www.madridiario.es
Surtido de bicicletas
Ampliar
Surtido de bicicletas (Foto: Bicimanía)

La venta de segunda mano, foco de negocio de los ladrones de bicicletas

Por David Martínez
jueves 11 de noviembre de 2021, 07:38h

El comercio, la hostelería y el turismo han sido algunos de los sectores más afectados por la pandemia. El cierre de negocios, el despido de trabajadores y las pérdidas récord fueron algunas de las situaciones a las que tuvieron que hacer frente miles de empresarios durante el pasado año. Sin embargo, la desescalada y la salida progresiva de la población a las calles convirtió al deporte en el salvoconducto perfecto para recuperar la ansiada normalidad. Esta situación provocó que algunos sectores, como el de las bicicletas, obtuvieran un crecimiento en volumen de negocio de un 39,39 por ciento, según datos de la Asociación de Marcas y Bicicletas de España (AMBE).

El miedo y la incertidumbre de la sociedad ante la crisis sanitaria convirtió a la bicicleta en el medio más seguro para disfrutar del ocio al aire libre, viéndose reflejado en el aumento de la venta de estos productos -en un 24 por ciento respecto al año anterior-, con más de un millón y medio de unidades vendidas.

Las empresas dedicadas a la venta de bicicletas aseguran que el sector ha salido beneficiado tras la crisis provocada por la Covid-19. Sin embargo, el crecimiento de la demanda de forma exponencial ha provocado que cada vez sea más difícil adquirir una. “El sector ha salido mejorado por la pandemia, pero la falta de bicis y, sobre todo, de algunas gamas, ha sido un verdadero problema”, asegura Juan Ochoa, gerente de la tienda y taller de bicicletas Bicimanía. Tal y como cuenta, las empresas han tenido que modificar por completo su ‘modus operandi’ y adaptarse a una nueva realidad provocada por la falta de stock y componentes. “Lo normal es que tuviéramos un buen stock y luego se trabajaba bajo pedido. Se pedía y en una semana o 15 días la bicicleta llegaba. Esto ha cambiado completamente. Ahora lo que tenemos en tienda es lo que se ofrece y no podemos pedir otras tallas o colores. El cliente tiene que adaptarse a lo que está disponible si no quiere esperar tres o seis meses para conseguir el producto”, cuenta a Madridiario.

Sin embargo, a pesar de que se estima que no será hasta dentro de un año cuando se estabilice la situación y el mercado recupere la normalidad, desde las empresas dedicadas a la venta de bicicletas transmiten tranquilidad a los clientes ante esta posible falta de productos. “No es que hayan desaparecido las bicis. Hay stock, pero algo más reducido en algunos modelos. El único stock que se ha agotado completamente es el de las bicicletas de niños. De cara a las navidades, por ejemplo, va a haber un problema con este tipo de bicicletas. De hecho, ya tenemos muchas reservas de padres”, explica.

Esta falta de materiales y las largas listas de espera existentes para conseguir una bicicleta han provocado en los últimos meses un crecimiento acelerado de la venta de segunda mano. Algunas plataformas dedicadas a este tipo de transacciones, como es el caso de la compañía TUVALUM, fueron testigo de cómo los clientes recurrían a la segunda mano ante la falta de stock en el mercado convencional.

La plataforma actúa como un intermediario entre personas que desean comprar y vender sus bicicletas, garantizando transacciones con un alto índice de seguridad tanto para compradores como para vendedores. “La empresa surge con el objetivo de rediseñar la forma de comprar y vender bicicletas de segunda mano. Otros sectores como el de los coches o los alojamientos se han digitalizado y la tecnología ha ayudado a aportar garantías y seguridad. Esto no había llegado con las bicicletas. Las que son de segunda mano tienen un fuerte componente mecánico y se transforma en dudas e incertidumbres”, aseguran.

Más de 13.000 robos en un año

Unas dudas e incertidumbres provocadas principalmente por el dudoso origen de estas bicicletas puestas a la venta en plataformas de segunda mano por parte de particulares. Según datos proporcionados por el Ministerio de Interior, el año pasado se registraron un total de 13.179 infracciones penales conocidas de sustracciones de bicicletas en todo el territorio nacional. Si centramos los datos en la Comunidad de Madrid, se contabilizaron durante el 2020 un total de 2.395 infracciones por robos de bicicletas, tres más que las registradas en 2019. Unos datos bastante relevantes no solo por el elevado número de robos sino por que se registraran más en un año marcado por el confinamiento y las medidas de restricción de movilidad.

Dado la posibilidad del sospechoso origen de las bicicletas en el mercado de segunda mano, desde TUVALUM, con el fin de evitar este problema, todos los productos se someten a un proceso de certificación y de comprobación del número de serie con la policía. “Aparte de que comprador y vendedor están registrados y sabemos nombre completo y otros datos identificativos, cada bicicleta que se vende tiene un número de serie. Cuando la bicicleta llega al proceso de certificación se registra el número de serie y los comunicamos a la policía. Si hay una denuncia de la bicicleta, a la policía le saltaría y haríamos el proceso inverso para quien vendiera la bicicleta”, explica Alejandro Pons, Ceo de TUVALUM. Desde la compañía aseguran que este método de certificación ha ayudado a recuperar bicicletas robadas, ya que con esta forma de actuación dificultan mucho las posibilidades de poner en venta un artículo que ha sido previamente sustraído.

No obstante, estos estándares de calidad y procesos de certificación y verificación llevados a cabo por algunas compañías, no son las únicas vías para luchar contra esta problemática. La asociación Red de Ciudades por la Bicicleta desarrolló en 2012 un sistema de registro nacional, conocido con el nombre de BiciRegistro, que se extendió rápidamente por todo el país. A través de esta iniciativa, todos los usuarios que dispongan de una bicicleta pueden solicitar el conocido como kit de marcaje y generar así una protección ante posibles robos. Estos kits cuentan con un vinilo ultrarresistente y difícil de vandalizar. “Es un registro voluntario y lo que busca es tener un efecto disuasorio de evitar un robo. Hemos notado que las bicicletas que están biciregistradas se roban menos”, cuenta Nacho Junoy, encargado de la gestión del BiciRegistro.

“No tiene sentido que se robe una bicicleta en Zaragoza, se lleve a Madrid y se le pierda la pista”

En la actualidad, existen registros locales de bicicletas, pero ninguno a nivel nacional capaz de enlazar a las policías locales. “No tiene sentido que se robe una bicicleta en Zaragoza, se lleve a Madrid y se le pierda la pista”, denuncia Nacho. El registro online de la bicicleta es gratuito en todo el territorio nacional. Sin embargo, en caso de que el usuario deseé marcar físicamente la bicicleta, deberá realizar un pago de siete euros.

Con el paso de los años, cada vez han sido más las adhesiones que se han realizado a este sistema por parte de instituciones públicas, como es el caso del propio Ayuntamiento de Madrid. El mero hecho de pertenecer a la asociación permite la implantación de forma gratuita del BiciRegistro y la voluntad de contar con la policía local en el sistema y la instalación de oficinas para la validación. De este modo, si algún usuario se dirige a comprar una bicicleta en el mercado de segunda mano, podrá consultar los listados para ver que no se trata de un artículo previamente robado. Y del mismo modo a la inversa, alguien cuya bicicleta registrada haya sido sustraída podrá proceder a su identificación y recuperación.

Búsqueda de soluciones

Sin embargo, a pesar de las herramientas utilizadas por las plataformas de venta de segunda mano para acabar con esta situación, desde la Red de Ciudades por la Bicicleta reclaman la existencia de una serie medidas por parte de las instituciones nacionales y denuncian la necesidad de que se tome en serio este asunto. Tal y como relata Nacho, hay un gran número de bicicletas denunciadas que se quedan en depósito debido a la incapacidad del usuario de demostrar que ésta es de su propiedad.

“Nuestro principal objetivo es seguir creciendo en todo el país, puesto que ya son 85 los Ayuntamientos que tienen implantando el Biciregistro. Para ello, necesitamos coordinación estrecha con las entidades estatales para que de una vez se enfoque este asunto y que se coordinen todas las policías, tanto locales, nacionales o incluso la propia Guardia Civil. Todos deben poder tener acceso a las bases de datos”, concluye.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios