e intentando hacer lo mismo con su sufrimiento.

Quiero que conozcan nuestro trabajo porque hace unos días alguien cercano y sin el menor ánimo de ofenderme me dio la enhorabuena porque ya era casi médico.

Les mentiría si les dijera que no me molestó que me dijeran ‘’casi médico’’ porque no he estudiado medicina y mi especialidad no es ‘’casi curar’’, sino cuidar. Pero de esto, ustedes no tienen la culpa.

Queridos compañeros: algo estamos haciendo mal.

La gente (a excepción de pacientes, ciertos profesionales sanitarios y nosotros mismos) no sabe lo que hacemos. Saben que ponemos vendas, apósitos, que curamos heridas o que incluso ¡sacamos sangre! pero nada más. Y es aquí cuando nos quejamos de que la enfermería está infravalorada y es poco admirada.

Llegados a este punto, me gustaría citar a Aristóteles quien decía que ‘’ somos lo que hacemos cada día, de modo que la excelencia no es un acto, sino un hábito’’.

Si por cada enfermera que realiza el hábito de cuidar, otras muchas sólo pinchan, curan heridas, ponen vendas y sacan sangre, será lo que seguirá conociendo la gente. Recordad que hacer sólo eso no es saber hacer enfermería ni ser enfermera.

Hoy quiero soñar y creer que podemos alcanzar la excelencia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.