www.madridiario.es
Gema Hassen-Bey, medallista paralímpica en esgrima, se prepara para subir el Kilimanjaro
Ampliar
Gema Hassen-Bey, medallista paralímpica en esgrima, se prepara para subir el Kilimanjaro (Foto: Gema Hassen-Bey)

Al Kilimanjaro en silla de ruedas, próximo reto de Gema Hassen-Bey

jueves 05 de mayo de 2016, 08:03h
Su lema de vida es ‘Si te mueves tú, el mundo se mueve contigo’. Hablar de Gema Hassen-Bey es hablar de un ejemplo de superación. Conocida por ser medallista paralímpica de esgrima en las modalidades de espada y florete, es una de las pocas deportistas de élite que ha participado en cinco Juegos Paralímpicos consecutivos -Atlanta, Barcelona, Sydney, Atenas y Pekín-. Periodista, creativa, coaching emocional y cosmopolita, ha creado además, el proyecto Bey Proaction, un colectivo artístico que cree de manera firme en las capacidades diferentes a través del arte y el deporte. Ahora, esta deportista con alma de guerrera tiene en mente un reto complicado pero no imposible: convertirse en la primera mujer que sube el Kilimanjaro, a 5.895 metros de altura, en silla de ruedas.

"Hay que prepararse como si se tratase de unos Juegos Olímpicos", confiesa Hassen-Bey. La preparación física y mental que sigue Gema es muy exigente si quiere conseguir culminar la cumbre de 'El techo de África'. Y para ello es fundamental la tecnología. Conseguir crear de la nada una silla de ruedas que "no existe" para superar cualquier obstáculo que aparezca en el recorrido. "Los problemas físicos son la resistencia, la fuerza y la postura ya que esta silla es de descenso y yo la hago subir. Cualquier pequeña roca u obstáculo es increíble lo que puede llegar a suponer. Pero así es mi vida, superar obstáculos hasta que llego donde quiero llegar sin rendirme", explica.

De obstáculos y reveses de la vida, esta atleta sabe bastante. De hecho, con tan solo cuatro años, tuvo que enfrentarse al reto más duro de corta existencia. Un accidente de tráfico le provocó una lesión medular que la dejó en silla de ruedas. Pero esa situación no dejó que se apoderase de ella y comenzó a aficionarse al deporte en el Hospital de Parapléjicos de Toledo, una afición que la ha llevado a conseguir una superación constante.

Gema Hassen-BeyEl Kilimanjaro es su próximo reto. Pero Gema ya ha llegado a la cima de otros montes como el Abantos (1.753 metros) y la Bola del Mundo (2.265 metros). "Abantos fue la primera. Tenía que ver que yo realmente podía abordar un reto así", recuerda. Casi 13 horas continuadas de ascenso confirmaron que podía enfrentarse a hitos de este calibre. "En un momento tuvimos que salirnos del camino porque la handbyke derrapaba y tuve que lanzarme a subir campo a través. Fue la prueba de resistencia", añade.

La Bola del Mundo, sin embargo, supuso para ella la prueba de potencia por la fuerza que tenía que aplicar en los brazos al descender por terrenos con pendientes de hasta un 19 por ciento. Viento, frío y niebla se unieron a este reto personal que finalmente también culminó en la cumbre. "Los ciclistas se bajaban y decían: no puedo más, y yo pensaba, si se rinde él con esos músculos en las piernas, verás yo con mis brazos", pensó en un momento de la expedición. Un pensamiento que no logró distraer su capacidad de concentración y esfuerzo. "Psicológicamente el ascenso agota y lo más difícil no lo encuentras al principio sino que esta al final", explica. La toma de decisiones y la fortaleza mental son claves para elegir el camino correcto. Por esta razón, Gema sabe que "mantener la calma, trabajar la paciencia y la resistencia" harán que llegue hasta el final.

Tras conseguir hacer realidad estos dos sueños, comenzó a interesarse por el Kilimanjaro consciente de las dificultades que conlleva y de los avances tecnológicos que tiene que tener la silla de ruedas. “Estoy preparando mi cuerpo a la altitud porque con la falta de oxígeno todo cuesta el doble", detalla. Con la ayuda de las neumologas del equipo Claudia Gambarruta y Pilar Bravo, en el trabajo pulmonar, está convencida que coronará la nueva cumbre.

“Lo importante es el camino no la cima”, asegura. Así, reconoce que no tiene prisa, aunque calcula que podría ser para septiembre de 2017. “No se trata de subir por subir”, insiste. El objetivo es conseguir una tecnología que permita ayudar a otros. Cuando lo consiga, entonces estará preparada para ascender. A pesar de la buena forma física de Gema, hay que adaptar la silla a las condiciones del terreno que se va a encontrar en África y es ahí donde radica la dificultad.

Gema Hassen-BeyConseguir la financiación requiere también un doble esfuerzo en el reto. Además de su compromiso como deportista también tiene que lograr reunir la financiación necesaria para poner en marcha la silla que la llevará al Kilimanjaro. Y para ello ha abierto una campaña de crowfunding y un coworking en www.diverscity.es para que las personas que quieran implicarse en la iniciativa, participen de manera activa. “Creo en los valores de las personas y unidos conseguiremos más cosas y en la solidaridad responsable y tangible”, asegura. Así, Gema pidió a 1.500 niños de colegios de Madrid que se convirtieran, por unas horas, en pequeños ingenieros dibujando como podría ser el diseño de la silla. Estos dibujos forman parte de un briefing que ha sido trasladado a mujeres ingenieras que también se han unido al reto.

La atleta está en plena preparación y sabe que todavía le quedan muchas pruebas previas al Kilimanjaro, además de lograr financiación para el proyecto. Pero para Hassen-Bey llegar a la cima es lo de menos. “Lo importante es acercar la naturaleza a personas con movilidad reducida para romper barreras y reinventarse”, concluye, y en esto ha concentrado todas las energías.

Gema Hassen-Bey, medallista paralímpica en esgrima, se prepara para subir el Kilimanjaro
Ampliar
Gema Hassen-Bey, medallista paralímpica en esgrima, se prepara para subir el Kilimanjaro (Foto: Gema Hassen-Bey)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.