www.madridiario.es
    21 de julio de 2019

terapias Madrid

Una persona que no es adicta tiene la capacidad de controlar sus impulsos, de reprimir deseos cuando sabe que no se pueden realizar, de manejar su propia conducta y no dañarse. Es por eso, que cuando se habla de adicción, existe un gran número de personas que consideran que las personas adictas tienen ausencia de fuerza de voluntad y que bastaría con esto para abandonar el consumo. Y esto no es del todo incierto, ya que las personas adictas efectivamente carecen de fuerza de voluntad debido a la enfermedad que padecen.

  • 1