www.madridiario.es
    4 de abril de 2020

Mónica Mota

La elección de Ramón Espinar como secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid con el 50,82 por ciento de los votos de una militancia movilizada ha dejado una formación partida. La mitad derrotada que suman la 'tercera vía' de Mónica Mota y, sobre todo, la candidatura 'errejonista' de Rita Maestre reclama que la nueva dirección reconozca esa pluralidad.

Los militantes de Podemos en la Comunidad de Madrid tienen desde este sábado en sus manos el futuro de la formación, ya que la votación a la que están llamados a participar hasta el miércoles no sólo servirá para renovar la dirección del partido en esta región sino también para que el líder del partido morado, Pablo Iglesias, y su secretario Político, Íñigo Errejón, midan sus fuerzas de cara al nuevo Vistalegre que el partido morado celebrará en unos meses para renovar su estrategia política y su modelo organizativo. En total, se presentan tres listas y una candidatura no agrupada.

Como una brecha entre dos familias que más que familias son bloques tectónicos. Así se presenta Uniendo Podemos, la 'tercera vía' que ha emergido de cara a las primarias que la formación morada arranca este mismo sábado para elegir su cúpula en la Comunidad. Aunque son conscientes de su pequeñez ante "una portavoz del Ayuntamiento de Madrid y un portavoz del Senado", su candidata a la secretaría general, Mónica Mota, espera conseguir representación en el Consejo Ciudadano. Ella es solo una auxiliar administrativo del Consistorio de Leganés pero arrastra, asegura, la voz de los círculos y los territorios, una propuesta que aspira a hacer temblar los dos discursos dominantes.
  • 1