www.madridiario.es
Un juzgado ordena a Clesa que desaloje la fábrica de Fuencarral para entregársela a Metrovacesa

Un juzgado ordena a Clesa que desaloje la fábrica de Fuencarral para entregársela a Metrovacesa

Por MDO/Efe
viernes 24 de junio de 2011, 00:00h
El Juzgado de Primera Instancia número 47 de Madrid ha ordenado a Clesa abandonar de manera inmediata su sede central en el número 67 de la calle del Cardenal Herrera Oria (Fuencarral), a petición de Metrovacesa, propietaria de los terrenos en los que se encuentran la fábrica y oficinas a través de la sociedad Fuencarral Agrupanorte. Tras conocer la noticia, los trabajadores de Clesa han anunciado su intención de recurrir al Movimiento 15-M para paralizar el desahucio.
Según han confirmado fuentes jurídicas, el juzgado ha solicitado al Servicio Común de Notificaciones y Embargos que señale fecha para ejecutar el desahucio y desalojo, que tendrá lugar una vez transcurrido un mes desde que se notifique a Clesa la resolución, fechada a 26 de mayo de 2011. Esta resolución podría suponer la puntilla de Clesa en Madrid, según fuentes jurídicas, debido a que no solo es inviable mantener el contrato de alquiler establecido con Metrovacesa -que implicaba el pago de 15.700 euros diarios-, sino que también lo sería reanudar la actividad fabril en otro lugar, ya que la empresa láctea no cuenta con medios financieros para abordarlo.

Según han confirmado fuentes de Metrovacesa, la inmobiliaria ha procedido judicialmente contra Clesa después de que la láctea no abandonara las instalaciones, tal y como se había pactado en el contrato de compraventa, ni tampoco hubiera satisfecho las penalizaciones acordadas en caso de que se produjeran retrasos en el abandono de estas instalaciones.

En la actualidad, Clesa se encuentra en concurso de acreedores voluntario y la familia Ruiz-Mateos tiene suspendidas las facultades de gestión y administración de esta empresa, funciones que se han encomendado al abogado Ángel Rojo y al economista Luis Pérez Gil. El Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid decidió, el pasado 30 de mayo, apartar a la familia Ruiz-Mateos de la gestión de Clesa por haber adoptado decisiones perjudiciales contra su patrimonio, llegando a multiplicar por cuatro su pasivo de explotación. Según figura en el auto de declaración del concurso, el pasivo inicial de Clesa asciende a 1.112.363.077,30 euros, mientras que el activo se sitúa en los 304.764.109,77 euros.

La sociedad Fuencarral Agrupanorte, propiedad en su totalidad de Metrovacesa, adquirió a Clesa el 3 de febrero de 2006 las instalaciones fabriles de Cardenal Herrera Oria, que actualmente no están operativas, en un acto en el que se acordó que la empresa debía desalojar la finca y sus instalaciones el 3 de enero de 2009. En el momento de la compra de las instalaciones, Clesa era propiedad de la italiana Parmalat, quien el 5 de julio de 2007 anunció su venta a Nueva Rumasa por 188 millones de euros.

Los trabajadores recurren al 15-M

El pasado 24 de marzo, la Dirección General de Trabajo aprobó el expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para 508 trabajadores de Clesa, que incluye suspensión de contratos para 334 de ellos en varios centros de trabajo (entre los que se encuentra los 308 de la planta de Madrid) y la reducción de jornada para 174 empleados de la división de helados Royne. Junto a estas plantas, Clesa cuenta también una fábrica en Galicia situada en la localidad de Caldas de Reis (Pontevedra).

Los trabajadores de Clesa, por su parte, ya han anunciado su intención de recurrir al Movimiento 15-M para tratar de paralizar el mandamiento judicial.
"Si la fecha se fija próxima a un mes estamos dispuestos a contactar con el 15M, que ya han paralizado varias órdenes, para pedirles que eviten que se ejecute el desahucio de la planta, porque de ello dependemos 350 familias", han señalado fuentes sindicales, que reclamaron que dicha orden se demore en el tiempo.

Los trabajadores se han reunido con los administradores concursales de Clesa a los que ya han advertido de que no están dispuestos a abandonar la planta y han expresado su rechazo a la posibilidad de aplicar un ERE de extinción para toda la plantilla en Madrid. Las mismas fuentes calificaron esta medida como "muy drástica y definitiva" y consideraron en este sentido que, antes de poner en marcha esta iniciativa, se pueden vender otras unidades de producción como Pontevedra, Leganés (Madrid), donde se encuentra la factoría de 'Royne', o una explotación ubicada en Burgos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios