www.madridiario.es

Más allá de la conciliación, la corresponsabilidad es el reto

lunes 06 de junio de 2016, 13:26h

“Hoy hablamos de mujeres y hombres. De hombres y mujeres que día a día se enfrentan a su realidad cotidiana, donde persiste el reparto desigual de las tareas y las responsabilidades. Hoy hablamos de mujeres y hombres. De hombres y mujeres.

Hoy hablamos de mujeres. De heroínas anónimas que siguen cuidando de los hijos, que asumen como propias todas las actividades relacionadas con el trabajo de la unidad familiar, que siguen sufriendo el mito extendido en el mercado laboral de que son ellas, las mujeres, las que limitan el rendimiento y la competitividad en las empresas.

Hoy hablamos de hombres. De héroes anónimos que siguen viviendo en silencio la inexistencia de la corresponsabilidad, cuando el silencio no es una opción, porque la pasividad tampoco es una opción, porque la corresponsabilidad dista hoy mucho de ser una realidad.

Hoy hablamos en definitiva de diversidad. De diversidad en amplio espectro. De diversidad de género, de diversidad de modelos familiares, de diversidad como un valor en el desarrollo de las empresas, de diversidad en las políticas públicas.

Hoy hablamos de asumir la diversidad humana como un valor”.

Intervención de Tomás Marcos, en pleno Asamblea de Madrid.

Estado de la cuestión

Asistimos a un nuevo ideal de familia, la familia igualitaria o simétrica, cónyuges con empleo remunerado y compartiendo las tareas domésticas. Sin embargo, también es un hecho, en las prácticas sociales, que en la realidad de las familias persiste el reparto desigual de tareas y responsabilidades entre hombres y mujeres. Entre mujeres y hombres.

Cuando profundizamos en el papel de la mujer en la familia es esencial mantener un enfoque desde los procesos de producción y reproducción. Ambos procesos son fuente de importantes conflictos, tanto para la mujer, como para la familia, como, en definitiva, para la sociedad. La consecuencia es que se sigue asignando a la mujer la función de crianza, cuidado de los hijos y el conjunto de las actividades de la unidad familiar.

Las empresas, por otra parte, perciben el tema de la conciliación como una amenaza potencial para el rendimiento laboral. Todavía está muy extendida la idea, en el ámbito empresarial, que las responsabilidades familiares limitan el rendimiento de las mujeres. Esta idea conduce a prácticas de discriminación laboral hacia las mujeres en los procesos de selección.

Las contradicciones entre los valores proclamados y la realidad de las prácticas sociales se fundamentan en que: hay aprecio por la familia y, al mismo tiempo, se apoya poco la institución, aunque se aplaude la presencia de la mujer en la empresa, en gran medida las organizaciones siguen estando diseñadas sin tener demasiado en cuenta a las mujeres, se lamenta la baja natalidad pero no se facilita la maternidad y la familia de los empleados son un destacado grupo de influencia en la empresa, pero escasamente considerada.

La corresponsabilidad como ámbito emergente de acción política

La conciliación dista hoy de ser una realidad efectiva, dadas las resistencias de hombres y mujeres, de mujeres y hombres. Se sigue dejando en manos de las mujeres un problema que es de todos. En definitiva, la relación entre la vida familiar y la vida laboral es una relación de contradicción, no de conciliación.

El amplio uso mediático y político del término conciliación ha contribuido a vaciar su contenido, a debilitar su significado. Asistimos, sin duda, a la emergencia y difusión de un nuevo término, mucho más expresivo, nos referimos a la noción de corresponsabilidad. Es decir, la asunción equitativa por parte de hombres y mujeres, de mujeres y hombres de las responsabilidades, derechos, deberes y oportunidades asociados al ámbito de lo doméstico, la familia y los cuidados.

En concreto, desde Ciudadanos, en la Comunidad de Madrid, consideramos que la corresponsabilidad tiene que concebirse como un nuevo pacto social que apunte en dos niveles: la corresponsabilidad entre diferentes agentes sociales (empresas, sindicatos, organizaciones no gubernamentales, asociaciones por la corresponsabilidad) y la corresponsabilidad entre mujeres y hombres, hombres y mujeres para romper las relaciones de género tradicionales.

Para Ciudadanos es fundamental, que desde la acción política se fomente la corresponsabilidad que, por tanto, se incluyan objetivos y actuaciones orientadas a promover: la diversidad como el valor central de las políticas públicas de corresponsabilidad, el desarrollo de un modelo de convivencia familiar y social más igualitario, el desarrollo de un modelo de relaciones laborales y empleo de calidad que facilite la corresponsabilidad, el fortalecimiento y el desarrollo de la red de servicios de atención a la infancia y a las personas en situación de dependencia, la adecuación de la corresponsabilidad a las familias con miembros con diversidad funcional y, en definitiva, un cambio en el diseño de horarios e infraestructuras para facilitar la corresponsabilidad.

Tomás Marcos es senador autonómico y diputado en la Asamblea de Madrid por Ciudadanos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios