www.madridiario.es
Diputados y senadores socialistas invitados a la sesión de investidura de Rajoy aplauden la intervención de Sánchez
Ampliar
Diputados y senadores socialistas invitados a la sesión de investidura de Rajoy aplauden la intervención de Sánchez (Foto: Congreso de los Diputados)

La investidura marcada por la hemeroteca: ¿quién es más 'corrupto'? ¿Rajoy o Sánchez? ¿quién se contradirá más?

martes 30 de agosto de 2016, 12:06h
Hay ya muchas referencias habituales a lo maldita que puede llegar a ser una hemeroteca para un político. Pero la verdad es que hoy en día ni siquiera es necesario con Internet, ya que cualquier usuario puede encontrar noticias respecto a algún hecho o acontecimiento pasado que le interese. En el caso de las últimas dos sesiones de investidura, la de Pedro Sánchez en la primavera pasada y la que hoy empieza con Rajoy como protagonista, tendrán mucho que comentarse gracias a la hemeroteca.

Y es que sin ir más lejos, Mariano Rajoy, quien ahora clama para que se le permita gobernar desbloqueando la situación de minoría, dijo de Pedro Sánchez cuando el socialista intentó ser investido presidente con votos tanto de Ciudadanos como de Podemos que "su fiesta" había llegado "al final" porque había perdido las elecciones y que, al presentarse a la investidura sabiendo que difícilmente la obtendría, había hecho "perder a todos el tiempo", generado "falsas expectativas" y "defraudado".

"Ha puesto las instituciones al servicio de su supervivencia y eso también es corrupción", llegó a decir, ya en un tono más grave. "Todo esto ha sido un fraude, un engaño, una farsa, insisto, una farsa", añadió. Ahora Rajoy, exactamente, se presenta a una sesión y posterior votación de investidura siguiendo las mismas huellas que ya dejó Sánchez al caminar su propia senda tras aceptar el reto del rey, cuando le propuso como candidato al tener apoyos parlamentarios significativos.

Pero, en general, toda la argumentación del PP se vendrá abajo por su propio peso. Pedirá la abstención del PSOE porque al tener un acuerdo de investidura con Ciudadanos, considera que los socialistas estarían en contra de una mayoría más que aceptable y suficiente como para formar gobierno, aunque sea todavía escasa, de 170 escaños (este martes se ha sumado oficialmente Coalición Canaria). Sánchez tendrá fácil argumentar su 'no': en marzo, con el mismo peso, argumentó que contaba con apoyos como para haber formado gobierno con el mismo socio que ahora luce el PP, Ciudadanos.

Rivera y su difícil postura

Quien sin duda tiene aún más complicado su papel es Rivera, por mucho que desde su partido y algunos sectores se esté queriendo lucir al joven líder de Ciudadanos como un político estadista que lucha por un bien común, salvando diferencias entre partidos. La realidad es otra: tras las elecciones de diciembre negó categóricamente poder realizar acuerdos con Rajoy si era quien liderara a un PP lleno de casos de corrupción y que no apostaba por la regeneración democrática en nuestro país. Además, llegó a un pacto con el PSOE con el que sentía muy a gusto y que ambos partidos lucieron con mejores sonrisas de cara a la galería que ahora lo hace con el PP.

Por último, después de las segundas elecciones, las de junio, repitió aún más alto que nunca apoyaría a Rajoy como presidente, y que esperaba que bien el PP le diera el relevo de manera interna o que un candidato independiente liderara un Ejecutivo de excepción para salvar la situación. Ciudadanos y Rivera se agarran a un clavo ardiendo con Sánchez, recordándole que si ya llegó a un pacto en el pasado, debería ahora también sumarse a éste, pero realmente no es sostenible tal argumento, ya que son muy diferentes ambos acuerdos.

La vieja promesa de enterrar políticamente a Rajoy y todo lo que su generación había hecho durante décadas en España se queda aparcado y ahora Ciudadanos ha apoyado explícita y públicamente a un presidente en funciones para que siga en el cargo ya como presidente reelegido. Aunque lo dijo en varias ocasiones, especial peso tuvo nada más acudir a las urnas, cuando gritó a los cuatro vientos: "No vamos a hacer presidente a Rajoy con nuestros 3,2 millones de votos".

En diciembre afirmaba cosas tales como: "No vamos a firmar un pacto de legislatura (...) no queremos que sigan los mismos (...) nunca lo van a hacer con nuestro apoyo". Durante la última campaña, concretamente el día 16 de junio, sostuvo con fuerza: "Los votos de Ciudadanos no van a apoyar a quien pactó con Bárcenas". Pero fue a más: "Hablaré con el PP pero no con quien cobró de Bárcenas". Como es sabido, Rivera negoció directamente con Rajoy los últimos flecos del acuerdo para que no se bloqueara.

Coalición Canaria y la hemeroteca

Menos daño hace la hemeroteca en el caso de Coalición Canaria, aunque sí hay contradicciones. Este martes ya ha hecho oficial que Ana Oramas, la única diputada reelecta por parte del partido insular, votará 'sí' a la investidura de Rajoy, cuando nada más celebrarse las elecciones de junio no lo tenía tan claro y, como mucho, se comprometía a abstenerse. Además, Oramas vaticinó que Rajoy no conseguiría ser investido en el primer intento y que, en una segunda ronda, el PP le relevaría para que se llegue a un acuerdo con el PSOE. "Habrá gobierno del PP en coalición con Ciudadanos y con apoyos puntuales del PNV y de nosotros", llegó a afirmar la canaria.


- Los jueces bendicen el acuerdo PP-Ciudadanos y añaden más presión al PSOE

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.