www.madridiario.es
    9 de diciembre de 2019

carles puigdemont

Unos 2.500 efectivos participarán en el dispositivo de seguridad del partido de la final de la Copa del Rey de fútbol, que enfrenta el domingo al FC Barcelona y al Sevilla FC en el estado del Vicente Calderón de Madrid, en el que finalmente se podrán introducir banderas esteladas tras la decisión del juez de lo Contencioso-Administrativo número 11 de Madrid. Se trata de un partido de alto riesgo que contará con un estadio lleno con capacidad para 54.907 espectadores y una previsión de 38.780 aficionados de ambos clubes, según informó la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, y comisario general Florentino Villabona. Tras la decisión judicial, el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha anunciado su presencia en el palco.