www.madridiario.es
Mecanismo interno del reloj de la Puerta del Sol y el relojero que se encarga de su mantenimiento.
Ampliar
Mecanismo interno del reloj de la Puerta del Sol y el relojero que se encarga de su mantenimiento. (Foto: Kike Rincón)

Los relojes recuperan este domingo el horario de verano

viernes 24 de marzo de 2017, 08:23h
La madrugada de este domingo 26 de marzo toca cambio de hora: a las 2 son las 3.

Este domingo 26 de marzo se realiza el primer cambio de hora del año. Durante la noche del sábado al domingo se tendrán que adelantar los relojes: a las 2 pasarán a ser las 3 (una hora menos en Canarias).

Este cambio de horario hará perder una hora de sueño a todos los madrileños, pero con él se aprovechan más las horas de luz del día y se pretende ahorrar electricidad.

Un cambio de hora con historia
El cambio de horario se remonta a la década de los 70, cuando se produjo la primera crisis del petróleo. Entonces, algunos países decidieron adelantar sus relojes para aprovechar mejor la luz solar. No obstante, los orígenes del horario de verano (o DST 'Daylight saving time', por sus siglas en ingles) se remontan mucho más atrás y hay historiadores que recuerdan que las clepsidras o reloj de agua de los romanos tenían diferentes escalas en función del mes del año que fuera.

Así, en la latitud de Roma, la tercera hora tras el amanecer, la hora tertia, empezaba (usando el horario moderno) a las 09:02 y duraba 44 minutos en el solsticio de invierno, pero en el de verano comenzaba a las 06:58 y duraba 75 minutos, según relata el historiador Jérôme Carcopino.

Mucho más cercano, otro de los antecedentes del moderno horario de verano se remonta al 30 de abril de 1916, cuando, en mitad de la Primera Guerra Mundial, el gobierno alemán decidió que todos los relojes se adelantaran una hora para reducir el uso de luz artificial y ahorrar energía. Dos años más tarde y, con el mismo propósito de ahorrar energía en el marco de la Primera Guerra Mundial, el presidente estadounidense Woodrow Wilson firmó un decreto en 1918 para adelantar la hora. No obstante, todas estas iniciativas fueron revertidas una vez que acabó la guerra. No fue hasta la década de los años cuarenta, con los precios de la energía aumentando, cuando el 'horario de verano' se institucionalizó en muchas partes del planeta.

Según un estudio realizado por la Comisión Europea en 1999, esta medida tiene impactos positivos sobre el ahorro y beneficia a sectores como el transporte y las comunicaciones, a la seguridad vial, las condiciones de trabajo, la salud, el turismo y el ocio.

Según el IDAE, dependiente del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, el potencial de ahorro en iluminación en España puede llegar a representar un 5 por ciento de nuestro consumo eléctrico, lo que equivale a unos 300 millones de euros. De esa cantidad, 90 millones corresponden al potencial de los hogares, y suponen unos seis euros por hogar. Los 210 millones de euros restantes se ahorran en los edificios del sector servicios y en la industria.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.