www.madridiario.es
Han dado con la fórmula y da igual el invitado que tengan
Han dado con la fórmula y da igual el invitado que tengan (Foto: RTVE)

Mario Casas, "En la tuya o en la mía", más de lo mismo, porque la fórmula funciona

Nadie en sus cabales se atrevería a criticar al programa que es líder la noche de los miércoles. No es culpa de Bertín, sino de los guionistas. Quienes en su buen fin de no ponerle en aprietos nos llevan repitiendo semana tras semana la misma estructura de programa. Llega el invitado o llega el presentador a la casa del invitado. Se sientan en el sofá.

Comienzan hablando de la infancia, de cómo eran sus padres, cómo comenzó a saber (aquí hay que poner la profesión de cada invitado) cuál iba a ser su futuro. Cómo se llevaba con sus hermanos, si los tenía, el invitado, y sus tiempos de colegio. Su primera aparición en público. Una decena de anécdotas de su vida profesional. Si tiene pareja, en este caso Mario Casas la tiene pero no le gusta hablar de ello, comentar cómo es su relación.

Y de ahí a la cocina, donde el invitado se pone el mandil y hace algún plato. Aparece, normalmente, Fabiola, la esposa de Bertín, y hasta uno de los hijos del cantante presentador. Para acabar practicando un deporte casero. En este caso el ping -pong.

Eso fue lo que pasó en este “En la tuya o en la mía” con Mario Casas. Pero no podemos decir nada. Gusta a la gente

Siempre es lo mismo. Luego hay que estar atento para ver si el invitado dice alguna frase interesante. Pero el guion siempre es lo mismo. Y les da resultado. Lo que contó Mario Casas pues daría algún titular. Hoy les queríamos decir que, bendita la idea, no tienen que cambiar nada de la estructura para que el espacio funcione. Quien se siente en el sofá y cocine con Bertín, da igual. Y por eso les dejamos este artículo. Lo sentimos por Mario, pero es que fue más de lo mismo.

Siga leyendo el artículo en La vida es una tómbola.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios