www.madridiario.es
Foto tomada desde la parcela en la que se construirá la escuela infantil. (Foto: @PACorrugados)
Ampliar
Foto tomada desde la parcela en la que se construirá la escuela infantil. (Foto: @PACorrugados)

Denuncian la construcción de una escuela infantil en Getafe cerca de una fundición

Por Lidia Núñez Alañón
jueves 17 de febrero de 2022, 07:30h

El barrio de Los Molinos, en Getafe, contará en unos meses con una nueva escuela infantil. Sin embargo, este centro podría verse afectado por las emisiones y ruidos de la fundición Corrugados ubicada a tan solo unas manzanas. Desde la Plataforma de Afectados consideran que el Ayuntamiento está obviando la situación que viven los vecinos afectados por la actividad de esta industria desde hace 15 años.

Esta escuela infantil forma parte del plan equipación del Ayuntamiento en el barrio de Los Molinos, que además contará con un centro cívico y otro deportivo. Por su parte, el centro educativo dará cabida a 118 niños y niñas en un barrio marcado por la juventud de sus 10.000 habitantes. Se construirá junto al actual colegio Miguel de Cervantes de Los Molinos, mientras que el Centro Cívico y Deportivo se ubicará en una parcela cercana a la estación de El Casar, ambos proyectos se desarrollarán en el 2022.

Construcción de una escuela infantil en Getafe. (Foto: Ayuntamiento de Getafe)

Sin embargo, la necesidad vecinal de infraestructuras municipales choca con su ubicación ya que se encontrarán cerca de la fundición de Corrugados. Una acería dedicada a la fabricación de barras de hierro que desarrolla su actividad en Getafe desde los años 50. En un principio, se encontraba alejada de la población pero, con el paso de los años, el municipio fue creciendo hasta que en 2006 se proyectó el barrio de Los Molinos colindante al polígono industrial. Desde entonces, los vecinos denuncian las emisiones contaminantes y los ruidos continuos procedentes de la fundición.

Estos menores van a sufrir doblemente la contaminación, que les está afectando por vivir en ese barrio y ahora por tener la escuela infantil a escasos metros de la fundición”, reclama Inma, portavoz de la Plataforma de Afectados por Corrugados. Para esta vecina es “poco oportuna” la construcción de esta guardería dada la coyuntura que se vive en el barrio.

Tal y como cuentan desde la plataforma de afectados, tanto el Ayuntamiento de Getafe como la Comunidad de Madrid plantearon la reubicación de la industria hacía el polígono de Carpetania, alejado del casco urbano. Sin embargo, esta posibilidad nunca se llevó a término. De hecho, la actividad de Corrugados está autorizada por parte de la Comunidad de Madrid a través de una Autorización Ambiental Integrada que establece los requisitos que la empresa debe cumplir.

"Hemos constatado que estos requisitos no se no se cumplen"

“Desde las entidades que formamos la plataforma hemos constatado que estos requisitos no se cumplen”, asegura Inma. Las reivindicaciones siguen dos líneas: por un lado, los vecinos aseguran que las emisiones de la acería no se filtran y contienen toxinas, foranos y metales pesados, sustancias que pueden resultar perjudiciales para la salud. Por otro lado, los ruidos derivados de la actividad de la fundición superan los decibelios permitidos.

Ante esta situación, varios vecinos del barrio de Los Molinos presentaron una denuncia ante la Fiscalía, que lo consideró un “proceso complejo”. A raíz de esta causa judicial, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento comenzaron a hacer mediciones que constatasen la superación de los límites establecidos en materia de ruido y emisiones.

El reparto de competencias ralentiza el proceso

El Ayuntamiento de Getafe asumió el problema del ruido en zona residencial mientras que es materia competente del Gobierno regional los olores, las emisiones y el ruido de las zonas industriales. Sin embargo, a través de una orden de la Junta de Gobierno de la localidad emitida el pasado martes se ha constatado que el Ayuntamiento no dispone de las herramientas para actuar sobre este asunto.

Se ha creado un conflicto de competencias que podría alargarse muchísimo en el tiempo, mientras los vecinos y vecinas lo que piden es que se cumpla la ley”, cuenta preocupada la portavoz de la plataforma.

A través de la orden emitida por la Fiscalía, se hicieron las mediciones pertinentes en 2019, para el control de emisiones, y en 2021, para el ruido. Sin embargo, la plataforma de afectados denuncia que los resultados no se han hecho públicos, solo la Comunidad de Madrid ha publicado los informes pero con datos “ambiguos” que no permiten constatar cuantitativamente las superaciones.

Los informes disponibles en la web de la Comunidad de Madrid demuestran que se superaron los límites de emisiones a la atmósfera en 2019. Se consideran “poco relevantes” aunque sí obligan a realizar acciones para minimizarlo. En el caso del informe de 2021 sobre el ruido, se reflejan “desviaciones relevantes” y también insta a realizar las actuaciones pertinentes en cuanto a ruido y vibraciones.

El ayuntamiento reconoce "los innumerables incumplimientos"

Fuentes del Ayuntamiento de Getafe aseguran que la Autorización Ambiental Integrada concedida a Corrugados por parte de la Comunidad de Madrid no contempla las molestias por ruido en zona residencial. Es esta autorización la que permite actuar a la empresa, por lo que desde el consistorio instan al gobierno regional a "modificarla y aplicar las correspondientes sanciones por ruido". De esta forma, el ayuntamiento reconoce "los innumerables incumplimientos" por parte de Corrugados en lo referente a "medio atmosférico, suelo y medio hídrico".

Por su parte, desde la Consejería de Medio Ambiente aseguran que desde “el Ayuntamiento y la Comunidad están trabajando conjuntamente” en mejorar la situación del barrio. Además, destacan que la empresa también “está estudiando la adopción de nuevas medidas para minimizar el ruido”.

En lo relativo a la publicidad de los datos recogidos por ambas administraciones, el Ayuntamiento asegura que los ofrecerá cuando los tengan, ya que “llevan un trámite”, mientras que la Consejería esperan abordar las mediciones “en una próxima reunión”.

Emisiones de la fundición Corrugados. (Foto: @PACorrugados)

Posibles afecciones a la salud

Además de convivir con el ruido y las emisiones contaminantes, los vecinos están especialmente preocupados por las posibles consecuencias que la exposición a ellos puedan conllevar a largo plazo. “Por ahora sabemos que puede agravar la situación de personas que ya padecen enfermedades respiratorias, pero no los efecto a medio y largo plazo”, apuntan desde la plataforma.

Por esta razón, consideran que sería “interesante” llevar a cabo un estudio de salud, como el realizado en las inmediaciones de la incineradora Valdemingómez de Vallecas, que a pesar de su controversia, reveló que las personas que vivían en un radio de cinco kilómetros tenían mayores tasas de ingresos por patologías respiratorias.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
2 comentarios