www.madridiario.es

Gracias

jueves 16 de abril de 2020, 09:52h

Comenzamos el día después del mes de confinamiento y seguimos confinados...

Y ya nos estamos acostumbrando a nuestra rutina de días raros, que si se están conviértenos en rutina, es que ya no son tan raros... Y hay que ver la de momentos que estamos viviendo, la de emociones que estamos experimentando. La de cosas que estamos aprendiendo, la de experiencias que estamos descubriendo...Y es así, con todas estas vivencias como estamos forjando lo que somos y lo que seremos.

Porque sin duda, ya no somos lo que éramos y es muy probable que después de esto, ninguno volvamos a ser lo que fuimos. Aunque eso estará en cada uno y en el aprendizaje que quiera sacar de la llegada del COVID 19 a nuestras vidas. Y para llegar a lo que somos, tenemos que pensar no sólo en lo que éramos, sino en lo que teníamos. Y el hacer ese “inventario” de manera consciente, nos permitirá llegar al tan necesario bienestar emocional, vital para continuar. Y algo fundamental para conseguir ese equilibro emocional es Agradecer. Y precisamente ahora, aunque creamos que es un mal momento, es muy importante dar las gracias porque así valoraremos los buenos. Y porque gracias a esos buenos y malos momentos somos quienes somos, incluso lo que queremos llegar a ser.

Y es que ¡Qué importante es dar las Gracias! Estos días lo estamos viendo con emoción. Son numerosas las muestras de agradecimiento a diario a toda esa gente que nos está cuidando, que literalmente se están dejando sus vidas por las nuestras, que están velando por nuestro bienestar, en definitiva a todos aquellos que están consiguiendo que estos días raros sean días fáciles.

Y esto me hace pensar... Y creo que nos habíamos acostumbrado a dar las gracias como un convencionalismo social. Teníamos demasiado desgastada la palabra, sin darle el sentido real que tiene. Cuántas veces hemos oído, incluso hemos dicho eso de “después de hacerle el favor, no me ha dado ni las gracias”... Ese es el error, cuando hacemos las cosas esperando ese reconocimiento. Hemos perdido hacer las cosas por convicción, sin esperar nada a cambio, que es como las debemos hacer. Si recibimos ese gracias ¡estupendo! Pero no debería ser este el motivo para hacerlo. Porque agradecer implica una actitud vital positiva, no se trata sólo de dar las gracias sino de llenarlo de contenido, de mostrar verdadero agradecimiento. Y es que agradecer es una de las cosas más bonitas, una de las que más felicidad, plenitud y bienestar aportan. Dar un “gracias de corazón”, es poner en valor a la otra persona y además, es del corazón de donde tiene que salir para que cobre su verdadero sentido.

Y volviendo a estos días de confinamiento e incertidumbre. Estos días en los que reflexiono a diario y además, tengo el lujo y el placer de compartirlo con ustedes, es cuando pienso lo afortunada que soy. Lo agradecida que le tengo que estar a la vida por este regalo. Lo agradecida que estoy a cada una de las personas que me lee a diario. Lo agradecida que estoy por cada “gracias” que recibo, por cada palabra de cariño, porque gasten su preciado tiempo en leerme y además dejarme un comentario. Por cada vez que se comparte mi columna. Lo agradecida que estoy a quien creyó en mi y en mi capacidad de transmitir emociones a diario y que me sigue estimulando cada día. Lo agradecida que estoy por cada palabra de ánimo, de aliento o de admiración que me alimentan el alma. Por eso hoy quiero aprovechar para dar las GRACIAS DE CORAZÓN.

Por eso cuando esto pase, que pasará... Recordaremos que hubo un virus que nos volvió los días raros y que sin embargo puso en nuestro camino personas y cosas que nunca hubiéramos valorado antes. Y fue entonces cuando aprendimos a dar las gracias sinceras. Y ojalá y esta experiencia haga que nunca olvidemos dar las gracias al comienzo y al final del día porque al fin y al cabo, cada nuevo día es una nueva oportunidad. Y nos haga darnos cuenta que si agradecemos hasta los malos momentos aprenderemos a valorar los buenos y esto nos permitirá ser, no lo que fuimos, sino una versión mejorada. Sin duda, para mi es así, agradezco lo que tuve y lo que fui y sobre todo agradezco que el virus se cruzara en mi camino para permitirme vivir esta experiencia de compartir mis letras y mis emociones. Porque así puedo agradecer lo que tengo y lo que soy. Y lo que tengo en este momento es el privilegio de agradecer y recibir agradecimientos que salen y se instalan directamente en mi alma.

Esther Ruiz

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

6 comentarios