www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Congreso de los Diputados, leones de la entrada.
Ampliar
Congreso de los Diputados, leones de la entrada. (Foto: Juan Luis Jaén)

A Ponzano le mató la superstición

viernes 15 de septiembre de 2017, 08:01h
El escultor Ponciano Ponzano, conocido por ser muy supersticioso, quiso tentar a la suerte y esculpió los leones del Congreso de los Diputados a pesar de que cincelar animales era un signo de mal fario y se dice que fueron Daoíz y Velarde los que le llevaron a morir el 15 de septiembre de 1877.

Ponciano Ponzano, natural de Zaragoza, vivió desde bien pequeño ligado al mundo del arte. Su padre era conserje en la Real Academia de Bellas Artes de San Luis de la capital maña, lo que le abrió las puertas al mundo de la escultura. El escultor José Álvarez Cubero se fijó en él cuando solo tenía 13 años y consiguió que Ponzano entrase en 1828 en la madrileña Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Cuatro años después de su viaje a Madrid, ganó un concurso que le llevó a terminar sus estudios en Roma, donde acabó consagrándose como escultor. Su obra ‘Ulises reconocido por Euricles’ tuvo una crítica tan buena por parte de la Academia que en 1838 fue nombrado académico de mérito.

La huella de Ponzano en Madrid

Nombrado escultor oficial de la Corte de Isabel II, Madrid está lleno de obras del autor aragonés. Dentro del Panteón de Hombres Ilustres, en su patio, se encuentra el ‘Monumento de la Libertad’, esculpido en 1853. Esta estatua similar (y anterior) a la famosa que reside en Nueva York, corona un mausoleo en el que descansan los restos de varios políticos como Mendizábal o Argüelles.

Paseando por la capital encontramos más trabajos del escultor. En la fachada de la iglesia de San Jerónimo el Real podemos ver el ‘Nacimiento de la Virgen’ (1859), de estilo neogótico. En el zaguán de la Casa Museo de Lope de Vega puede visitarse el monumento mural a Fray Lope Félix de Vega Carpio (1862), encargado al artista por parte de la Real Academia gracias a una sugerencia de Mesonero Romanos.

Pero sin duda, sus obras más famosas se encuentran en el Congreso de los Diputados. El frontón, que data de 1848, representa en una composición alegórica los ideales del siglo XIX: España abrazando la Constitución acompañada de un cortejo de figuras como la Abundancia, la Paz, el Valor, la Fuerza, la Justicia, las Ciencias (Astronomía, Poesía y Matemáticas), las Bellas Artes (Escultura, Pintura y Arquitectura), el Comercio y la Agricultura.

Los leones del Congreso le dieron mala suerte

Ponzano tenía fama de supersticioso, tozudo e irónico y siempre se había negado a esculpir animales en mármol porque creía que daba mala suerte. Su concepción por esta idea cambió cuando le propusieron esculpir los leones del Congreso de los Diputados tras ganar el concurso de la obra de Las Cortes.

Los primeros leones fueron esculpidos en yeso, pero tras ser desgastados por las inclemencias del tiempo se decidió fundir el bronce de los cañones tomados en la guerra de África y con ese material se creó a Daoíz y Velarde.

Al poco tiempo de comenzar los leones, Ponciano Ponzano falleció –el 15 de septiembre de 1877– tras atragantarse con una uva, lo que dio pie a creer que la mala suerte se ensañó con el escultor tras prestarse a crear no uno, sino dos animales.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.