www.madridiario.es
Una escena de la obra
Ampliar
Una escena de la obra (Foto: Antonio Castro)

Reposición de ‘El barberillo de Lavapiés’

sábado 11 de junio de 2022, 18:27h

El barberillo de Lavapiés es uno de los buques insignia del teatro de La Zarzuela. Aquí se estrenó el 19 de diciembre de 1874. El teatro aún no había cumplido los veinte años de existencia (se abrió el 10 de octubre de 1856) y no era un negocio especialmente estable. La zarzuela de Asenjo Barbieri, con libreto de Luis Mariano de Larra, fue uno de sus grandes éxitos. Así lo constataron los diarios, entre ellos El Imparcial:

De tal manera estimó el público agradables y dignas de aplauso las afinadas notas del maestro Barbieri, que hizo repetir cinco piezas y no dejó de dispensar ruidosas muestras de agrado en todas las demás.

Siglo y medio después sigue triunfando en cada reposición o nuevo montaje.

La Zarzuela repone esta vez el estrenado en marzo de 2019 con Alfredo Sanzol como director de escena. José Miguel Pérez Sierra repite también en la dirección de orquesta. Así mismo los dos repartos son prácticamente los mismos de hace tres años, con Borja Quizá, Cristina Faus, Javier Tomé, Gerardo Bullón y María Miró como primeros estrenistas.

Esta es una de las zarzuelas grandes, estrenada cuando el género chico comenzaba a adueñarse de los escenarios españoles. Corresponde a un género argumental basado, muy lejanamente, en hechos históricos. Larra, hijo, situó la acción en la supuesta corte de Carlos III y en ella trazó una intriga palaciega en la que mezcló a la nobleza, con los tipos populares de Lavapiés. Arranca en una romería en El Pardo y se traslada al céntrico barrio donde Paloma será la cómplice de un complot para llevar a Floridablanca al gobierno. Para ello se vale de Lamparilla, el barbero más solicitado del barrio, que la requiere de amores. Y es correspondido.

La partitura tiene numerosas páginas que son populares y clásicas del género, desde el vibrante preludio, la jota de los estudiantes (espectacular la coreografía de Antonio Ruz), la canción de Paloma, el dúo de Lamparilla y Paloma en el segundo acto (aclamado en cada representación) o las seguidillas manchegas En el campo de Marte. El de Lamparilla es uno de los grandes papeles de la zarzuela para barítono.

Sanzol, para su debut en el género lírico, creó una atmósfera un tanto onírica y noctámbula jugando con una acertada iluminación de Pedro Yagüe y una escenografía a base de grandes paneles móviles que van conformando el laberinto callejero de Lavapiés donde transcurren los últimos actos. Alejandro Andújar firma la escenografía y el vestuario que recrea la estética goyesca de majos y manolas.

Entre las actuaciones que este teatro hace para acercar la zarzuela a nuevos públicos está la de invitar a los ensayos generales a jóvenes de entre 16 y 30 años. He podido comprobar tanto en el ensayo de el barberillo como en el anterior de Don Gil de Alcalá, el entusiasmo declarado de estos invitados.

El barberillo de Lavapiés se programa entre el 15 y el 26 de junio con diez representaciones en total.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios