www.madridiario.es
    16 de noviembre de 2019

Mariano Silveyra

Tras verse inmerso en una guerra con el sector del taxi que ahora dicen no haber buscado nunca, Cabify cambia su estrategia: se ha separado de Uber -aboga por no liberalizar el sector- y ha empezado a tender puentes con todos los actores de la movilidad madrileña para hacer una ciudad "más sostenible". Nada queda de aquella compañía que, sin hacer mucho ruido, se hizo hueco en los móviles de miles de españoles para competir contra el taxi. Ahora, además de eso, se arroga una madurez que solo tiene quien sabe a qué juega y qué está en juego. Eso es, al menos, lo que deja entrever Mariano Silveyra, director general de Cabify en España, quien, a preguntas de Madridiario, valora como positivo el decreto del Gobierno sobre las VTC que el Congreso ha ratificado este jueves, ve "teórica" la ratio de una licencia por cada treinta taxis y defiende a su compañía recalcando que no solo es que sea española, sino que también tributa en su país de origen y no poco: "Más que el taxi".

  • 1