21 de julio de 2019, 14:59:45
Salud


¿La adicción se cura con fuerza de voluntad?

Por MDO

Una persona que no es adicta tiene la capacidad de controlar sus impulsos, de reprimir deseos cuando sabe que no se pueden realizar, de manejar su propia conducta y no dañarse. Es por eso, que cuando se habla de adicción, existe un gran número de personas que consideran que las personas adictas tienen ausencia de fuerza de voluntad y que bastaría con esto para abandonar el consumo. Y esto no es del todo incierto, ya que las personas adictas efectivamente carecen de fuerza de voluntad debido a la enfermedad que padecen.


La adicción es una enfermedad crónica y primaria, y además está así catalogada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde hace algunas décadas. Se trata de una enfermedad en la que existe una alteración en el funcionamiento y la estructura del cerebro, que afecta a la persona en las diferentes áreas de su vida y que impide que la persona pueda parar o controlar el consumo de drogas o le realización de una conducta adictiva a pesar de sus esfuerzos por hacerlo.

Por tanto, para detener una adicción hay que recurrir a un centro de tratamiento de adicciones, ya que la persona afectada no podrá recuperarse por sí misma.

¿La adicción sólo consiste en el consumo de drogas o la realización de conductas adictivas?

Otra de las ideas que aparece a menudo socialmente sobre lo que es un adicto, es considerar que se trata de una persona que lo ha perdido todo por un “vicio”, es decir, por consumir drogas o realizar conductas compulsivas (malas condiciones, vivir en la calle, etc.).

Una persona que presenta una adicción consume drogas o realiza una conducta adictiva, sin embargo, eso es lo evidente. Para desarrollar una adicción la persona tiene que sumar diferentes variables que pueden detonar en un momento dado en un consumo de drogas/realización de conductas compulsivas. Entre esas variables destaca la presencia de predisposición genética para desarrollar una adicción, diferentes factores de la personalidad, la habilidades que tiene la persona a nivel emocional para gestionar y canalizar sus emociones, dificultades para tolerar la frustración, factores del entorno, etc.

Es decir, todo ello se puede resumir en la dificultad de la persona para adaptarse y para relacionarse consigo mismo y con el entorno, no siendo necesario que sus condiciones vitales estén absolutamente deterioradas.

Por ello, la recuperación de una adicción no se centra únicamente en la abstinencia a las drogas o conductas compulsivas, sino que es sumamente importante que la persona realice los cambios que se requieren para su proceso, pues de lo contrario no tendrá herramientas para no volver a consumir.

Cuando un adicto deja de consumir, mantiene ciertos patrones de conducta, de pensamiento así como patrones de respuesta emocional, que deben ser modificados. El consumo de drogas o la realización de una conducta compulsiva no tiene únicamente el objetivo de aportar placer, sino que es una forma de manejar situaciones, de modificar el estado de ánimo, de evadirse o en definitiva de adaptarse.

¿Cómo ayudar a un adicto en su proceso de recuperación?

Las personas que son adictas tienen una serie de formas de pensamiento distorsionadas (autoengaños) así como negación de la enfermedad, por ejemplo, pensar que solos pueden hacerlo, que no necesitan ayuda, que será la última vez, que están seguros de que nunca más se repetirá, etc. Por ello, las personas que están en el entorno de un adicto son un pilar muy importante para romper la negación del adicto así como las manipulaciones que el adicto se hace a sí mismo y transmite por ende, al entorno.

En cualquier caso, como se ha expuesto previamente, tanto los familiares como el adicto, deben recurrir a un programa de tratamiento de adicciones para poder detener el consumo e iniciar el proceso de recuperación, pues la adicción no se para sola, y lo peor de todo es que cuanto más tiempo tarde en pedirse ayuda mayor será el sufrimiento del adicto y de las personas del entorno así como las consecuencias, que serán cada vez más.

Si el adicto tiene una fuerte negación y el entorno no sabe cómo debe actuar existen terapias para familiares de adictos en Madrid que facilitan que el adicto inicie un tratamiento.

En Centro Acción tenemos un tratamiento integral que aborda la adicción desde todas las áreas a las que afecta la enfermedad, dividido en diferentes periodos; desintoxicación, deshabituación, estabilización y seguimiento del paciente.

Si tienes interés por ampliar información sobre este tema, puedes ponerte en contacto con nosotros a través de [email protected]ón.es o en el teléfono 910577202. Pide tu primera cita gratuita y sin compromiso, estaremos encantados de ayudarte.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es