www.madridiario.es

Turismo en tiempos de Covid-19: del visado electrónico a las ventajas de las restricciones

viernes 26 de marzo de 2021, 13:53h
La pandemia de la Covid-19 ha traído consigo un cambio de rumbo en casi toda actividad humana. Especialmente, por cuanto se refiere a la digitalización de nuestras actividades diarias. Con ello, algunos trámites como la obtención de un visado se han agilizado significativamente. Una oportunidad ideal para planificar, y esperar, nuestro sueño vacacional
Turismo en tiempos de Covid-19: del visado electrónico a las ventajas de las restricciones
Ampliar

Aprovechar el tiempo

A pesar de que la pandemia de la Covid-19 haya frustrado –y de qué manera– nuestros sueños y planes vacacionales, nunca está de más antecederse a la esperadísima abertura que nos conceda recompensa para nuestro hastío. Dado que soñar todavía es gratis, la primera recomendación que debemos plantearnos de cara a una próxima aventura vacacional parte de aprovecharse de las mismas posibilidades que, paradójicamente, admiten las constantes restricciones. Es decir, y aunque pueda parecer una estupidez, sacarle partido al tiempo encauzando así una mejor organización de nuestro plan.

Siendo realistas, en el epicentro de una de las circunstancias más pesimistas de la historia reciente, viajar es una odisea cuya normalidad cabrá esperar aún un largo tiempo si bien la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya ha instaurado los llamados “pasaportes Covid”, las visas de viaje son y han sido siempre un requisito indispensable. Por fortuna, y mediante plataformas como Visaturismo, hoy en día podemos adquirirlas fácilmente a través del medio digital. Un primer y necesario paso previo a cuanto deberemos afrontar en el futuro del turismo tras la pandemia.

Ventajas del tiempo muerto

Por más molesto que sea impedir nuestra libertad al viaje, la verdad es que las restricciones de viaje han evitado confinamientos en muchos países, especialmente en las naciones nórdicas. Dado que la propagación del virus surgió a causa del traslado entre países –dejes de la globalización–, muchos estados optaron por restringir los viajes sin necesidad de confinar a la población. De este modo, se salvaron vidas tanto como se pudo salvaguardar la economía y reducir, de manera sorprendente, el índice de contagios mientras los países obcecados en el confinamiento sometían todas nuestras vidas.

Juicios políticos aparte, el mayor tiempo de espera para poder realizar un viaje nos concede la oportunidad de planear mejor su curso. En ese sentido, también podemos ahorrar un dinero al comprar billetes a largo plazo. Aunque, más que una cuestión de ahorro, es sólo un afortunado daño colateral de las actuales circunstancias. Del mismo modo, también debemos tener en cuenta, y augurando un futuro próximo no exento de mascarillas, qué lugares de destino son más seguros. Y, aclarados los primeros pasos, así como la búsqueda de una buena agencia, quedan los parámetros de legalidad que debemos abordar detenidamente.

¿Qué es un visado electrónico?

Evidentemente, un visado no es más que un documento que emite un país extranjero para autorizar nuestra entrada a su país. Como se ha mencionado, la visa de viaje electrónica ha facilitado muchísimo el proceso de obtención de la misma, bastando con rellenar un formulario, algunos trámites y poco más. Recordando que los países que ofrecen este tipo de visado son Estados Unidos, Australia, Camboya, India, Myanmar, Omán, Vietnam, Canadá, Sri Lanka, Egipto, Kenia, Nueva Zelanda y Tanzania. Asimismo, es preciso recordar que existen distintos tipos de visado, tanto específicos como de corta o larga duración.

De no solicitar un visado online, deberíamos hacerlo de forma presencial en la embajada del país de destino. Por ello, y más en un momento como el actual, la capacidad de poder solicitar un visado en cualquier momento y desde cualquier lugar como así lo permiten los visados electrónicos es todo un alivio. Esa misma naturaleza permite que los trámites se agilicen pudiendo obtener el documento en muy poco tiempo. De hecho, sólo se necesitan unos pocos minutos para rellenar el formulario requerido. Entonces, por fin, sólo es momento de esperar su recepción y poder viajar así de forma legal y segura.

Adaptándonos a la nueva normalidad

Esta brutal pandemia que nos asedia ha trastocado nuestra vida y toda una generación de individuos que, a regañadientes, deberán aprender el valor de la libertad a base de restricciones. No obstante, ese mismo impedimento a la interacción social ha provocado un significativo auge de los servicios en la red. Un cambio de rumbo que ha traído consigo una apreciación distinta de casi toda actividad humana. En el caso que nos concierne aquí, facilitando trámites como el visado electrónico y a través de espacios como Visaturismo, asistiendo a los viajeros gratuitamente a fin de obtener su preciada documentación en regla.

Bajo una sencilla premisa de acción–reacción, el ser humano se equilibra con su contexto tratando de hallar métodos mediante los que suplir la adversidad. Un cambio de peso en la balanza que consigue resultados, aunque sean soluciones a medio o largo plazo como la digitalización de las actividades de nuestro día a día. Por ahora, sólo cabe aguardar un poco. Esperar que la curva se aplane con más firmeza y, al fin, realizar nuestro soñado viaje. Un viaje que, sin lugar a dudas, disfrutaremos más que cualquier gran travesía realizada. Porque, y desafortunadamente, sólo tras la jaula apreciamos el verdadero sabor de la libertad.