www.madridiario.es
    27 de enero de 2020

ocupas

El complejo de la calle Toledo estaba llamado a ser la gran promesa urbanística de toda una generación de jóvenes parleños que se lanzaban a la vida. Hoy, aquella mole gris de torreones diseñados con tiralíneas hacina a 1.200 residentes, la mitad menores de edad. Las quiebras de la constructora y del banco que la avaló hace media década terminaron por extender una barra libre para las ocupaciones. Estos días, la situación ha llegado al límite con el corte del suministro de luz. Algunas voces piden mano dura contra lo que consideran un privilegio consumado y un foco de inseguridad. Sin embargo, nadie se atreve a desalojar el bloque. Nadie sabe qué pasaría después.

La Policía Municipal ha desalojado este lunes a una comunidad de ocupas que habitaba el antiguo restaurante Guipúzcoa, situado en el Paseo de la Gastronomía de la Casa de Campo, tras un ofrecimiento de traslado realizado por el Samur Social. 26 personas han sido filiadas y trasladadas a un recurso de atención social de la administración.

Restauradores de los recintos feriales de la Casa de Campo, propiedad del Ayuntamiento de Madrid, denuncian el incremento de la inseguridad y el descenso de ingresos derivado de la actividad de un grupo de invididuos de nacionalidad rumana dedicado a recoger papel y a la mendicidad que ha convertido un restaurante abandonado del ámbito en su centro de operaciones.

Una treintena de individuos ocupan desde hace meses un edificio de la calle de Los Milaneses, con fachada a la calle Mayor, que estaba pendiente de rehabilitar. Según los vecinos están generando problemas de inseguridad. El Ayuntamiento está presionando al propietario para que les expulse pero este no encuentra salida jurídica a la situación.
  • 1