www.madridiario.es

Pablo Iglesias lo sabía

lunes 11 de mayo de 2020, 13:50h
Aunque “progresa adecuadamente”, la Comunidad de Madrid no ha superado la prueba de acceso a la fase 1 del plan de desescalada. Resulta cuando menos curioso, que antes de que el comité de expertos se pronunciara sobre este asunto, Pablo Iglesias ya manifestara públicamente, que Madrid no pasaría. Recordemos que éste personaje es vicepresidente del Gobierno que no quiere desvelar los nombres de esos expertos, para evitar presiones e influencias sobre ellos. Iglesias fue más allá en sus declaraciones, afirmando que con esa intención de que Madrid pasara de fase, la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, estaba “jugando con la vida de los madrileños” y “anteponiendo la propaganda y la política a la salud”. Él, que se saltó en dos ocasiones el aislamiento al que estaba sometido por contagio de su pareja, para asistir a un Consejo de Ministros, y en otra oportunidad, para dar una rueda de prensa en Moncloa; él, que habiendo estado en cuarentena, se fue a comprar a un supermercado, sin mascarilla, a rostro descubierto; él, que fue parte activa de la manifestación del 8-M, avisa a los demás de negligencia contra la salud pública.

Hacia 1635, Diego Velázquez pintó un cuadro titulado: “Niño de Vallecas”, personaje del que poco se llegó a saber sobre su vida. El “Niño de Vallecas” de ahora, Pablo Iglesias, se transformó no hace mucho en “marqués de Galapagar”, y cambió su modesta casa vallecana, por un chalet de lujo en una zona residencial con el idílico paisaje serrano al fondo. Y desde ese feudo, ascendió a la vicepresidencia de un gobierno que no ha sido, ni mucho menos, un modelo de eficacia en la gestión de la crisis del coronavirus; que se ha cubierto de errores y al que nadie le ha acusado de ser responsable de la muerte de miles de españoles.

Antes que Iglesias fue su compañero, Pablo Echenique, quien dijo que, otro Pablo, en este caso Casado, sería el responsable de muchas muertes si votaba en contra de la prórroga del estado de alarma. Estos podemitas, doctorados en demagogia, tapan errores propios con balones despejados hacia el campo contrario, por si acaso un bote falso de la pelota, hace que se cuele en la portería de enfrente; esa que queda a la derecha del palco de autoridades.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios