www.madridiario.es
Hospital Carlos III
Ampliar
Hospital Carlos III (Foto: Juan Luis Jaén)

Sanidad vigila a 190 personas por contacto con los dos afectados por fiebre hemorrágica

jueves 01 de septiembre de 2016, 08:18h

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha confirmado dos casos del virus de fiebre hemorrágica Crimea-Congo, tras recibir, por parte del Centro Nacional de Microbiología, los resultados de las analíticas de los dos pacientes en estudio. En este momento, se está determinando el nivel de riesgo de 190 personas que han tenido contacto "muy estrecho" con los pacientes, más de 100 son personal sanitario. Todos ellos recibirán un seguimiento vigilado durante los 21 días siguientes desde el día en el que tuvieron contacto. En los casos con mayor exposición a fluidos de los pacientes se ha determinado inicialmente el aislamiento domiciliario.

Según ha informado el consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos, en rueda de prensa, los casos detectados en Madrid serían los primeros de Europa Occidental con carácter autóctono, no importado de otro ámbito geográfico.

El primero de los pacientes, un varón de 62 años, falleció el pasado 25 de agosto en el Hospital Universitario Gregorio Marañón, tras haber sido atendido inicialmente en el Hospital Infanta Leonor. Este paciente fallece "realmente" por fracaso hepático. "Estaba pendiente de un trasplante hepático", ha comentado César Pascual, director General de Coordinación de Asistencia Sanitaria. "Ésta fue la causa por la que se le mando al Hospital Gregorio Marañón", ha añadido.

La segunda paciente, una enfermera de la UCI del Hospital Infanta Leonor que atendió al primero, fue trasladada en la noche de este miércoles en una UVI móvil del SUMMA 112 a la Unidad de Aislamiento de Alto Nivel del Hospital La Paz-Carlos III, con todas las medidas de aislamiento protocolizadas para estos casos. Está recibiendo el tratamiento previsto para este tipo de patologías.

La paciente, que evoluciona "estable", ligeramente a mejor a lo largo de la noche, presenta un cuadro típico de este tipo de enfermedades: fiebre inespecífica, dolores y pequeñas manchas de sangre en las extremidades y el tronco. Además, sufre una "leve dificultad respiratoria". Tanto ella como sus familiares han sido informados de las características de su proceso.

Todo apunta a que el origen de la enfermedad en el primer caso está en la picadura de garrapata que refirió el propio paciente “tras una excursión a la sierra de Ávila”, como ha comentado el consejero. "El caso es tan excepcional que la situacion clinica de este paciente no se sospechó". La alerta y la sospecha clinica aparece con el segundo caso.

El segundo caso, la enfermera del Hospital Infanta Leonor, pudo contagiarse al estar en contacto con sus fluidos mientras lo atendía en la UCI. Las medidas de seguridad establecidas para el paciente eran las estándar ya que en ningún momento se sospechó que pudiera tener esta enfermedad.

Tras identificar en la enfermera síntomas similares al primer paciente, sus propios compañeros del Infanta Leonor comunicaron a la Dirección General de Salud Pública la posibilidad de estar ante un tipo de fiebre hemorrágica, por lo que se activaron los protocolos adecuados de aislamiento y control. Ambos casos se han diagnosticado a la vez. Han sido confirmados en la mañana de este jueves.

"Lo que sabemos es que cuando se contagia una garrapata estaría relacionado con la exposición a otro vertebrado, normalmente se habla de la exposición a aves migratorias. Esto es lo que tiene que estudiar o determinar el Ministerio", ha agregado el consejero. "El Ministerio de Sanidad ya se ha puesto en contacto con la Junta de Castilla y León y se han activado los protocolos necesarios".

Sánchez Martos ha querido tranquilizar a la población "Me gustaría transmitir un mensaje de tranquilidad, no hay motivo de alarma en absoluto. Está todo controlado". “Hay muy poca probabilidad que pueda volver a pasar", ha asegurado. Este tipo de fiebre tiene una mortalidad que puede oscilar entre el 10 y 40 por ciento.

Desde la Consejería han informado que se ha puesto en marcha ha puesto en marcha un Gabinete de Seguimiento y un Comité Técnico de Expertos, integrado por profesionales de la propia Consejería, del Ministerio de Sanidad y expertos universitarios. Además, han asegurado que se informará diariamente de la evolución de la paciente y de las 190 personas que han tenido contacto.

Satse afirma que se han tomado medidas para garantizar la seguridad del personal

El Sindicato de Enfermería, SATSE Madrid, afirma que "se han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad del personal que ha mantenido algún tipo de contacto con las personas afectadas, así como la limpieza y esterilización de las zonas donde han sido tratados estos pacientes".

No obstante, desde SATSE Madrid se han reclamado "instrucciones pormenorizadas, dirigidas a todo el personal sanitario del SERMAS, para la detección de la patología, con el objetivo de que se minimice cualquier riesgo de contagio".

El Ministerio de Sanidad activa protocolo de coordinación entre Comunidades

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha activado el protocolo establecido por la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica para fiebres hemorrágicas virales y ha puesto en marcha los mecanismos de coordinación con todas las comunidades autónomas.

En 2003 el pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), en el que están representados Sanidad y las comunidades, aprobaron el primer 'Protocolo de Fiebres Hemorrágicas Virales' con el objetivo de determinar la vigilancia clínico-epidemiológica de fiebres en viajeros que proceden de áreas endémicas, valorar el riesgo y la categorización de los pacientes y definir como debe llevarse a cabo el transporte, hospitalización y tratamiento de pacienteso confirmados o sospechosos, entre otros aspectos. El virus Crimea-Congo pertenece a la familia Bunyavirus y es causante de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, según recuerda Sanidad. Este virus tiene un ciclo natural en garrapatas que actúan como vectores y cuyo reservorio principal son rumiantes silvestres y domésticos. La enfermedad es endémica en África, los Balcanes, Oriente Medio y Asia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios